ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA

«¿Qué es el tiempo?», inició una vez la clase el profesor de Física en el preuniversitario.

Todos pusimos cara de obviedad, y hubo quien gesticuló como acusando a la pregunta de elemental, de infantil.

«¿Sí, qué es el tiempo?», repitió, y al cabo de un minuto ya no había rostros obvios. Tampoco una respuesta coherente, más allá de la atrevida que se aventuró a decir: «El tiempo es eso, profe… el tiempo».

Aunque resultó el pie para introducir el tema de la relatividad estudiada por Einstein, la primera lección del maestro fue hacernos caer en la cuenta de que hay palabras comunes que no tienen concepto –términos primarios, le llamaba–, como mismo hay fenómenos simples difíciles de explicar.

Supe después que la pedantería puede encontrarle explicación y hasta conceptos a las más primarias palabras; pero desde aquella clase yo había escogido quedarme con esa cierta magia de lo indescriptible en lo básico, del átomo de las cosas, de las esencias que solo se explican en su representación y en su contexto.

Fue también un modo de aprender a reconocer algunas señales de la grandeza, en una canción, un libro, un gesto, un sentimiento… hasta lograr advertirla en personas muy selectas, cuya vida es o fue representación de sus esencias.

«Primero», por ejemplo, es uno de mis términos primarios, quizá el más entre todos; pues tan solo decirlo raya la repetición. Lo esencial del vocablo, sin embargo, nunca fue para mí la cualidad del llegar antes, o por lo menos no solo eso, sino, además, la capacidad de trascender por haber sido, sobre todo, fundacional.

Fue en el prisma de esa palabra que empecé, desde pequeño, a construir mi percepción personal de Fidel; por encima de los moldes con que la repetición a ultranza obstruye muchas veces la posibilidad infantil de descubrir y discernir.

En su capacidad de ser primero encontré el camino para empezar a entender lo magnánimo del hombre que elevó a Cuba y su gente a un alto grado de la redención humana.

Ser primero fue, en toda la dimensión que otorgo al término, el compendio mejor de sus virtudes, porque pensar y hacer una Revolución es más que alzarse en armas y acabar en victoria; es también pensar en el después, pensar en la gente, en que todo lo que habrá que construir, distinto a lo conocido, ha de ser para el bien y el alcance de «la dignidad plena del hombre».

De las veces que estuvo a la vanguardia se ha dicho suficiente, desde la presencia física en los más épicos capítulos de guerra y de paz, hasta en los visionarios adelantos de su pensamiento, que siempre mantuvo al frente con la misma ventaja que separa al futuro de las fechas corrientes.

Pero, ¿por qué la evocación, y por qué ahora?

Porque «primero» es, precisamente, palabra muy repetida en estos días de convite a esa gran cita anual de los obreros cubanos; porque gracias a su liderazgo emancipatorio, en esta Isla es celebración lo que en el mundo es jornada de reclamos; porque será el primer mayo en que no marche delante, sino al lado de todo aquel que acuda a una plaza del país.

La evocación es porque en las respuestas de la gente, su memoria es el motivo mayor para el desfile; porque en cada cartel que se prepara está su nombre de algún modo; porque cuando alguien dice Primero de Mayo en Cuba, es como si dijera Primero de Enero, y se recordara a aquel que «entró primero en el Moncada, bajó primero del Granma, estuvo primero en la Sierra, en Girón, en cada ciclón e inundación», en paráfrasis del Che.

Y es también porque al cabo de 41 años de emancipación en marcha, cuando pocos se atrevían a definir qué cosa era en sí esa fuerza indestructible de una ínsula probada en todos los rigores, Fidel declaró al mundo, justo un primero de mayo, que Revolución no era otro de esos términos primarios, abstractos, sino que tenía el concepto en la suma colosal de sus esencias.

Por eso la evocación vísperas de otro primero. Porque en una dimensión distinta, el guerrillero del tiempo será otra vez, en cada plaza, el cubano primero.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Gorrin dijo:

1

28 de abril de 2017

01:59:30


Este 1 de mayo nuestro invicto comandante regresara a la plaza para cabalgar de primero junto a todos los trabajadores cubanos. Hasta la victoria siempre.