ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Foto: Jorge Luis González

Un reclamo constante del sector empresarial en Cuba era la posibilidad de desarrollarse a partir de las riquezas creadas por sí mismos. Que cada quien pudiese invertir en lo que su entidad necesitaba sin tener que esperar por un financiamiento centralizado, sino a partir de su propia eficiencia y productividad.

De esa necesidad surgió la experiencia de la distribución de las utilidades en el sector empresarial, la cual arriba a su cuarto año de aplicación; pues primeramente comenzó por las empresas en perfeccionamiento y desde hace dos años se lleva a cabo en todo el sector.

Sobre los cambios en este proceso –contenidos en la Resolución No. 138/2017 del Ministerio de Finanzas y Precios (MFP), publicada en la Gaceta Oficial Extraordinaria No. 18, del 18 de abril del 2017–, dialogaron con la prensa especialistas del MFP.

Lourdes Rodríguez Ruiz, directora general de atención institucional; Adalberto Carbonel Soto, director general de política fiscal y José Carlos del Toro Ríos, subdirector de política fiscal en ese ministerio, explicaron que la distribución de las utilidades es una medida que tiene en su esencia fortalecer a la empresa estatal socialista.

En ese camino se dispusieron los cambios, para los cuales se tuvieron en cuenta los resultados de la aplicación de las normas que respaldan el Sistema de Relaciones Financieras de las empresas estatales con el Estado, incluyendo la distribución de utilidades (DU); así como las propuestas realizadas por los integrantes de las Juntas de Gobierno, trabajadores y especialistas vinculados a este proceso.

Entre las modificaciones, una de las primeras es la reformulación de quiénes son los que pueden aprobar la DU y la formación de reservas voluntarias en las empresas. Así, esta facultad recae en la Junta de Gobierno, y cuando no esté creada, en el jefe o ministro según corresponda, del Órgano u Organismo de la Administración Central del Estado que atiende una Organización Superior de Dirección Empresarial (OSDE) y entidades empresariales subordinadas.

También están facultados el jefe o presidente del Consejo de la Administración Provincial del Poder Popular (CAP) y el del municipio especial Isla de la Juventud, según corresponda, que atienden a las OSDE y entidades empresariales de subordinación local que no tienen Junta de Gobierno aprobada.

Sobre el por qué las OSDE ya no tienen la capacidad de aprobar la distribución de las utilidades, Adalberto Carbonel explicó que se trata de una función gubernamental. El Estado cubano, como dueño, es a quien le corresponde la decisión de cómo distribuir estas riquezas; mientras que las OSDE son estructuras creadas para el funcionamiento empresarial.

La aprobación, no obstante, requiere de un análisis en el cual se tienen en cuenta los estados financieros de cada entidad, la declaración jurada del pago del impuesto sobre utilidades entregada a la Oficina Nacional de Administración Tributaria (ONAT), e información estadística proporcionada a la Oficina Nacional de Estadísticas e Información (ONEI).

Hasta el 30 de abril las empresas presentarán sus propuestas de distribución de utilidades, las cuales deben contener, además de la declaración jurada, una fundamentación de en qué se va a emplear el recurso financiero, qué reservas se van a crear con el mismo, pues, teniendo en cuenta que el objetivo es el desarrollo de la entidad, no pueden emplearse con un único fin.

Cada empresa puede crear hasta 11 reservas voluntarias y una de las distinciones de la nueva resolución del MFP es que conceptualiza el propósito de cada una de ellas.

Así, la amortización de créditos de inversiones, el incremento del capital de trabajo y las inversiones aprobadas con medios propios son algunas de las 11 provisiones hacia las cuales una empresa puede destinar las utilidades.

José Carlos del Toro Ríos, subdirector de política fiscal del MFP, detalló que, en el caso de la reserva para innovación y desarrollo, se crea con el fin de cubrir los gastos investigativos de nuevos productos o procesos, la introducción de nuevas soluciones recogidas en el plan de generalización de las entidades empresariales y realización de modificaciones que mejoren la calidad de los que se encuentran en producción. Además, puede financiar los gastos de diseño y fabricación de prototipos de nuevas producciones y los gastos del plan de desarrollo técnico.

Si nosotros queremos potenciar los procesos de innovación y desarrollo y que nuestras empresas se conviertan en un ente dinámico, aquí tenemos una fuente de financiamiento, manifestó. Al mismo tiempo reconoció que no es la única, y resaltó la importancia de la planificación en cada lugar.

Otra reserva que ya existía desde normas anteriores y que se mantiene es la que se establece para el financiamiento de pérdidas contables de años anteriores, lo cual descarga al presupuesto estatal de financiar empresas con pérdidas y permite que sea el propio desenvolvimiento de la entidad el que pueda generar fuentes para hacer frente a este asunto.

Asimismo, Del Toro Ríos refirió que por segundo año se autoriza la creación de fondos de compensación; cuyo propósito es cubrir desbalances financieros temporales. Las OSDE establecen, en virtud del mismo, un sistema de préstamos a sus empresas subordinadas, las cuales tengan un déficit de liquidez temporal; ello mediante un contrato de devolución que no contempla intereses.

Este fondo de compensación requiere una negociación de la OSDE con cada empresa, para determinar el importe que cada entidad le aporta, teniendo en cuenta las características de cada una.

Como novedad, se incluye en la Resolución 138 una reserva destinada a la amortización de deudas. La misma prevé financiar las deudas que tenga la entidad empresarial, incluyendo las que se generen por los préstamos recibidos, pendientes de pago, con el fondo de compensación administrado por la OSDE.
 

DISTRIBUCIÓN DE UTILIDADES A LOS TRABAJADORES

Por ser la distribución de las utilidades a los trabajadores uno de los acápites donde se establecieron varias pautas novedosas, los directivos del MFP se detuvieron en el tema.

Al interior de este asunto se fijan principios que ya venían de normas anteriores: que la cuantía a otorgar por trabajador puede ser el equivalente de hasta tres salarios medios mensuales; y que no se trata de una distribución igualitaria, sino que debe estar en correspondencia con el tiempo real trabajado, el aporte realizado y la complejidad y responsabilidad de cada trabajador.

Se modifica, sin embargo, la utilización del pago a los trabajadores por la distribución de utilidades como fuente de cálculo para la seguridad social, que antes solo contemplaba a la jubilación, y ahora se amplía a todas las prestaciones.

Ello se traduce en beneficio para los trabajadores, quienes tendrán contemplado estos recursos financieros a la hora de calcularles una licencia por maternidad o paternidad, y otras situaciones cubiertas por la seguridad social.

Como requisitos, se ratifica que la empresa tiene que haber cumplido con los indicadores directivos aprobados para el año. No obstante, en el caso de las OSDE y entidades empresariales que tienen aprobado por el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social adecuaciones en sus indicadores para aplicar el sistema de pago por resultados, estos se tendrán en cuenta también en el proceso de aprobación y creación de esta reserva. Ello constituye una precisión que se hace en la nueva normativa.

De igual forma se modifica lo referente a las auditorías, y se establece que para poder distribuir las utilidades a los trabajadores, las entidades no pueden tener auditorías financieras o fiscales donde el sistema de control interno haya sido evaluado de Deficiente o Malo en el periodo que se distribuye.

En el caso de que la entidad no haya sido auditada en el periodo, se revisarán las dos últimas realizadas, y si el sistema de control interno ha sido calificado de Deficiente o Malo entonces no se podrá formar la reserva.

José Carlos del Toro Ríos explicó que cuando las auditorías realizadas no sean de tipo financiera o fiscal, aun cuando el sistema de control interno se califique de Deficiente o Malo, se constituye la reserva, pero se afectará a los trabajadores que aparecen en el acta de responsabilidad administrativa.

En cuanto a quiénes tienen derecho a recibir el pago por la distribución de las utilidades, la Resolución 138 incorpora a aquellos que laboran en actividades cíclicas, a los que disfrutan de licencia de maternidad y, en el caso de los trabajadores accidentados laboralmente y con certificados médicos, se establece que los mismos tienen que laborar el tiempo mínimo establecido para tener derecho.

Como condicionante se incluye que el trabajador no puede estar implicado en un hecho delictivo o de corrupción que se encuentre en investigación, en cuyo caso tiene derecho al cobro de la distribución de utilidades si concluida la investigación se demuestra que no tiene responsabilidad.

De acuerdo con los especialistas del MFP, para la implementación de esta nueva resolución se realizó un proceso de preparación con todos los órganos y organismos en los primeros días del mes de marzo. Asimismo, llevaron a cabo videoconferencias y se capacitó a todos los integrantes de las Juntas de Gobierno constituidas.

El calendario del proceso de distribución de las utilidades marcha adecuadamente, pues hasta el cierre de abril se deben presentar las propuestas, las cuales serán analizadas y aprobadas hasta el 31 de mayo, mientras el pago a los trabajadores, donde corresponda, será hasta el 31 de agosto.

Los directivos también destacaron el papel protagónico de las entidades, en tanto en cada lugar se debe aprobar un reglamento para complementar lo establecido en la resolución.

En este sentido, insistieron en que dado el propósito de la DU, dirigida al fortalecimiento del sistema empresarial cubano, es preciso prepararse adecuadamente: crear reservas para la inversión con proyectos bien pensados, del mismo modo que las investigaciones; por solo citar un ejemplo.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Arnaldo dijo:

6

21 de abril de 2017

17:33:48


Yo no entiendo nada...