ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA

Don Manuel Valle Fernández supo desde el primer momento que estaba comprando «la mejor propiedad de La Habana», y hacerlo además a un precio más que módico era una oportunidad no despreciable. No pudo palpar en lo que se convertiría aquella finca de nueve caballerías de tierra (120 hectáreas) en la Calzada del Cerro; y ni siquiera ver concluida el primer pabellón de lo que sería la Casa de Salud «Covadonga».

Asturiano con visión propia, tuvo claro que ese era el sitio perfecto para que el Centro Asturiano de La Habana, del cual era su presidente, tuviese, allí, en esa ciudad extramuros que crecía y comenzaba a cotizarse por la sociedad de la época, ese lugar de descanso y curación.

Las pequeñas clínicas de socios que había en la capital, ante la afluencia de inmigrantes hacia la segunda mitad del siglo XIX, donde los asturianos figuraban entre la mayoría, resultaban insuficientes.

Cuentan que Don Manuel enfermó pronto —se presume que de tuberculosis—, pero antes de partir a Europa buscando una salvación, dejó 6 000 pesos en oro para la construcción de un nuevo pabellón, y «es por eso que el primero lleva su nombre», y por su entrega es que se construye una estatua en su honor y se coloca en el centro del parque más importante de la quinta.

***

La primera piedra de lo que sería luego uno de los hospitales más completos de toda la América fue colocada el 19 de abril de 1896. Casi un año después, el 15 de marzo de 1897, reportan las crónicas de la época que se inauguraba, a pesar de la guerra persistente que libraba Cuba en esos momentos, aquella Quinta en la resaltaban entre el verde exuberante de la fronda, tres edificios bautizados con los nombres de «Manuel Valle» «Rafael García Marques» y «Ramón Argüelles», en tributo a sus tres benefactores.

Nació esta Casa de salud concebida solo para hombres y no fue hasta el año 1932 que se dio ingreso a la mujer como asociada, después de un acuerdo mayoritario de la Junta Directiva del Centro  Asturiano. Sin embargo, siete años después de tomado, es que sería atendida la segunda mujer, según consta en los archivos del hospital la tarjeta de inscripción a nombre de María Covadonga Sierra Suárez.

***

El recuento lo hace el doctor Francisco Rosell, Máster en Longevidad satisfactoria y jefe del servicio de geriatría, quien, apasionado con el lugar de trabajo de tantos años, ha hurgado en sus orígenes para que los antecedentes no se pierdan. «Porque es una historia muy rica, valiosa. Son 120 años».

Entonces habla a Granma, a ratos de la «Covadonga», a ratos de la «Covadonga Revolucionaria» o del Hospital Docente Clínico Quirúrgico Salvador Allende.

«Con el triunfo de la Revolución, esta clínica pasó a llamarse Quinta Covadonga Revolucionaria, y luego, como el resto de los centros privados que existían en el país, integró el sistema nacional de salud», explica el doctor Rosell.

Recorre con cuidado cada hito acontecido en el llamado «sanatorio de América, debido a la distribución de sus pabellones, mediados por parques y árboles».

El año 1902, dice, tuvo por ejemplo un significado especial. «Aquí, en uno de los pabellones de esta institución, se escribió lo que podríamos llamar el último capítulo de la tragedia de la Fiebre Amarilla para Cuba, pues se diagnosticaron los últimos casos de esta enfermedad en el país gracias al trabajo perspicaz de sus médicos», subrayó.

Asimismo, la historia del centro recoge que fue, en el año 1921, de conjunto con la quinta de los Dependientes, los dos primeros hospitales que tuvieron electrocardiógrafo en el país, lo que evidencia que tuvo acceso a las más modernas técnicas de la época.

***

Solo cuatro días habían pasado del ultraje, cuando el 15 de septiembre de 1973, el doctor Portilla, entonces Secretario General del Sindicato de este centro de salud, propone en una asamblea sindical presidida por el compañero Lázaro Peña, que se cambiara el actual nombre del Hospital, por el de «Doctor Salvador Allende», en honor al destacado luchador chileno y amigo de Cuba, que había sido asesinado durante el golpe de Estado fascista perpetrado en esa nación por el dictador Augusto Pinochet. Y así fue, por decisión unánime de su colectivo, comenta a nuestro diario la hoy directora de esta institución, doctora Mylene Vázquez Martínez.

Como constancia allí está el parque Grandes Alamedas, un Salvador Allende en bronce que saluda, y la apuesta por construir ese mundo mejor de cada uno de los 1 774 trabajadores que transitan cada día por los 136 000 metros cuadrados que ocupa la instalación con sus 40 pabellones. Para la entrevistada, este hospital de subordinación provincial, que atiende a más de medio millón de ciudadanos en la capital cubana, se esfuerza porque cada una de sus 30 especialidades brinde un servicio médico de excelencia.

Con 24 salas destinadas a la atención de pacientes y 432 camas, este hospital atiende diariamente en consulta externa unas 254 personas como promedio, y 169 por cuerpo de guardia. El pasado año sumaron 12 788 los ingresos en la institución, subrayó Vázquez Martínez.

Cuenta con servicios de referencia para el cáncer de mama y el cáncer de pulmón, y acoge a los Institutos de Angiología y Neumología. Por otra parte, mencionó el centro de referencia de gastroenterología, donde se atiende el sangrado digestivo con guardia de 24 horas, y se realizan procederes de endoscopía y colonoscopía diagnóstica.

Como otros servicios de impacto, la doctora citó el de enfermedad cerebrovascular, «pues tenemos una sala de ictus donde ingresan todos los pacientes con hemorragia e isquemia, y se atienden en las primera horas del evento para disminuir la mortalidad».

Asimismo, dijo que la institución tiene un programa de integración en el cual alrededor de 20 especialidades diferentes se trasladan a los cuatro policlínicos del área, para brindar consulta sin que estos pacientes tengan que movilizarse al hospital, en especialidades tan importantes como ortopedia, neurología, urología y geriatría.

Respecto a esta última, destacó que el hospital dispone de 40 camas para la atención de los más adultos y tiene el privilegio de contar, gracias a la impronta de la doctora Mayra Rosa Carrasco García, el Primer Hospital de Día de Geriatría del país, cuyo reconocimiento nacional e internacional y sus méritos lo han hecho acreedor de ser centro de referencia docente de la capital. «Aquí ingresan los adultos mayores de riesgo del Cerro, y se les proporciona una consulta integral de geriatría, psicogeriatría, entre otras; y cuando terminan regresan a la comunidad con mayor salud».

***

«Sabemos que este siempre fue un sitio admirado por disímiles visitantes: marqueses, cardenales, artistas, princesas… Cuanto vapor salía de Europa, era casi obligado visitar la quinta una vez llegara a Cuba. Llamaba mucho la atención la arquitectura, los jardines, la flora… », dice el doctor Francisco Rosell. «Pero hoy, la reliquia de los trabajadores de este hospital es la presencia de Fidel», afirmó. Aún se conserva la frase que de puño y letra dejara en el libro de visitas un 11 de febrerode 1986: «Para el Salvador Allende, hospital modelo y modelo de hospital en desarrollo, que será émulo del Hermanos Ameijeiras. Sus médicos, técnicos, enfermeras y demás trabajadores están demostrando que en un hospital como en todo, lo esencial es el hombre… o la mujer».

Se calcula, comentó, que entre 17 y 22 ocasiones llegó el líder de la Revolución a este centro. «El Comandante vio al Salvador Allende como el laboratorio de una serie de ideas que él tenía, y más que eso, el sentido de pertenencia… constatar las obras que se hicieron gracias al trabajo voluntario», rememora el doctor Rosell.

Y menciona entonces entre los tantos momentos el apoyo incondicional, el seguimiento casi diario al proyecto de retinosis pigmentaria y al profesor Orfilio Peláez, hasta ver nacer el primer servicio y el Centro de Referencia Nacional de Retinosis Pigmentaria; o cuando presidió, con motivo de los 100 años del centro, el acto de aniversario, y fue colocada en su presencia, en las inmediaciones del pabellón Pepito Tey, una tarja conmemorativa en una de las paredes del edificio, a la sombra de dos ceibas centenarias, que aún permanecen y que simbolizan el lugar donde se puso la  primera piedra por los asturianos, cuando se iba a iniciar la construcción del sanatorio.

***

Muchos  resultados avalan la trayectoria de un centro al que necesariamente hay que acudir también en la historia de la salud pública revolucionaria. «La primera sala de terapia intensiva de la capital se construyó aquí; y la más grande, con 66 camas. El hospital ha mantenido una labor docente investigativa ininterrumpida desde los años 70, y en sus salas se han llevado a cabo estudios como el ensayo clínico sobre el uso del Trofìn (reconstituyente y antianémico específico por déficit de Hierro) en los seres humanos, que permitía una nueva terapéutica no invasiva, y con buenas expectativas farmacológicas. La primera universidad de adultos mayores en Cuba se gestó aquí en el año 1994», afirmó el doctor Francisco Rosell.

En estos días, celebrando los 120 años de fundado, esta institución centenaria se regocija. Prepara una jornada de celebración donde se presenten libros, se impartan conferencias magistrales de sus más prestigiosos profesores. Alista los premios anuales Salvador Allende a los trabajadores destacados, los premios por la obra de toda la vida, al mejor cuadro del centro y a los mejores profesores docentes e investigadores.

Pero sobre todo, se mira a sí mismo, se esfuerza el colectivo «por llevar adelante ese programa de sostenibilidad, que comienza por lograr la concientización de pacientes, acompañantes y trabajadores del lugar, para que no se deteriore lo que ya se arregló. Se trata de fomentar el sentido de pertenencia de todos, que se quiera cuidar; porque el propósito es la satisfacción y atención de los pacientes», insistió la directora de la institución.

Desde que comenzara en el 2003 el programa de inversiones, y se complementara con el de reparación y mantenimiento, otra cara muestran servicios como el de anatomía patológica, que culminó su revitalización en el 2016, y es uno de los de «mayor impacto, en tanto en el mismo se realizan los diagnósticos de citología y biopsia de todas las patologías que así lo requieran, y brinda asistencia a los institutos de Angiología y Neumología, así como a toda el área de salud». 

Asimismo, fueron renovados los servicios de gastroenterología y la unidad de ictus y la sala de enfermedades cerebrovasculares. Para el 2017, precisó Vázquez Martínez, la inversión abarcará el área del laboratorio clínico y microbiología, y recibirán reparación dos salas de ortopedia, dos de cirugía, la sala de terapia intermedia y los salones de operaciones. «Se culminaría así la revitalización del bloque crítico (donde se atiende a los pacientes más graves)».

Un buen motivo para celebrar estos 120 años, y más aún, para esmerarse en que se cumplan con mayor salud para el pueblo cubano.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

María Laura dijo:

11

20 de marzo de 2017

11:18:49


Ese centro para el tratamiento de la obesidad y la diabetes y que pertenece al departamento de Endocrinología del hospital es dirigido por el prestigioso Dr. Quirantes y a mi también me extrañó que no se lo hubiesen mencionado a la periodista para su reportaje a pesar de tener prestigio en toda Cuba y a nivel mundial.

Gustavo dijo:

12

21 de marzo de 2017

10:26:02


Yo no soy de la Habana sino de Morón pero el hospital Salvador Allende o Covadonga es conocido en toda Cuba gracias a los gustados programas de la televisión y de radio del experto Dr. Quirantes y su departamento de endocrinología. Es un gran mérito y un enorme logro para el hospital ofrecer salud educando a toda Cuba para evitar enfermedades y no haya que asistir a ningún hospital. Es el único hospital que lo hace en Cuba desde hace tantos años y de manera semanal. Por su gran importancia debió de mencionarse a la periodista para su reportaje sobre la Covadonga.

Zoraida Pérez dijo:

13

21 de marzo de 2017

17:26:26


Durante muchos años he sido funcionaria de Salud Pública. Un hospital no es solo para curar sino para prevenir. La prevención es un logro mayor, si cabe, que curar el mal cuando ya está hecho. Es mejor evitarlo. Eso es lo que hace el hospital Allende en su departamento de Endocrinología. Cura y controla las enfermedades y también las previene. Es un departamento de excelencia no solo por el exquisito trato sino por el importante nivel de desarrollo de su atención médica y los éxitos alcanzados con un equipo de profesionales de muy elevado nivel científico y muy conocidos en todo el país. Ellos también han publicado varios libros y muchos trabajos científicos, ofertas de cursos, proyección de sus enseñanzas a toda Cuba y fuera de Cuba con sus muy gustados programas de TV, radio, múltiples artículos educativos en páginas webs y muchos otros etc. Aunque no haya sido ni tan siquiera mencionado en el reportaje, de mi parte y de toda Cuba va nuestro cariño y nuestra felicitación.

Lic Marta M dijo:

14

23 de marzo de 2017

18:01:53


Este reportaje del hospital Salvador Allende y sus comentarios me ha llenado de nostalgia de cuando yo roté por ahí. Quiero aportar algo a su historia reciente, continuación de la pasada y es que en esa época hace 3 o 4 años el Dr. Quirantes, muy mencionado con justicia en los comentarios de este reportaje y la endocrinología del hospital obtuviron varios premios creo que nacionales por un libro hecho por primera vez en Cuba para diabéticos débiles visuales y ciegos por la diabetes. Me recuerdo que en esa época oí a dos funcionarios de ministerio de Salud Pública en inspección y en la puerta de la dirección comenaban que con este libro el hospital hacía más historicidad por ser el primero de su tipo hecho en Cuba.

Dr. Arturo F Respondió:


26 de marzo de 2017

07:25:38

Lic. Marta, el libro de su referencia del Dr. Quirantes es el Braille diabetológico para diabéticos ciegos, efectivamente, primer libro de su tipo hecho en Cuba y de mucha importancia para el país. Según tengo entendido obtuvo los premios de Mejor Trabajo Científico del Año, no se si nacional o provincial y el primer premio de la ANIR y fue presentado en muchos congresos nacionales e internacionales y se dona a otros países. Fue presentado en la Feria del Libro el pasado año de forma gratuita y se acabó enseguida. Es un logro muy importante y también histórico de nuestro viejo y querido hospital y debió mencionarse a la periodista que hizo tan buen reportaje.

Claudia de los Angeles dijo:

15

6 de abril de 2017

10:42:44


En realidad el hospital Dr. Salvador Allende constituye un centro de referencia de gran prestigio a nivel mundial. Yos soy estudiante de la Facultad que se encuentra ubicada detrás del mismo. Puedo dar fe de que la institución cuenta con muy buenos especialistas.