ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Momentos de la actividad cotidiana en el área de atención No. 17, de Cienfuegos. Foto: Juan Carlos Dorado

CIENFUEGOS.—El 12 de octubre de 1984 fueron fundadas las Áreas de Atención de los Comités Militares Municipales (CMM). Ocurre en un contexto internacional de incremento de las amenazas imperialistas, en plena era Reagan. En años recientes ya se habían creado las Milicias de Tropas Te­rritoriales, las Zonas de Defensa y los Estados Mayores Mu­nicipales (hoy Sectores Militares).

De cara al aniversario 32 de estas áreas, el teniente coronel Raudi García Bravo, jefe de Potencial Humano de la Región Militar Cienfuegos, recuerda —en tanto antecedente esencial— que los CMM surgieron en noviembre de 1963, a efectos de organizar el primer llamado para el Servicio Militar Activo, en abril de 1964.

De entonces hasta 1984 transitaron con un equipo pequeño de oficiales y civiles ubicado en las cabeceras municipales, desde donde debían desarrollar el vínculo de la población con la defensa y la incorporación de los jóvenes al servicio militar (además de la organización de la defensa en el municipio) sin tener funcionarios profesionales en los barrios y las comunidades, acota Raudi.

Por eso, el 12 de octubre de 1984, en el contexto histórico arriba explicado, entran a escena las áreas, a fin de impulsar el vínculo de los CMM con la población, la interrelación directa con la gente. El responsable del área de atención vive dentro de la propia comunidad y posee un conocimiento cabal del escenario, prosigue.

Bajo el precepto de fortalecer la defensa como pilar para la supervivencia de la Revolución, las áreas de atención constituyen porciones pequeñas del territorio en las cuales sus responsables realizan en primer lugar el papel de enlace entre la población y las FAR, y las tareas de la defensa.

Aquí se establecen vínculos estrechos con los reservistas, milicianos y miembros de las brigadas de producción y defensa; al tiempo que se orienta a la familia en cuanto a los jóvenes y el universo militar, específicamente su preparación para ingresar al Servicio Militar, afirma Eliseo Luis Perera, responsable del área de atención No. 17, de los consejos populares de O´Bourke, Zona Industrial y Pastorita.

Mantenemos relaciones con los centros de trabajo e instituciones de la localidad y nos apoyamos en los CDR, la FMC, la Anap, la ACRC, los delegados del Poder Popular y los oficiales de las FAR y el Minint en servicio activo de la reserva, complementa.

Según considera Lino Zurbarán Ruiz, responsable del área de atención No. 19, del consejo popular La Juanita, el accionar de dichas estructuras ha propiciado a lo largo de estos 32 años (tanto en Cienfuegos como en todo el país) mayor calidad y efectividad en las tareas de la defensa, en sentido general.

Ejemplifica Zurbarán mediante la inscripción de jóvenes al Registro Militar, la incorporación de la mujer al servicio militar voluntario femenino, la organización de las unidades de las MTT, la movilización de reservistas y milicianos para actividades de preparación y las jornadas de la defensa, la participación en ejercicios de entrenamiento o el enfrentamiento a fenómenos naturales y campañas para la salud del pueblo.

Eliseo Ruiz estima que es básico el rastreo dado al joven desde los 15 años, en su condición de prerrecluta, hasta los 18, como parte de una cadena de seguimiento integral.

Lázaro Rosell Montero, jefe de plana mayor de una zona de defensa (muy vinculadas a las áreas) aprecia que son un baluarte en la defensa de la Patria y en la puesta en completa disposición combativa, opinión compartida por el reservista Osley Tamayo Alberti, quien integró 15 años la Policía y luego permaneció una década en el Sepsa y es atendido hoy en una de las 25 áreas de atención del municipio de Cienfuegos.

Al calor del aniversario 32, este 12 de octubre, el teniente coronel Raudi García Bravo subraya tanto la relevancia como la vigencia de las áreas de atención en la continuidad de nuestro proyecto de soberanía, que nunca debe estar descuidado, más allá de las características de cualquier coyuntura histórica.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.