ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA

El gobierno de Estados Unidos organizó los días 12 y 13 de septiembre una Primera conferencia sobre la libertad en el uso de internet en Cuba, a cargo de su Oficina de Transmisiones hacia Cuba que opera las emisiones ilegales de radio y televisión contra nuestro país. Resulta una confirmación más de que dentro de su denominada nueva política hacia Cuba el uso de la Red de redes como herramienta de subversión lejos de disminuir se incrementa.

En los últimos años se ha venido construyendo un sistema de publicaciones en Internet, con financiamiento externo, destinadas a influir en sectores claves de nuestra sociedad para que operen al interior de nuestras instituciones como Caballos de Troya en función de los intereses norteameri­canos.

A esta labor de zapa se ha referido sistemáticamente el General de Ejército Raúl Castro. El primero de enero del 2014, en Santiago de Cuba afirmó:

 «En nuestro caso, como sucede en varias regiones del mundo, se perciben intentos de introducir sutilmente plataformas de pensamiento neoliberal y de restauración del capitalismo neocolonial, enfiladas contra las esencias mismas de la Revolución Socialista…»

Sobre el tema volvió en abril de este año en el 7mo. Congreso del PCC. Y más recientemente, en su mensaje por el 55 aniversario de la Uneac expresó:

«Hoy estamos doblemente amenazados en el campo de la cultura: por los proyectos subversivos que pretenden dividirnos y la oleada colonizadora global».

Analistas, periodistas e investigadores norteamericanos que nada tienen que ver con la Revolución Cubana coinciden con lo denunciado por Raúl:

John Lee Anderson: «Yo no soy oráculo ni sé lo que piensa Barack Obama, pero lo que se puede deducir es que desde la óptica de Washington, sienten que con este acercamiento el efecto norteamericano será arrollador para Cuba. El reto realmente es para Cuba, no para Estados Unidos, de cómo Cuba valora su integridad cultural».

Tracey Eaton: «Me parece muy interesante que Office of Cuba Broadcasting ha tomado un papel más activo dentro de la Isla, porque en el pasado muchos de sus reportajes dependían de reporteros de Miami. Ahora hay más reporteros en Cuba que reciben dinero de Radio Martí y algunos de los programas que realiza son parecidos a los de la USAID».

Abunda el dinero para imponernos la libertad de expresión a la carta, solo para sus empleados, y favorecer becas, viajes y medios de comunicación solo para quienes sirvan a sus intereses de dividirnos y enconarnos.

Convencidos de que la contrarrevolución tradicional solo le sirve para mantener contentos a los sectores más extremistas de la ultraderecha miamense vinculados al terrorismo, y de que estos continúan aislados de la sociedad cubana, los ideólogos imperiales han estructurado en Internet un abanico de proyectos que abarcan desde lo cultural y lo académico hasta el humor político, el periodismo sensacionalista, el comunitario y el literario. Todos coinciden en una base ideológica común: el ataque a las instituciones, las organizaciones sociales y de masas y sus líderes, así como la exhibición malsana de las carencias que la propia política estadounidense de bloqueo lleva más de cinco décadas ocasionando a nuestro pueblo.

Esos proyectos han venido a renovar la vieja propaganda contrarrevolucionaria en el nuevo escenario, con la «virtud» de poner nuevos rostros a la desgastada guerra sicológica contra Cuba. Algunos de los colaboradores llegan a argumentar su participación allí como parte de su realización profesional, al tiempo que reconocen recibir una remuneración que nuestras publicaciones no les pueden brindar.

Lo que resulta cierto es que allí no se puede decir todo lo que se piensa porque hay un encargo indirecto, como se preguntaba una joven periodista:

 «¿Se puede en ellos criticar las monarquías constitucionales que los sustentan, las dependencias coloniales que poseen en el Caribe y su participación como parte de la OTAN en guerras como las de Afganistán? ¿En otro que no es propiedad de poderosos gobiernos sino de un dueño que declaró “contraproducente” pedir la libertad de Los Cinco en un medio de comunicación de Miami, se puede hacer un reportaje de investigación sobre los graves problemas financieros que la agencia Reuters le sacó a la luz el pasado año? ¿O la única libertad posible allí es para denostar a esta Isla?».

Desde esos nuevos espacios se ha emprendido un ataque a fondo contra los periodistas cubanos, su organización gremial, la UPEC, y el Partido, pretendiendo utilizar como quinta columna una especie de aristocracia mediática dependiente económicamente de la estrategia norteamericana que ahora se disfraza de «nuevos medios».

Las instituciones cubanas tienen el derecho legítimo de adoptar las medidas correspondientes ante una práctica pe­riodística tendenciosa marcada por la superficialidad, la descontextualización y la inexactitud, que sirve a la guerra mediática y a los que aspiran a desmontar el socialismo en nuestro país.

El Estado revolucionario ha hecho y hará todo lo posible por incrementar la conectividad al servicio de los cubanos, es algo que ningún programa subversivo hará detener y seguirá siendo impulsado de manera decidida en la medida que los recursos disponibles lo permitan. Una prueba de ello es la crea­ción de la plataforma gratuita de blogs Reflejos, pero en cuanto se creó, los blogs cubanos dejaron de ser noticia para la maquinaria mediática hegemónica y surgió un nuevo producto: los «medios alternativos».

Por arte de magia lingüística, lo alternativo ha dejado de ser aquello donde escasea el dinero y se critica la ideología dominante (esa donde se sublima el mercado, y se promueven el american way of life y la cada vez más desgastada democracia representativa) para convertirse en la promoción de la restauración capitalista y el ataque marcado contra nuestro Partido y su papel dirigente de la sociedad cubana. Existen muchos medios alternativos y no son pocos los cubanos que participan en ellos: van desde televisoras como Telesur y RussiaToday, programas de radio por Internet en Miami hasta sitios como Rebelión y Cubain­for­mación, pero ninguno cuenta con apoyo de gobiernos miembros de la OTAN ni les llueve el dinero de ONGs vinculadas a Washington.

Tenemos conciencia de que nuestra prensa debe renovarse funcional y estructuralmente, y transitamos hacia ese propósito con el objetivo de servir mejor a nuestro pueblo en la construcción del socialismo por el que este decidió vencer o morir hace 11 lustros, no para entregarse a los oscuros intereses que quieren regresarnos al capitalismo. Como escribió el reconocido periodista y leal militante comunista Julio García Luis, quien nos dejó una obra de extraordinario valor:

«Creemos que puede haber una mejor alternativa cubana, socialista, revolucionaria y de mérito periodístico. Que sintetice y mantenga lo que deba ser conservado, y cambie lo que deba ser cambiado.

«Una alternativa que salvaguarde el papel político y clasista de nuestra prensa, la propiedad social en la que se sustenta, y el papel dirigente del Partido como fuerza de vanguardia de nuestra sociedad».

 La hazaña de construir una sociedad alternativa al capitalismo en las fauces del imperialismo más poderoso de la historia ha tenido y tendrá una prensa alternativa. Los verdaderos alternativos somos nosotros, los revolucionarios cubanos y quienes nos acompañan en esta lucha en todo el mundo, a los que Raúl nos pidió en el 7mo. Congreso del Partido fomentar en nuestro pueblo una cultura anticapitalista y antimperia­lista.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

andrey dijo:

41

17 de septiembre de 2016

11:25:51


Esto que voy a escribir ahora es solo mi opinión. Aquellos que frenan el desarrollo lógico de una sociedad los llamo retrógrados, conservadores, y en este país que desea continuar en Revolución yo los tildaría de ser agentes que con su actuar lo único bien que están haciendo es trabajando para una restauración capitalista, regresar al año 58, sin mucha labia, son agentes conscientes o inconscientes de la contrarrevolución, que siempre hará todo lo posible por tumbar toda esta obra linda que se ha realizado en Cuba en estos últimos 57 años. Quiero abordar otra arista sobre el uso de la internet en Cuba, después que leí el excelente trabajo del compañero Iroel Sánchez (Los verdaderos alternativos somos nosotros) que apareció en Granma y que Juventud Rebelde reprodujo también. Entrando de lleno en la cuestión, el problemita es la prohibición en las empresas e instituciones de la conexión a la red de redes del mundo www. teniendo la capacidad para hacerlo, pero a los trabajadores se les prohibe, y si la tuvieron, en algún momento se la quitaron por algún hecho que aconteció, pero aun más retrógrado, no todos tienen acceso a las revistas y periódicos . Las justificaciones pueden ser miles, la realidad de las administraciones de esos trabajos es que trabajan desfasados en el tiempo, han quedado anclados por lo menos en veinte años atras. la carta a la que echan mano y que pregonan como el principio del fin del mundo es la santa seguridad informática, algo así como el santo grial para todo aquellos que quieren bloquear, limitar, prohibir, mortificar, condenar, crucificar, sentenciar y hacer tabla raza todo progreso humano en cuanto al acceso y democratización de las tecnologías informáticas y de comunicación. La lógica de aquellos que defienden tal medida restrictiva a un derecho a la comunicación la defino como de tipo cavernícola. No tengo otra palabra para definirla, no es una cuestión de ideología o de sistema económico. Su lógica primaria es que la forma de defenderse del enemigo potencial que existe es cubrirnos con una coraza, quizás antes era una buena variante, pero ahora la realidad es otra muy diferente, ahora el campo de la internet es un tablero muy importante en el campo de batalla ideológica, si usted no es capaz de defender su posición por falta de soldados, entonces el enemigo, que para nada se duerme en los laureles (como lo hacen nuestros cavernícolas que se creen con derecho de limitar la información pública) se encargará de ocupar nuestras posiciones que no hemos ocupado gracias a la prohibiciones nuestras. Los soldados que faltan son nuestros jóvenes trabajadores que mucho podrían hacer desde sus puestos de trabajo. Ante esta verdad alguien puede esgrimir que cuando se trabaja no se puede dedicarse a navegar en internet, escondiendo que en la actualidad se hace más fácil el trabajo cuando se está conectado ya que se entra de lleno a una comunidad global que no pocas veces te puede ser de mucha ayuda cuando estás tratando de solucionar algún problema. Además, en los pequeños momentos libres tienes la oportunidad de interactuar con el mundo, precisamente interactuando con toda la variedad de opiniones e ideas culturales, políticas, científicas, religiosas o filosóficas que existen en el mundo, lo mismo opinas de una receta de cocina que de política internacional, es lo más parecido a una barbería cubana, todos hablan todo el tiempo todos los temas que le interesan a las personas. Es en ese momento en que podemos entrar de lleno en la discución y defensa de nuestros valores que defendemos, algo que está vedado cuando se nos prohíbe no por un bloqueo yanqui que nos amarga nuestra existencia, sino por ese interno que nos sabe más amargo por venir de nosotros mismos. Otra de las justificaciones es la violación de los reglamentos por parte de los que tienen acceso a internet y que por ello se prohíbe. Piense un poco en ello y se dará cuenta la estupidez de sus fundamentos, cualquier ciudadano puede derribarlo con simples análisis. Imaginense que todo lo que produzca algún tipo de daño sea eliminado por decreto, quizás todavía estaríamos en la edad de piedra. Tomemos por ejemplo la cifra de muertes acaecidas en Cuba en el año 2015 por accidentes en la vía pública, el año pasado ocurrieron 788 muertes por accidentes en las vías, una cifra que aumentó con respecto al año 2014. Es decir que día a día en el decursar del año pasado morían como promedio más de dos personas en las calles y carreteras de este país. Si para disminuir la mortalidad por esta causa usaramos un análisis parecido a nuestros cavernícolas jefes de la seguridad informática, pues dictaría la prohibición de la circulación vial en las vías públicas para todo vehículo de tracción motora, exceptuando los vehículos de los cuadros, gerentes, directores y jefes...solucionado el problema, Cuba sería gracias a esa decisión estúpida el país con menor muertes por esa causa (solo tendrían derecho a provocar accidentes los cuadros, gerentes, directores y jefes...) y al mismo tiempo su desarrollo estaría condenado a fracasar al tener más de cien años de desface con respecto al mundo. Nadie se le ocurriría pensar en paralizar la vida en este país, lo que si es una decisión sensata de las más altas esferas del gobierno es tomar medidas y perfeccionar los sistemas de prevención y enfrentamiento para que las muertes por este concepto disminuyan hasta el límite de las posibilidades. Entonces el acceso a internet por parte de los trabajadores cubanos de una empresa o institución cubana que tiene las posibilidades de darle ese servicio se debe realizar y va siendo cada día un imperativo económico en esta era de sociedades del conocimiento, donde la no conexión presupone un freno al desarrollo de cualquier actividad por los seres humanos. Los reglamentos para el uso de internet tienen que ser conocidos por todos aquellos que tengan esa posibilidad desde sus puestos de trabajo. los instrumentos para el control de los accesos tienen que ser bien utilizados para detectar las violaciones que se incurran en este sentido y aplicar lo que esté establecido para aquella persona que conociendo lo que se puede y no se puede abusa de la confianza que se le ha dado e incurre en violaciones. La medida es contra el individuo que comete la violación, no arremeter contra todos. Nadie que se diga conocedor mínimo del mundo de la informática puede alegar que no se puede controlar los accesos. Se sabe que el sistema deja trazas precisas de su viaje por la internet, y de que existen programas para realizar un control eficiente sobre ellos. A veces puedo ser exagerado en mis apreciaciones pero también defiendo mis puntos de vista aunque en la primera ojeada pueda parecer demasiado extremo. He dicho sobre la seguridad informática que es como la historia de las murallas de la Habana, que se construyeron como un sistema defensivo que hiciera inexpugnable a La Habana y que no muchos años después de construidas hubo que destruirlas porque pasaron a ser de sistema que aseguraba la prosperidad de la ciudad a ser una muralla que frenaba el desarrollo de la misma. Se derribaron las murallas, pero eso no quiere decir que desaparecieron las defensas, estas evolucionaron acorde al desarrollo y evolución del arte militar mundial dándole respuesta óptima a los nuevos retos que exigían los nuevos tiempos. Precisamente es hací como yo veo esas cuestiones, si queremos sobrevivir y desarrollarnos junto al mundo debemos cambiar todo lo que deba ser cambiado, como ha dejado claro nuestro líder histórico, el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz en su concepto de Revolución. Ejemplos reales que he conocido de primera mano, aquí van: En una escuela técnica perteneciente a una empresa un profesor busca asesoramiento para impartir nuevos contenidos. Al lugar donde va los profesionales con que se encuentran lo atienden muy bien, y entre los temas tratados es que la bibliografía que existe actualmente en Cuba sobre el tema en cuestión está desactualizada o escasea; que una excelente variante usada por ellos es la búsqueda en internet, y que le ha sido provechoso. El compañero les explicó entonces que en la escuela los profesores tenían acceso pero por un problema que ocurrió antes se eliminó y ahora solo tiene acceso el director de dicha institución (ya ven, solo el director como Dios supremo y omnipotente tiene derecho a provocar accidentes...). Bueno, entonces que sea el director el que busque entonces, porque para qué quiere internet, .¿para jugar?. Otro ejemplo....en este país hay muchos desfaces y desconexiones subjetivas. Imagínese un ingeniero recién graduado de la Universidad de Ciencias Informáticas UCI, que al llegar a su primer centro laboral al preguntar si tienen acceso a internet (una pregunta lógica no muy bien vista por nuestros cavernícolas) y responderle que no es para todos se sienten defraudado, ¿saben porqué? porque hay un conflicto muy serio, casi se puede decir que generacional, entre aquellos anquilosados que solo ven la internet como un pasatiempo y desaprovechamiento de la jornada laboral y los jóvenes que sienten como propio y un derecho el acceso a una herramienta global que les permite su desarrollo profesional. Ahora realizo un pequeño análisis de las ventajas del acceso a internet. Calculen si el estado tomara la decisión de que aquellas empresas que tienen conexión a internet se les suprime la suscripción de los periódicos o se le disminuye la cantidad de ejemplares, ya que prácticamente el 100% de los puestos de trabajo tienen microcomputadoras y por supuesto la empresa está conectada a la red. ¿alguien habrá calculado a nivel de país qué cantidad de ejemplares quedarían libres para venderse al público en la calle, u otra variante, disminuir la producción en papel? Como decimos algunos de nosotros, llegará un momento en que hasta un niño de nueve años tenga acceso a internet en su casa y por decisiones tomadas en el más bajo nivel de cálculo racional de algún retrógrado tendremos que continuar a la saga en el desarrollo. Una contradicción, mientras el estado y el gobierno están empujando para que la informatización e internet llegue a todos a la velocidad que nuestra economía bloqueada puede otros desde adentro levantan un muro de contención al avance de nuestro país.