ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Aunque la sala aún no presta servicios, su personal se preocupa por mantenerlo todo en orden. Foto: Del autor

AMANCIO, Las Tunas.—La insuficiencia renal crónica es un padecimiento muy complejo que requiere de cuidado y atención esmerada. Sobre todo, aquellos pacientes que deben recibir un tratamiento de hemodiálisis necesitan de disímiles recursos que el Estado cubano pone a su disposición.

En esta provincia, solo dos centros asistenciales brindan este servicio, uno de ellos es el Hospital General Docente Ernesto Guevara, ubicado en la cabecera provincial, y el otro el hospital Guillermo Domínguez, de Puerto Padre. Ello implica que para los residentes en el resto de los municipios la distancia a recorrer para purificar su sangre sea considerable, lo que afecta la calidad de vida de los pacientes.

Los residentes en la localidad de Amancio, al sur del territorio, sortean cerca de 90 kilómetros tres veces por semana para recibir el tratamiento vital. Por ese motivo fue inaugurada en el área de salud Luis Aldana Palomino, una sala de hemodiálisis que responde a una petición histórica de los pobladores del lugar.

GERMEN Y AVANCE DEL PROYECTO

La licenciada Josefina Denia Rodríguez del Valle, jefa del área de salud que acoge el nuevo servicio, explicó a Granma que entre las razones para la creación de la sala estuvo la alta morbilidad que existe, en el municipio, de pacientes necesitados de este tratamiento. A ello debe sumarse, añadió, que existen 148 personas diagnosticadas con insuficiencia re­nal, que en un estadio avanzado de la enfermedad también deberán recibirlo.

La obra no formó parte del plan de inversiones de salud en la provincia. Sin embargo, por su importancia y el impacto social que tendrá una vez que comience a prestar servicios, se incluyó en el programa de reparación y mantenimiento, con un costo total de 290 000 pesos y 30 000, en moneda libremente convertible.

Al respecto, el doctor Luis Manuel Pérez Concepción, director provincial de salud, señaló que gracias al apoyo de diversos organismos involucrados en el programa Todos por Salud, al seguimiento constante que dieron a la construcción las principales autoridades de la provincia y el municipio, fue posible completar la obra. Dijo además, que los propios trabajadores del sector colaboraron de forma incondicional para que la sala pudiera concluirse en el tiempo previsto.

No obstante, la prestación de un servicio de esta índole requiere de una serie de especificidades, por eso aunque ya se concluyó y quedó inaugurada la obra civil, con todos los requisitos tecnológicos, debe ejecutarse un programa de puesta en marcha y habilitación, que requiere por ejemplo, de la certificación, por parte del Instituto de Medicina Tropical Pedro Kourí del agua utilizada, un procedimiento que tarda, al menos, 21 días.

De igual forma, el tratamiento comenzará de forma gradual, para probar el adecuado funcionamiento de los equipos, pues el más mínimo error pone en juego la vida de un ser humano.

IDEAS MATERIALIZADAS

La nueva sala de hemodiálisis cuenta con todas las condiciones que requiere el tratamiento de purificación de la sangre a los pa­cientes con insuficiencia renal crónica.

Yanet Blanco Joseph, especialista en Ne­fro­logía  que trabajará en el servicio, abundó en la composición del  mismo.

“Nuestra sala está compuesta por un cubículo de observación para los pacientes que luego del tratamiento depurador sufren alguna complicación. Tenemos también dos cubículos de hemodiálisis, uno para los pacientes que no padecen hepatitis, con tres riñones artificiales, y otro para los que sí son portadores de la enfermedad, con dos riñones artificiales”.

La sala cuenta además con otros equipos imprescindibles para su funcionamiento, como es el caso de la planta de tratamiento de agua, que según su responsable Wildemar Muñoz Moreno, permite la purificación total del líquido luego de un proceso muy completo, que finaliza en membranas capaces de retener partículas microscópicas. Del funcionamiento de la planta depende el funcionamiento de la sala, por eso tenemos la responsabilidad de controlar que los niveles de la misma se mantengan en los parámetros establecidos, señaló.

También ha sido necesario el trabajo de los electromédicos, responsables del montaje y mantenimiento de los riñones artificiales. Uno de ellos, Yendris Guevara García, apuntó a Granma que aunque estos equipos no son nuevos, sí lo son la mayoría de sus componentes, por lo que el funcionamiento no debe tener ninguna dificultad. “En caso de rotura, tenemos todo lo necesario para repararlos. Por otra parte, recibimos un curso en la cabecera provincial donde nos capacitaron para el trabajo con el equipamiento que hay en esta sala”.

UN IMPACTO NOTABLE

Al ser una joven de origen humilde, Yoelsi Diaz jamás hubiera podido pagar los cerca de 500 dólares que cuesta, en países capitalistas, cada sesión de su tratamiento. Sin embargo, la sociedad en que vive la privilegia con este proceder irremplazable para su vida. Ella, como otros pacientes de Amancio, coinciden en el impacto de la nueva sala.

“Yo creo que esta sala va a representar un gran beneficio para nosotros, porque es muy larga la distancia que debemos recorrer para recibir el tratamiento tres veces por semana. Yo, por ejemplo, soy de la comunidad de Guayabal, la ambulancia nos recoge entre las seis y las seis y treinta de la mañana, nos traslada hacia la cabecera municipal y desde aquí partimos a Las Tunas. Por lo general regresamos cerca de las nueve de la noche, pero hasta que no aparece una ambulancia no podemos llegar a nuestras casas. Esta sala es la respuesta a una petición de muchos años”.

La apertura del servicio beneficia no solo a los pacientes, sino al personal que trabajará con ellos, puesto que han elevado de forma notable su calificación. Así lo asegura la licenciada Silvia Fernández Llero, jefa de enfermería en la dirección municipal de salud.

Para la licenciada en enfermería Leidys Acosta Gamboa, trabajadora de la sala, este es un reto profesional, pero a la vez una tarea muy hermosa.

“Sabemos trabajar perfectamente con los riñones artificiales y dominamos todos los procederes, pero lo más importante es la dedicación que sabemos que lleva esta tarea, con personas afectadas física y sicológicamente. Por ello, la paciencia y el amor son insustituibles”.

Aproximadamente en un mes esta sala comenzará a prestar servicios, pero todo su personal se comprometió ante el miembro del Comité Central del Partido y su primer secretario en la provincia, Ariel Santana San­tiesteban y Lilian González Rodríguez, presidenta de la Asamblea Provincial del Poder Popular, a brindar al pueblo la atención de calidad que merece y que tanto soñó.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Hater dijo:

1

2 de agosto de 2016

02:13:45


No, no sigan con eso, y no se trata de que en todos los países del mundo capitalista sea así. Yo vivo en un país capitalista y la atención es excelente y gratuita, sea público o privado, cuesta lo mismo atenderse en cualquiera de los dos, te descuentan un 1% de lo que ganas al mes y tiene atención toda tu familia y en todos los aspectos.. No todos los países son USA-´ Tengo un amigo que tuvo que irse a un país capitalista porque en Cuba la tecnología no era suficiente para mantenerlo con vida, hablo de hemodiálisis y trasplante de riñón, que para su enfermedad no había remedio en Cuba. Yo amo a Cuba, pero a veces creo que exageran un poco, pese a ser uno de los países con mejor sistema de salud y educación. Pero todos no son enemigos, existen muy buenos médicos y sistemas de salud en el mundo entero.

cassio Respondió:


2 de agosto de 2016

12:34:48

Como norteamericano, disidente con residencia en España, un país, desgraciadamente capitalista, puedo decir que me alegro mucho que mis hijos nacieron, aquí y no en yanquilandia. En un caso fue un parto gemelar de cierto riesgo para mi esposa - sé con seguridad que el intenso cuidado pre-parto que recibió no hubiera recibido en EEUU. España tiene uno de los mejores sistemas sanitarios del mundo gracias a la lucha y tesón del pueblo que supo exigir su derecho a la vida y su derecho a la sanidad, público de alta calidad. No obstante, como ocurre en otros países CAPITALISTAS, los intereses privados y las grandes multinacionales quieren convertir todo en mercancía - una amenaza constante para el sistema público de salud. Esta práctica pone en peligro los miembros más vulnerables de la sociedad colapsando y dilapidando los servicios médicos, algo que NO OCURRE EN CUBA. Si alguien en Cuba haya necesitado cuidados especializados en un país extranjero debido a las restricciones de un genocidio bloqueo impuesto por los yanquis, estoy seguro que el estado cubano pagó por el tratamiento y manutención de familiares durante la estancia hospitalaria en el exterior.¡ En casos semejantes en España, y hay bastantes, las familias afectadas no reciben ni un centavo del estado y tienen que "buscarse la vida" inventando todo tipo de campañas para recaudar dinero para costosos tratamientos o intervenciones quirúrgicas en el exterior!

peter Respondió:


2 de agosto de 2016

14:16:46

Hater, de acuerdo con usted. No me publican mis comentarios y eso que son respetuosos y sin malas palabras

Hater Respondió:


2 de agosto de 2016

19:48:29

Peter, a veces pasa...desgraciadamente... Cassio: en muchas cosas tiene razón y en otras no, pero no afirmes algo que desconoces.

peter dijo:

2

2 de agosto de 2016

13:03:58


En USA todo el que tiene Insuficiencia renal y necesita Dialisis se le hace pagado por el Gobierno. Nadie se muere en las puesrtas del Hospital. Cuando necesitan dialisis, califican para Medicaid de inmediato y no trabajan mas nunca por que la Dialisis es tres veces por semana.

peter dijo:

3

2 de agosto de 2016

13:11:30


Al ser una joven de origen humilde, Yoelsi Diaz jamás hubiera podido pagar los cerca de 500 dolares. Claro que si, le dan medicaid y los contribuyentes de cualquier ciudad pagan por ello. No es el Gobierno, son los contribuyentes con el dinero que les descuentan de sus salarios