ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
El área de baño se encuentra hoy limpia y en excelentes condiciones para el disfrute del pueblo. Foto: de la autora

JESÚS MENÉNDEZ, Las Tunas.— Los me­ses de verano tienen en las playas un paliativo insustituible para el calor y un espacio preferido por muchos para compartir en familia. Razones suficientes para que los esfuerzos se dirijan a poner a disposición del público variadas ofertas y un ambiente limpio y agradable.

Esa realidad se ha materializado en la playa La Herradura, del municipio Jesús Menéndez en el balcón del oriente, que a pesar de ser de las más pequeñas del territorio recibe cada día a cientos de visitantes. No obstante, el disfrute no es el único objetivo, también la salvaguarda de ese ecosistema es una preocupación permanente.

ESFUERZOS PARA SUPLIR EXPECTATIVAS

Quienes deciden pasar un día de sol y arena, buscan también ofertas gastronómicas y recreativas que enriquezcan la estancia. Por esa razón se ha ordenado la presencia en el área de trabajadores por cuenta propia, profesores de recreación y un abastecimiento estable a las unidades del sector estatal.

Al respecto, Carlos Reyes Rodríguez, jefe del puesto de dirección del verano en la playa, explicó a Granma que en La Herradura laboran en este momento 33 cuentapropistas permanentes y 49 con un permiso especial para trabajar durante los meses de verano. Asi­mismo, añadió, tenemos un área atendida por los profesores del Inder, desde donde se brindan al público actividades deportivas e implementos para la práctica.

La venta de comestibles constituye una prioridad dentro de la playa, por la demanda constante, sobre todo de productos del mar y de otros alimentos ligeros.

Máximo González Almaguer, dueño de la cafetería Dos Hermanos, asegura que para este periodo del año es imprescindible la variedad de productos acorde con las expectativas de los clientes. Por otra parte, dijo, tratamos de proponer precios módicos que estén al alcance de la mayoría de la población.

Flor Santiesteban, administradora de la unidad gastronómica El Ranchón, explicó que lo fundamental es la calidad de las ofertas y la estabilidad de las mismas. Aunque la falta de hielo ha golpeado durante estos días tan calurosos la prestación de servicios, los trabajadores se esfuerzan para suplir las expectativas de quienes nos visitan, apuntó.

POR UNA PLAYA MÁS LIMPIA

El vertimiento de desechos sólidos en el manglar y sus cercanías es un problema lamentable. Foto: de la autora

Cuando cientos de personas confluyen en un espacio determinado, es innegable que ciertas indisciplinas afectan el entorno, por lo que las medidas para evitar que esa situación se vaya de las manos son imprescindibles.

Esa es la razón por la que en esta playa se han tomado precauciones que limiten la contaminación en todas sus expresiones y las afectaciones al medio ambiente. Un ejemplo de ello es la colocación de 25 cestos a lo largo del área de baño para impedir que se arroje basura en la duna. También se mantienen en la playa agentes del orden público e inspectores integrales y de salud pública.

Aspectos como la inocuidad de los alimentos, la obligada colocación de recipientes para los desechos en cada establecimiento estatal o privado, y el ordenamiento del parqueo de vehículos, son otras de las medidas a las que se les presta especial atención. No obstante, persisten situaciones que aún golpean el orden en el lugar.

Desde la opinión de Luis Ernesto Cuello Barrera, inspector integral, aunque se ha ganado en disciplina en materia de higiene, todavía debe crecer la conciencia de la población en este sentido. También, según explica, se han detectado construcciones ilegales en las cercanías de la playa.

Por su parte, el capitán Róger Pérez He­chavarría, jefe del sector policial del área, explica que no siempre los agentes pueden estar ubicados en la entrada de la playa. Eso implica que algunos conductores estacionen sus vehículos en la duna. “En esos casos se les aplica el decreto 261, artículo 1, inciso h, consistente en una multa, si el dueño o chofer no está presente en el momento en que se detecta esta indisciplina, se le retira la chapa al vehículo”.

LOS PROBLEMAS AMBIENTALES

Si bien es cierto que la playa La Herradura muestra hoy una notable limpieza, existe un área que contrasta con ese logro. La­men­tablemente, en la zona no hay un espacio que funcione como vertedero, por lo que el manglar es utilizado con frecuencia para expulsar los desechos no solo por parte de la población, sino de los quioscos ubicados en las cercanías.

A pesar de la existencia de cestos, hay quienes de forma inescrupulosa vierten allí productos que no son biodegradables, y que pueden permanecer intactos durante décadas. Nailon, cartón y otros desechos se observan a simple vista, sin que exista un actuar contundente al respecto.

De acuerdo con Silverio Roberto Man­tecón Licea, jefe de la Unidad de Medio Am­biente de la Delegación Provincial del Mi­nisterio de Ciencia, Tecnología y Medio Am­biente (Citma), se han hecho importantes esfuerzos conjuntos para elevar la conciencia del pueblo, pero todavía el trabajo multisectorial es insuficiente en el enfrentamiento a las indisciplinas.

El vertimiento de basura es solo una de ellas, apuntó Mantecón Licea. La batalla contra los parqueos en las dunas de arena, e incluso las fogatas y el asado de cerdos ha sido muy compleja. “El Citma solo cuenta con cinco inspectores en la provincia, eso determina que hayamos creado alianzas con las tropas guardafronteras, el cuerpo de guardabosques, los inspectores integrales, la policía y los factores comunitarios”.

Otra problemática que afecta cada año a la playa es la acumulación de arena en el es­tero, lo que impide la comunicación de este con el mar. Por ello, resulta necesario utilizar maquinaria pesada para efectuar un dragado, sin el cual moriría el manglar y se afectaría el equilibrio de ese ecosistema. Hace algunos meses en el desarrollo de dicha actividad, el buldócer utilizado quedó varado allí por algunos días.

Dicha situación preocupó al ciudadano de origen canadiense Benoit Rousel, quien frecuentemente visita esa zona costera. En su misiva a Granma presentó fotografías de lo sucedido en el área. Al respecto, también ofreció declaraciones el Jefe de la Unidad de Medio Ambiente de la Delegación Provincial del Citma.

“La utilización de estas maquinarias está permitida, pues de otra manera es imposible dragar el estero y los daños serían irreparables. No obstante, aunque el equipo quedó varado algunos días, no hubo derramamiento de combustible ni afectaciones serias a la duna. El estero se encuentra hoy en perfectas condiciones”.

UN ASUNTO PARA REFLEXIONAR

La protección de las zonas costeras y por consiguiente de la biodiversidad que en ellas se desarrolla, es una preocupación constante para todos los que de una forma u otra tienen implicación en esa tarea.

Muchas han sido las acciones realizadas hasta el momento, que incluyen proyectos ambientales, eliminación de construcciones ubicadas en las dunas, audiencias con la po­blación de esas áreas, y aplicación de decretos leyes a quienes infringen lo establecido pa­ra la protección de los litorales. También la señalización dentro de las playas ha permitido elevar la información que se brinda al pueblo. Sin embargo, conformarse con lo logrado sería casi entregar las playas al deterioro total.

El ardiente sol del verano invita a visitar el mar, pero depende de las familias tuneras que ese día de estancia, donde el disfrute es el principal objetivo, no deje daños irreparables que el mar con sus aguas, no podrá borrar de la arena.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Tunero dijo:

1

29 de julio de 2016

07:25:37


Coloquen tanques de desechos en las playas.Eso es lo que hay que hacer como gobierno.Y luego educar a la población,colocar carteles,propaganda.Y así tendremos una playa más limpia.Saludos desde Brasil

carlos rafael velazquez leyva dijo:

2

29 de julio de 2016

09:00:21


Estas playas de las tunas que incluye tambien, punta tomate, punta coreya, la llanita, la boca y el socucho.. mencione playas que pertenecen tambien a puerto padre.. pero de forma general me refiero a todo ese litoral.. son playas de arenas blancas y aguas cristalinas. de las mejores de cuba, la herradura todos los años acoje a miles de bañistas de tunas y holguin, al igual que las demas, punta corella tiene unos 3 km de playa virgen que es un encanto.. no se como no han construido hoteles lujosos en ese litoral..

raquel dijo:

3

29 de julio de 2016

10:11:35


Nuestro pais no es tan culto.estoy segura que muchos millones de personas que vivimos en nuestro pais no saben que es la duna. Por ende esa ensenanza le correspinde al CITMA.enviar con urgencia a la Direccion del Istituto Cubano de Radio y Television que le den publicidad de toda esta materia y que no sea con munecos. Que sea una ensenanza con claridad no utilizar la imaginacion. Granma favor de educarnos.

Jorge luis dijo:

4

29 de julio de 2016

12:50:53


YO VEO QUE LOS PROBLEMAS EN CUBA Y EN MUCHOS LUGARES SE JUSTIFICAN MEDIANTE LAS ESCASEZ Y FALTA DE RECURSOS. ME PREGUNTO DONDE ESTA LA CONCIENCIA Y EL SENTIDO PRÁCTICO. SI NO HAY DEPOSITOS PARA LA BASURA LAS PERSONAS DEBEN DE ENCARGARSE ELLOS MISMO DE ECHAR EN UN NYLON SUS DESPERDICIOS Y LLEVARSELOS ELLOS MISMOS. NADIE VOTA LOS DESPERDICIOS DENTRO DE SU CASA; Y MAS QUE MULTA A LAS PERSONAS QUE SE DETECTEN CONTAMINANDO TENDRAN QUE PASAR UN CURSO OBLIGATORIO; Y LOS FINES DE SEMANA PARTICIPAR EN LABORES DE LIMPIEZA LA INDICIPLINA SOCIAL SE PUEDE CONVERTIR EN FUENTE DE FINANCIACIÓN PARA EL CUIDADO DEL MEDIO AMBIENTE ENTRE OTRAS COSAS SI TIENES JABAS CONTENEDORES PARA TRAER TUS COSAS, PUES TAMBIÉN TIENES QUE LLEVARTE TUS DESPERDICIOS HASTA QUE SE DISPONGA DE MEDIOS.

Iwo Rivera dijo:

5

29 de julio de 2016

16:48:19


Hay que poner grandes cestos para la basura y vigilar a los indolentes de echan latas, papeles y otros desperdicios por doquier. Hay que multar a los malosambientalistas, que son de igual de chambones en sus propios hogares.