ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Fidel se sitúa entre Milagros Rivera de Puerto Rico y Gloria La Riva de Estados Unidos para mostrar su afecto a ambas luchadoras. Foto: Archivo

Milagros Rivera Pérez, Presidenta del Comité de Solidaridad con Cuba en Puerto Rico y Directora de la Brigada Juan Ríus Rivera, atesora varias fotos con el líder de la Revolución, Fidel Castro, y lo nombra como el mejor amigo de la humanidad.

Ambas organizaciones desarrollan una intensa labor para desafiar las leyes impuestas por Estados Unidos, las cuales prohíben los viajes de ciudadanos norteamericanos a la mayor Isla del Caribe, combaten las campañas mediáticas dirigidas a atacar a la Revolución, reclaman la devolución del territorio de Guantánamo donde se encuentra una ilegal base militar y exigen poner fin al genocida bloqueo económico, financiero y comercial, mantenido por las sucesivas administraciones de la Casa Blanca.

Desde su adolescencia, la carismática boricua sintió curiosidad por conocer al dirigente cubano muy señalado negativamente por los medios de prensa en su país. Hoy recuerda, que a finales de la década de los 60 un vecino era asiduo a sintonizar con altavoces una emisora, vocera de la ultraderecha cubana de Miami. Eran tan grotescos y absurdos esos mensajes que despiertan en ella una reacción adversa reforzada por su madre, integrada a las luchas sindicalistas.

Uno de sus maestros en la secundaria le inculca buscar información acerca de la Revolución cubana y sus principales figuras. Comienza a admirar a un hombre, que supo derribar un gobierno dictatorial, presidido por Fulgencio Batista y emprender cambios sociales, en beneficio del pueblo.

En 1973, Milagros realiza su primer viaje a Cuba, militando en las filas del Partido Socialista de Puerto Rico y reafirma su criterio en cuanto a luchar por la construcción de una sociedad alejada del capitalismo, que centra su atención en solucionar los problemas del ser humanos, con justicia social e igualdad, como principios básicos.

Al constituirse la Brigada Juan Rius Rivera, en 1991 y el Comité de Solidaridad con Cuba en Puerto Rico en 1992, Milagros defiende la bandera del internacionalismo hacia una nación ahogada por la caída del campo socialista y el hostigamiento del criminal bloqueo, ejemplo de dignidad por mantener la soberanía.

En 1994 participa en el Primer Encuentro Mundial de Solidaridad con Cuba, presidiendo la delegación boricua. Al concluir los debates públicos en el Palacio de Convenciones de La Habana, se brinda una recepción protocolar a la cual asiste Fidel, quien conversa pacientemente con las representaciones de cada país.

A los amigos puertorriqueños, el Presidente les pregunta de las luchas emprendidas contra la colonización de la Isla caribeña y los demás frentes abiertos. Emite algunos sabios consejos y les pide mantener activo los movimientos libertarios.

El tiempo resulta escaso para el diálogo y olvidan tomarse una foto, por lo cual vuelven a situarse en la extensa fila para una segunda oportunidad. Pensaron que el Comandante no los recordaría por la cantidad de personas con las cuales dialogó, pero sin embargo, al verlos nuevamente dijo: “Ustedes ya pasaron por aquí”

“Nosotros desafiamos al imperio para venir a Cuba – explica emocionada Milagros- sería un segundo desafío volver con un retrato suyo acompañando a nuestro grupo”, ahí surge la primera instantánea atesorada por la destacada dirigente puertorriqueña, quien relata a Granma Internacional: “Fidel con mucho amor echó su chiste, todos reíamos, tomamos las fotografías y lo abrazamos trayéndonos un pedacito de su enorme fortaleza para todos los tiempos”.

En noviembre del año 2000, La Habana deviene sede del Segundo Encuentro Mundial de Solidaridad y Milagros resulta invitada al programa radio-televisivo de la Mesa Redonda junto a otros dirigentes de organizaciones solidarias. Unos minutos antes de iniciarse el espacio llega Fidel y una aclamación emocionada detiene, por unos instantes, todo tipo de actividad.

Energías muy positivas impregnan en el ambiente con el compromiso de globalizar la solidaridad por Cuba como alternativa al capitalismo neoliberal. Al finalizar el espacio, el líder cubano dedica conversaciones personales con los presentes y luego se toman fotos colectivas. También surge una muy especial cuando Fidel se sitúa en el medio entre Gloria la Riva, Coordinadora de Paz para Cuba en los Estados Unidos, y Milagros, como una expresión de unidad de los pueblos.

Para el 2001, una delegación de Puerto Rico asiste a las actividades conmemorativas por el aniversario 40 de la derrota del imperialismo en las arenas de Playa Girón. Justo en la esquina capitalina de 23 y 12, en la cual el 16 de abril de 1961 se proclamó el carácter socialista de la Revolución se efectuó un acto emotivo.

Aprovechando una pausa del conmovedor discurso pronunciado por el líder cubano, Milagro grita fuertemente: “Puerto Rico, ¡Presente!” y Fidel pide la presencia de la puertorriqueña a la tarima. En breves palabras la boricua agradeció la solidaridad para con su país y aseguró que su pueblo lucharía hasta expulsar a la Marina de Guerra de los Estados Unidos del municipio de Vieques, donde radicaba una base naval.

Milagros concluye con un mensaje: “Gracias, Fidel por existir. Eres el Comandante de todos los pobres de la tierra, tu confianza en los cubanos ha logrado una revolución victoriosa, tu solidaridad con los pueblos no tiene comparación. El heroico pueblo cubano ha tenido el líder que se merece”.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.