ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA

Roa le llamó una vez el primer atleta olímpico del movimiento revolucionario cubano, nadie en tan pocos años de existencia ha podido hacer tanto: con apenas poco menos de 26 años (nació en La Habana el 25 de marzo de 1903), se vio involucrado en la mayor parte de los acontecimientos trascendentales del país en su época. Fue el alma de la Reforma Uni­versitaria y de la FEU (1922), organizó el Pri­mer Congreso Nacional de Estudiantes y creó la Universidad Popular José Martí (1923), fun­dó en 1925 la Liga Antimperialista de Cuba y estuvo entre los fundadores del primer Par­tido Comunista de la Isla.

En una época en que se silenciaba la faceta antimperialista del Apóstol, escribió el primer ensayo marxista sobre el Héroe de Dos Ríos, Glosas al pensamiento de José Martí, subrayando esa arista y en todo su pensamiento progresista.

Gracias a él, dentro del mo­vimiento comunista cubano posteriormente se pudo dar la articulación del pensamiento patriótico cubano del siglo XIX con las ideas del socialismo científico. Como subrayaría Lucha de clases, órgano periodístico del PC: “Con la enseñanza de Lenin, haremos una realidad el postulado de Martí adaptado al momento histórico: Con todos y para el bien de todos”.

Detenido por la tiranía machadista bajo la injusta acusación de terrorista, Mella protagonizó una huelga de hambre que conmocionó a Cuba y al mundo, pero el Partido no entendió su estrategia y le orientó abandonar la huel­­ga. El joven no acató la orientación e incluso después de que la movilización popular venciera la obstinación del régimen y se obtuviera la libertad de Julio Antonio, este fue sancionado por indisciplina a dos años de separación de las filas. La Internacional Comu­nista y partidos hermanos, el de México entre ellos, criticaron fuertemente por esa medida al PC, que al final reconoció su error y derogó la sanción.

Entretanto, la tiranía machadista siguió te­jiendo planes para apresar a Mella y eliminarlo físicamente. Julio Antonio tuvo que marchar al exilio y se radicó en México, don­de desarrolló una destacada labor dentro del mo­vimiento obrero y comunista de ese hermano país, lo que no le impidió seguir pensando en la emancipación de Cuba.

En 1928 organizó la Asociación de los Nue­vos Emigrados Revolucionarios Cubanos (ANERC), un amplio frente de fuerzas populares antimachadistas, inspirado por la lucha de Au­gusto César Sandino en Nicaragua. Me­lla que­­ría abrir mediante esta organización otro frente de combate contra el imperialismo en la Isla. Su plan era que un grupo de hombres armados cruzara el golfo de México y desembarcara en el oriente cubano para desencadenar allí la insurrección popular armada.

La ANERC estaba contra la venta de la riqueza nacional al capital extranjero, la discriminación racial y de género. Exigía la en­trega de tierras a campesinos pobres, la jornada laboral de ocho horas, salario mínimo, de­recho a la huelga y a organizar sindicatos. Es bueno aclarar que Mella nunca hizo dejación de su ideología marxista leninista, aunque discrepara con algunos líderes de la In­ter­nacional Comunista en cuanto a la táctica a seguir.

Como constituía un peligro para la tiranía machadista por sus planes insurreccionales, y para determinados sectores de la oligarquía mexicana por su labor y prestigio dentro del movimiento obrero de ese país, se planeó su asesinato, llevado a cabo en la Ciudad de Mé­xi­co el 10 de enero de 1929. La generación del 30 perdió con él a su líder natural, figura en­tonces imprescindible para cimentar la unidad de las fuerzas revolucionarias.

Inspirados en los planes de Mella otros re­vo­lucionarios intentarían desencadenar años después en Cuba la insurrección popular ar­mada. Primero fue Guiteras, quien tampoco pudo concretarla al caer en desigual combate en El Morrillo (1935), cuando marchaba ha­cia México. Luego (1956) lo llevaría a cabo Fidel con la expedición del Granma y la fundación del Ejército Rebelde en las lomas orien­tales.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Ramón. dijo:

1

25 de marzo de 2016

04:01:17


Los imprescindibles.

Andrès dijo:

2

25 de marzo de 2016

07:40:09


Cuanto dolor le hubiesen evitado a Cuba Marti y Mella juntos!!

Miguel Angel dijo:

3

25 de marzo de 2016

15:20:14


El Lic Pedro Antonio García nos ofrece otro bello trabajo periodístico, destacando nuevamente la enorme riqueza de nuestra épica historia. En esta ocasión, describiendo la integralidad, el liderazgo natural, la inteligencia, la capacidad de trabajo y creatividad de un joven extraordinario, Julio Antonio Mella, a propósito del 113 aniversario de su natalicio. La originalidad de Raúl Roa sintetizó en una frase todas sus cualidades y capacidades: " el primer atleta olímpico del movimiento revolucionario cubano". Porque además fue un excelente atleta, practicó la especialidad de remos durante sus estudios universitarios. Es totalmente cierto lo q expresa Pedro Antonio en su trabajo, nadie con casi 26 años de vida pudo realizar tantas actividades, bien descritas en el artículo, invito a todos los cubanos a q lean su biografía, es una clase magistral de consagración revolucionaria a su pueblo, a los trabajadores, a los desposeídos, no solo en Cuba, sino del mundo, marxista leninista convencido. Establece la continuidad histórica del PRC con el PC a través de Carlos Baliño. Ocupa un lugar cimero en la lista de los imprescindibles de nuestra historia. Gloria eterna a Julio Antonio Mella McPartland.