ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Trasplante de córnea realizado por los doctores Carmen Benítez Merino y Justo Luis Noriega Martínez, y la licenciada en enfermería Tania Sánchez Roche. Foto: Cortesía de la entrevistada

PUERTO ESPAÑA, Trinidad y Tobago.—Cuan­do se habla de los trinitarios todos coinciden en que son muy “polite”. Es parte de la herencia que les dejó el ser colonia británica por casi 300 años. La traducción sería educados y respetuosos, reservados, hablan en tono bajo y medido. Es fácil darse cuenta.

Con­trasta a simple vista, al menos con el estereotipo de de-senfadado que muchas veces se le adjudica a los caribeños.

Pero son además religiosos, y su manera de agradecer es bendecir y regalar una postal, nos cuentan.

“God bless your hands”, dicen, y el “Dios bendiga sus manos” se ha transformado mu­chas veces ya, en Dios bendice a los médicos cubanos, desde que en julio del 2003 la co­laboración médica cubana llegara a este país del Caribe.

Testigo de ello ha sido en innumerables ocasiones la doctora María del Carmen Be­nítez Merino, especialista de II grado en Of­tal­­mo­logía y miembro del servicio de córnea y cirugía refractiva del Instituto Cubano de Of­talmología Ramón Pando Ferrer (ICO), quien ya lleva en Trinidad y Tobago un año como miembro del equipo de 169 colaboradores de la salud, de los cuales cuatro son oftalmólogos.

Pero dicen los viejos que las reglas suelen tener excepciones. Y nuestra entrevistada lo confirma, cuando dice a Granma que nunca ha olvidado aquella paciente que además de bendecir, sin pensarlo la abrazó. “Es algo que solo hacen con personas allegadas o con las que existe cierta empatía, pero esta vez fue para agradecer”.

Esta paciente joven con diagnóstico de catarata y queratocono avanzado bilateral, hacía tiempo esperaba por un trasplante. Llegado el momento le realizamos un triple proceder quirúrgico, mediante el cual, después de tanto tiempo de oscuridad, volvió la luz a sus ojos.

Es que el calor, la atención, el amor con el que tratamos a las personas, ellos lo reconocen, y la distancia entre enfermo y doctor se acorta, dice.

Junto al doctor Justo Luis Noriega Mar­tínez, especialista de II grado en Oftal­mo­logía y también miembro del servicio de córnea y cirugía refractiva del ICO Ramón Pando Ferrer, la doctora Benítez Merino labora en el Hospital General de Puerto España y ambos aseguran que con la llegada de la brigada cu­bana a Trinidad y Tobago, hubo un importante impacto en la atención oftalmológica a la población.

“La presencia de nosotros como especialistas dedicados al trasplante de córnea contribuyó a que se activara el programa dedicado a este proceder quirúrgico en la salud pública, establecido por el Ministerio de Salud, el gobierno de Trinidad y Tobago, y el hospital de Puerto España. Hasta el momento hemos realizado ya cinco intervenciones quirúrgicas de este tipo con resultados satisfactorios y con la felicitación por parte del ministerio y de los directivos del programa de trasplante, al servicio de oftalmología del hospital”, ejem­plificó la también investigadora y Máster en Enfer­medades Infecciosas.

Además, explicó, fueron justamente ellos, profesionales cubanos, los que comenzaron a realizar la cirugía de catarata por facoemulsificación (mínimo acceso), técnica que hasta el momento no se estaba realizando en la atención pública, aun cuando tenían disponible toda la tecnología para ello.
Para el doctor Justo Luis Noriega Martínez, este hecho ha sido clave para aumentar la calidad de vida del cada vez mayor número de pacientes beneficiados con la mencionada técnica.

A este centro de salud llegan, comentan am­bos especialistas, muchos pacientes con catarata, glaucoma, retinopatía diabética y mu­­chas otras manifestaciones oculares en en­­fer­medades generales, además de traumatismos.

Desde que se incorporaron a trabajar en el Hospital de Puerto España, aseguran ambos entrevistados, fueron muy bien recibidos por el Departamento de Oftalmología de ese centro y por todos los colegas. “Colaboramos, ade­más de las consultas y las cirugías, con el programa de docencia y entrenamiento de los estudiantes de dicha especialidad, pues es esencial para garantizar un mejor servicio al pueblo trinitario”, refieren los doctores.

En Trinidad y Tobago, afirman, ya se conoce Cuba, y es que en esta Isla, que dicen “ben­decida”, los médicos cubanos son para este pueblo, gente especial que bendecir.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Gustavo Fabian dijo:

1

15 de diciembre de 2015

14:17:03


Ustedes, cubanos. con sus brigadas médicas por el mundo...merecen con creces el Nobel de la Paz. Porque, como enseñan ustedes, no hay caminos hacia la Paz, la Paz es el camino. Y la Brigada Henry Reeve, es su imagen. Un abrazo fraterno, desde el Sur y mirista, siempre.

reybf49 dijo:

2

16 de diciembre de 2015

13:56:15


Gracias a los médicos cubanos que no nos dejan de sorprender tengo gracias a la vida de tener una madre enfermera de la Brigada Henry Reeve que estuvo cuando el terremoto de Pakistan y en el hermano país de Venezuela es un orgullo para todos los países del mundo poder contar con la presencia y la ayuda de los cubanos. Gracias a la revolución por darle la oportunidad a estos médicos de la paz y a los países hermanos por acogerlos. Gracias Cuba Gracias Médicos gracias a la Revolución Graciassssssss

Lourdes dijo:

3

17 de diciembre de 2015

12:01:49


Benditas manos las de los médicos cubanos, ejemplo para el mundo!

lili chirino dijo:

4

17 de diciembre de 2015

12:12:48


Gracias ,en primer lugar ,al sistema social que impera en cuba ,que hace que la formacion de estos medicos sea basada en la solidaridaridad y humanidad ,gracias a fidel por poner tan alto la medicina cubana con sus ideas , gracias a los medicos cubanos que lo unico que les importa en salvar la vida de sus paciente con su profesionalidad y empeño diario , y gracias a la vida por darnos la posibilidad de ser ejemplos ante el mundo.

Brenda dijo:

5

17 de diciembre de 2015

19:21:46


Todos los médicos y enfermeras cubanos que trabajan tanto fuera como en Cuba merecen el mayor respeto. Son héroes del día a día