ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Carlos Rafael Miranda, Coordinador Nacional de los CDR. Foto: Tiempo 21

Cincuenta y cinco años después de aquel histórico 28 de septiembre, los Comités de Defensa de la Re­vo­lución (CDR) tienen claro que la or­ganización ha de encaminarse ha­cia acciones trans­formadoras en cada barrio. Un cambio que requiere de mayor participación de cada uno de sus miembros, pero que depende, en buena medida, de quienes la dirigen a todos los niveles.

Es por ello quizá que, en lugar de únicamente festejar la fecha, la dirección nacional de los CDR haya convocado a un proceso político que abarcó diferentes aspectos de la vida de la organización.

“No se trata de un momento de celebración —afirma Carlos Rafael Miranda, el coordinador nacional, sino que se ha convertido en un año de trabajo, que comenzó con lo más importante para nosotros: el completamiento y funcionamiento de las estructuras de base, y dentro de ellas los dos eslabones fundamentales: el CDR y la Zona.

“Cuando se logra una buena es­tructura allí, con compañeras y compañeros con compromiso, con equilibrio entre personas jóvenes y de experiencia, con entusiasmo de com­­bate, usted puede lograr que esto se revierta hacia los CDR”.

Son más de 136 000 CDR en todo el país y 17 500 zonas, por lo que la labor fue ardua; sin embargo, el proceso del 55 aniversario se asumió con la misma seriedad que un congreso, pues a dos años del último cónclave, este era un buen momento para un análisis intermedio de lo hecho desde entonces.

“Desde hace ya unos años veníamos prestándole atención a la incorporación de jóvenes —comenta el coordinador nacional—. El congreso logró que el 38,6 % de los dirigentes de base fueran jóvenes; el 55 aniversario ha propiciado que sea el 42 %.

“El trabajo con ellos lo hemos enfocado en dos direcciones: una ha sido la incorporación de estos a cargos de dirección, y la otra es que se conviertan en protagonistas del trabajo de la organización en el barrio.

“De este propósito nacieron los destacamentos 55 aniversario, los cuales se crearon a partir de la selección que en cada barrio se hizo del joven 55 aniversario. Son 16 destacamentos en todo el país, cada uno de ellos con 55 muchachos”.

Y han hecho muchas cosas, asegura. Lo primero es ser ejemplares en su CDR, donde fueron elegidos; pero han realizado visitas a lugares históricos, a sitios de interés económico y social, encuentros con dirigentes de la organización, entre otras actividades.

Por ese mismo camino han estado las acciones para darle mayor significación al ingreso a la organización. “No podemos darle el carné de miembro a las más de 8 millones 500 000 personas mayores de 14 años que pertenecen a la organización en to­do el país —plantea Carlos Ra­fa­el—; pe­ro sí podemos hacerlo con un grupo y eso es lo que hemos querido destacar, además de realizar los actos de ingreso en coincidencia con fechas históricas”.

No han faltado en este año tampoco las competencias y festivales de la caldosa, que “no salieron como no­sotros queríamos —apunta Mi­ran­da—, pero se desarrollaron en todo el país: el 25 de julio a nivel municipal y el 12 de agosto en las provincias. La caldosa es ya una tradición cederista y es uno de los elementos que más moviliza al barrio; y hemos querido priorizar todo lo que moviliza a la gente”.

El proceso además tuvo un balance en todos los municipios y provincias, pues se hicieron plenos 55 aniversario a los cuales había que llegar con resultados en determinados indicadores y, donde fue necesario, se hicieron cambios, renovaciones…

“El 91 % de la población mayor de 14 años es miembro de los CDR. Te­nemos resultados estables igualmente en las donaciones voluntarias de sangre. Casi todas las provincias han cumplido y ello ha significado que ninguna cirugía esté detenida por falta de este recurso. Esta es una labor en la que no hubiera sido posible mantener estos índices sin la cooperación con los compañeros de Salud Pública, especialmente con el médico y la enfermera de la familia.

“Otro aspecto significativo es el buen funcionamiento de los 308 destacamentos Mirando al mar, en las zonas costeras del país, para lo cual hemos trabajado muy vinculados con los compañeros de Tropas Guar­da­fronteras.

“Hemos estrechado los lazos de trabajo con el Instituto Nacional de Deportes, Educación Física y Re­crea­­ción (Inder). En el congreso se creó un frente que se llama secretario de de­porte, cultura y recreación, con lo cual se buscaba incrementar este tipo de actividades en las comunidades. Hoy eso ha dado sus frutos, y especialmente de conjunto con el Inder se ha logrado desarrollar más actividades deportivas en los ba­rrios, el homenaje a los deportistas des­tacados en su lugar de residencia, entre otras”.

El dirigente señala también que en la etapa se cumple con el aporte a las Milicias de Tropas Territoriales y mejoran los índices de la cotización; sin embargo, se detiene en un área de trabajo que hoy es vital para la organización: “la lucha contra los delitos, las ilegalidades y las indisciplinas sociales, en lo cual hemos trabajado fundamentalmente en acciones preventivas. También se ha llevado a cabo el enfrentamiento, el debate, la educación, pero a lo que nos hemos volcado con más fuerza es a la prevención”, reafirma.

“Cada aspecto del proceso 55 aniversario —considera el coordinador na­cional— refleja al VIII congreso, es su resultado. Todo lo que hemos ve­nido impulsando da continuidad a los 11 objetivos de trabajo trazados allí”.

Hacia dónde mirarán los CDR cuando termine esta jornada de aniversario… Eso también está claro.

“Hay varias cosas que estarán marcando la labor de los Comités. Una es el trabajo, de conjunto con la Federación de Mujeres Cubanas (FMC), en la prevención al tráfico y consumo de drogas. Este no es un mal que golpee a nuestra sociedad, pero las organizaciones que están en el barrio están llamadas a desempeñar un importante papel en la prevención para que ninguna familia se vea afectada por este flagelo”, explica Carlos Rafael.

“Otra dirección es la multiplicación de los proyectos comunitarios. La experiencia nos ha dicho que los proyectos comunitarios, bien desa­rrollados, permiten modificaciones de conductas, la educación, mejoran la convivencia y, sobre todo, logran la participación de la gente.

“Muy importante también es que estaremos atentos a todo lo que po­damos hacer en apoyo el VII Con­greso del Partido, que se efectuará el próximo año.
“Igualmente, seguiremos enfatizando en la incorporación de los jó­venes, tanto a las actividades de la cuadra como a las tareas de dirección, acompañados de la experiencia”.

Pero la batalla más fuerte de cara al futuro de la organización, será otra.

“Atemperar las acciones a cada barrio —así lo define el coordinador nacional—. El CDR tiene que parecerse cada vez más al barrio, a la cuadra, a la comunidad. No es posible tratar de dinamizar y lograr un cambio en el trabajo de la organización, si usted pretende que todos los CDR hagan las cosas parecidas. Eso no es posible. Cada barrio tiene sus características, su sicología, sus líderes, sus formas de organizarse. Si eso no se tiene en cuenta, es imposible avanzar.

“Hay que lograr que cada CDR tenga contenido propio, que se implique a sus miembros en la transformación de la comunidad para el bien de los vecinos. La organización tiene que ser útil para el barrio.

Y ello es imprescindible para nuestra misión principal, que es la unidad de los revolucionarios en la defensa de la Re­volución”.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Gualterio Nunez Estrada dijo:

1

28 de septiembre de 2015

08:09:14


En estos momentos lo primero que deberian hacer los CDR es garantizar la limpieza de las cuadras, el cuidado de los monumentos y la zona con Salud Publica, el Historiador de la Ciudad y Comunales, concentrandose en los focos de infeccion, tuberias rotas por donde se va el agua y areas de derrumbes, tenemos una situacion de emergencia por la sequia prolongada que agrava las infecciones respiratorias, cutaneas y otras, que no podemos soslayar. Ademas, es muy deprimente ver como alrededor de determinadas cafeterias privadas y venta de helados y comestibles los consumidores tiran impunemente los deshechos a la calle sin ninguna responsabilidad del que vende la mercancia, ni de nadie en particular, esa indolencia que afecta nuestra higiene e imagen debe cesar de plano por la accion ciudadana de los vecinos de la cuadra. El CDR debe tener potestad para prohibir la venta de productos de aquellas cafeterias o ambulantes que incumplan con el ornato y la higiene..

Che dijo:

2

29 de septiembre de 2015

08:51:23


Bueno, que pasa si el vendedor tiene un cesto para que los compradores hechen la basura y así y todo estos la tiren a la calle? El vendedor le podrá exigir, pero hay personas malcriadas y faltas de respeto, que no hacen caso, ¿entoces, que hacemos?