ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Imágenes de los próceres latinoamericanos han ido saliendo de las manos de Oscar. Foto: de la autora

Un alambre que se teje con otro, un recorte de periódico que se une a otro y la historia puede cobrar vida y tocarse con las manos. Los artistas que la (re) crean no estudiaron en ninguna academia, pero ambos comparten la pasión por contar los recuerdos de esta tierra, por compartirlos con los más jóvenes y, de ese modo, contribuir a que crezcan en ella mejores hijos.

La Sociedad Cultural José Martí (SCJM) en La Habana les brindó su espacio esta vez. El 26 de julio, el día internacional de la juventud, el 89 cumpleaños del líder histórico de la Revolución y aniversario 55 del nacimiento de la Federación de Mujeres Cubanas moldearon la ocasión. Pero lo más importante en esta obra de amor, dedicación, esmero y cuidado, como la llama Nidia Ruiz Espín, promotora cultural de la SCJM en la capital, es lo que a través de ella se proponen día a día sus autores.

UNA HISTORIA TEJIDA CON ALAMBRES

Mella fue una de las imágenes que se sumó a la colección y junto al Che y Camilo acompañaron a los delegados del X Congreso de la UJC en la villa donde se quedaron. Foto: de la autora

Oscar Naranjo Escobar confiesa que siempre ha tenido la inquietud de crear y como profesor de Historia encontró la posibilidad de hacerlo. “La historia me apasiona —dice—, pero sobre todo encontrar formas nuevas para que los estudiantes se motiven”.

Sus clases en la facultad de ciencias médicas “Dr. Salvador Allende” son testigos del empeño que pone para que los alumnos investiguen y profundicen en el conocimiento de lo vivido en nuestro país y en el continente. Pero hace un tiempo atrás encontró otra manera de acercarse a las personalidades de las que hablaba en sus conferencias.

Con pocos recursos Oscar teje estos cuadros. Foto: de la autora

Tejer en alambre figuras que parecen fotografías o cuadros, parece algo increíble. A veces hay que tocar las piezas para reafirmar que realmente están hechas de ese material. Es un trabajo paciente, en el cual no solo hay que torcer cientos y cientos de pedacitos de cable, sino que además requiere de un análisis de la imagen que se utiliza como punto de partida y cuadricularla, para que nada falte.

“Cuando yo hago estos cuadros lo primero que pienso es en los jóvenes”, asegura Oscar, quien comparte con sus estudiantes el progreso de cada obra y los alienta a indagar más sobre Salvador Allende, Ernesto Che Guevara, Los Cinco, Hugo Chávez, Martí o Fidel.

Su tema de maestría, nos cuenta, estuvo relacionado con la formación ciudadana desde la asignatura de Historia y le enseñó mucho sobre cómo utilizar varias vías para ese propósito. Desde entonces no ha dejado de compartir lo que sabe y de encaminar esta obra a un trabajo útil, que les permita a las personas socializar y aprender. Por eso no es raro que sus alambres hayan servido como terapia y se hayan introducido en círculos y casas de abuelos; o que tras un congreso de extensión universitaria, varios delegados extranjeros quisieran llevarse la experiencia a sus países.

Agradece a la doctora Isis Betancourt la oportunidad que le dio de mostrar sus creaciones por primera vez en un evento que mezcla la Historia, el arte y la medicina; y a Cecilio Avilés por el espacio que le abrió en el proyecto que lidera en el Prado. Allí los domingos enseña a los niños, y a quienes vayan, el trabajo con alambre, y es una manera de divertirse y aprender.

“Me queda mucho por hacer”, afirma. “Yo quisiera hacer una exposición que se llame heroínas cubanas, porque todo lo que tengo son personalidades masculinas. Tener a Mariana, Celia, Vilma, Isabel Rubio…

“En estos momentos el tiempo que me queda —tengo 57 años— no me va a alcanzar para amarrar todos los alambritos que quisiera, —dice y sonríe— pero quiero aprovecharlo, sobre todo en el trabajo comunitario. No hacen falta tantos recursos, con un poquito de alambre de cable telefónico que a veces te encuentras tirado por la calle, una tijerita y un clavito se puede hacer todo esto”.

UNA HISTORIA CONSTRUIDA A RETAZOS

El collage de Iván refleja diferentes momentos en la vida de Fidel y del país. Foto: de la autora

“Yo siempre he tenido un amor muy grande por la historia, soy licenciado en esa materia y me he dedicado a esa enseñanza por muchos años en diferentes lugares”. Así comienza Iván Pérez Martínez a contar cómo surgió el mural que está en la sede de la SCJM de La Habana y que es solo uno de los trabajos que ha hecho con la institución desde que se jubiló, especialmente pensando en los jóvenes.

“Desde los años 80 he ido recopilando cantidades de periódicos, recortes que recogen artículos sobre la historia y tengo un archivo personal donde los voy guardando clasificados en todas las etapas.

“Bárbara Oliva, presidenta de la Sociedad Cultural José Martí en La Habana, con la cual colaboro regularmente, me llamó y me pidió que hiciera algo por el 26 de Julio. Yo me quedé pensando qué hacer, miré mis archivos y la llamé y le dije: ‘26 de Julio y cumpleaños de Fidel’. Entonces empecé a seleccionar entre todo lo que tengo, además por el espacio, las fotos que consideraba representativas de algunos de los momentos históricos vinculados a la vida del Comandante en Jefe”.

Esa fue la génesis, pero el proceso involucró a varios miembros de la comunidad que acudieron en su ayuda cuando la cartulina se hizo poca para una obra tan fecunda como la del líder histórico de la Revolución. Así, el mural creció hasta llegar a tener dos metros y medio de largo, y a contar en solo unos pocos minutos que lleva recorrerlo con la mirada, una buena parte de lo que ha sucedido en Cuba en los últimos años.

El collage requirió de una gran selección, cuenta Iván, hasta que quedaron reflejados instantes como la vida en Birán, el paso por la universidad, la labor en la FEU, el 26 de julio y el juicio; la salida de la cárcel, que fue una victoria popular; el Granma, la Sierra Maestra, el triunfo y otros momentos de la Revolución como la Reforma Agraria, Girón, la Crisis de octubre, el Flora… La presencia de Fidel en la solidaridad internacional y todavía hoy con sus reflexiones y artículos, que contienen lecciones importantísimas para toda la humanidad; todo eso está ahí, a través de recortes que también contienen a la bandera cubana, porque él es parte esencial de la Patria.

“Fueron jornadas agotadoras, pero me sentía feliz por lo que estaba realizando” —confiesa—, y porque de esta manera le podría brindar a los jóvenes una forma diferente de encontrarse con la historia más reciente de nuestro país.

Imágenes de los próceres latinoamericanos han ido saliendo de las manos de Oscar. Foto: de la autora
COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

María de la Caridad dijo:

1

25 de agosto de 2015

01:58:27


Felicidades Oscar!, Gracias por los 2 regalos que brindas; 1ro. Rendir homenaje a nuestros líderes latinoamericanos y 2do. Saber que crear, mas que de un artista, se necesita de voluntad, respeto y amor. Conocí a Oscar en HISTARMED, quedé impresionada con sus manos de artista, lo vi como un hombre enamorado de la historia, convencido que para que esta sea amada, por las nuevas generaciones, hay que contarla con pasión inmensa que llene de regocijo para sentirla nuestra. Hoy me convenzo que solo la convicción, y el principio que tiene en su corazón lo hacen capaz de crear con sus manos y motivar a tantos con la historia.

amanda dijo:

2

26 de agosto de 2015

11:08:39


Es hermoso ver como este maravilloso profesos resalta con su arte a los héroes de nuestra patria, aquellos que lucharon por la independencia de nuestro pais, es muy creativo e interesante su trabajo.

Francisca Güemez Junco dijo:

3

27 de agosto de 2015

12:55:06


Realmente una obra conmovedora por su valor histórico y artístico , de paciencia y amor por la profesión de educador social. Muchas felicidades y exitos te deseamos tus compañeros de trabajo

yolanda dijo:

4

28 de agosto de 2015

15:50:16


Como profesora de Historia conozco el valor humanista de la obra y es un ejemplo de lo que se puede hacer de forma diferente para trasmitir valores a través de las personalidades históricas

Iovanny dijo:

5

3 de septiembre de 2015

15:25:34


HERMOSA OBRA ARTÍSTICA. LO FELICITO