ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA

El Fondo Internacional de Desarrollo Agrí­cola (IFAD, por sus siglas en inglés) y Cuba re­toman nexos y comparten hoy una agenda común, aterrizada en el ya puesto en marcha Proyecto de Desarrollo Rural Coo­pe­rativo en la región oriental, según dio a conocer la vís­pe­ra, en conferencia de prensa, el presidente de esa organización especializada del sistema de Naciones Unidas, Señor Ka­nayo F. Nwanze; quien está de visita oficial en Cuba.

Ante las interrogantes de Granma sobre las directrices básicas del proyecto y cómo ve —una vez concretada la agenda de este— las posibilidades reales de desarrollo de Cuba, en una coyuntura donde la seguridad alimentaria preocupa a muchos pero ocupa realmente a pocos, el titular del IFAD aseveró: “En estos momentos Cuba está importando el 80 % de los alimentos que requiere, lo que equivale a dos mil millones de dólares anuales.

“Esto es una suma significativa y si se pu­dieran reducir las importaciones a la mitad y optimizar esta producción, entonces estaríamos hablando de un gran potencial que existe, no solo en la tierra, sino en las personas. Porque el pueblo cubano tiene un gran nivel educacional y está organizado correctamente en cooperativas”.

Por tanto, el mayor impacto —subrayó a nuestro periódico— es la capacidad de Cuba de ser soberana en seguridad alimentaria.

En tanto, Ivan Cossio, gerente de programas de la División de América Latina y el Ca­ribe, de ese Fondo, apuntó a nuestro diario que el proyecto consta de tres componentes o líneas de trabajo fundamentales: las organi­zaciones cooperativas de agricultores pequeños, particularmente las de crédito y ser­vi­cios (CCS), que son unas 160 las escogidas y al­re­dedor de 13 000 familias a beneficiar con esta experiencia; las entidades prestatarias de servicios afines; y como tercer elemento, la or­ganización y gestión del proyecto.

Ese último aspecto, explicó Cossio, concibe acciones encaminadas a la coordinación y desarrollo de lineamientos estratégicos y operativos de los componentes precedentes, así como la importación de equipos de uso agrícola y el fortalecimiento de la capacidad ge­ren­cial de las entidades implicadas.

Nwanze destacó la voluntad del Gobierno cubano de enfocar el desarrollo de la agricultura no de arriba hacia abajo, sino desde la ba­se. Puntualizó, posteriormente, que la intención es que las cooperativas involucradas im­porten esas maquinarias de acuerdo con las necesidades identificadas en cada una de ellas para desplegar eficazmente el proyecto y, luego, que dichos equipos pasen a ser patrimonio de las propias cooperativas.

Son cuatro las provincias seleccionadas, todas del oriente de la nación: Granma, San­tiago de Cuba, Holguín y Las Tunas; y 18 mu­nicipios de esos territorios recibirán el impacto directo de la iniciativa aludida, abocada a fortalecer las organizaciones productivas en nuestro archipiélago y a potenciar, en lo fundamental, las producciones de granos (sobre todo, de frijol y maíz).

Josefina Stubbs, vicepresidenta adjunta del IFAD, enfatizó por su parte en el compromiso gubernamental constatado, como ga­rante ine­ludible de buenos resultados. Y en esa dirección, insistió, “nos vemos como catalizadores para apoyar la seguridad alimentaria”.

El monto de ese plan cooperativo supera los 45 millones de USD y posee un periodo de implementación concebido a largo plazo, con tres años de gracia. El proyecto involucra, además, al Banco de Crédito y Comercio, y a la Oficina Nacional de Estadística e Infor­ma­ción. El Gobierno cubano también realizará un aporte económico millonario para llevar a fe­liz término esos esfuerzos.

“Es un primer paso de una relación a largo plazo”, observó Nwanze. Y aplaudió el caudal cognoscitivo y la voluntad de crecer, en tér­mi­nos productivos, de los agricultores cu­banos.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Jose R. Oro dijo:

1

15 de mayo de 2015

10:06:24


Muy importante este proyecto, no solo por los recursos que van a llegar a la Agricultura cubana, sino por el análisis sincero que seguro generara, de cuáles son las razones ultimas de la crisis de la agricultura cubana. No me sobrecoge decir la palabra “crisis”, porque cuando la agricultura no azucarera genera alrededor del 5% del PIB de Cuba, cuando el país importa alrededor del 80% de los alimentos, y en sentido general las agricultura urbana es la que tiene un papel fundamental en suministrar alimentos a las ciudades del país, mientras la participación de la agricultura tradicional en la alimentación del pueblo, no sale de su crónica miseria, esta es la palabra correcta. De gran trascendencia es que este proyecto del Fondo Internacional de Desarrollo Agrí¬cola (IFAD, por sus siglas en inglés) y Cuba (Proyecto de Desarrollo Rural Coo¬pe¬rativo) se concentre en las provincias orientales, me atrevo a decir que si se gana la batalla por restablecer la agricultura en las provincias orientales, se ganara en todo el país. Creo mucho en la ciencia. Sin embargo, la “sobre ciencia” o la ‘sobre tecnología” no resuelven los problemas por si solas (y lamentablemente a veces los agravan). No me queda duda que el embargo (que pienso que está agonizando), el periodo especial, los huracanes, la sequía, los cambios climáticos, y muchos otros factores, le han hecho daño a nuestra agricultura. Pero otros países han pasado por pruebas y retos que aunque no sean iguales, si son de comparable envergadura (y a veces mayores), y a pesar de ello progresan aceleradamente en el campo agrícola, un ejemplo brillante es Vietnam, que con mucha menor cantidad de tierra arable por persona que Cuba, hablando en criollo “nos da cuarta y raya” en producir alimentos. Creo que los extraordinarios éxitos que Cuba ha tenido en biotecnología, agroecología, métodos avanzados de riego, inseminación artificial, trasplante de embriones, y muchas otras ramas de la ciencia, que nos enorgullecen y nos prestigian, en cierta medida han ocultado el simple hecho de que el trabajo es la fuente de toda riqueza.

Ernesto Gainza Lezcano dijo:

2

15 de mayo de 2015

13:53:13


Es alentador el proyecto, que bueno que hayan escogido 4 de las 5 provincias orientales, donde menos producción de maíz y frijoles hay en el país. Es muy favorable la descentralización de la compra de maquinaria y los años de gracia para amortiguar el pago del crédito, tambien que enfatizan y dan facilidades a la producción familiar, en el mundo las familias son las que más producen alimentos, no es ya el cultivo intensido de las décadas de la revolución verde, hay que trabajar en la eficiencia del riego y en evitar la erosión de los suelos. Ernesto.