ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
No basta con producir más, hay que contratar mejor. Foto: Pastor Batista

LAS TUNAS.—Reconocida, por muchas razones, como una de las mejores en la provincia, la cooperativa de crédito y servicios (CCS) Mártires de Manatí contrata, sin embargo, solo alrededor del 40 % de los cultivos que cosechan sus miembros, dedicados fundamentalmente a la ganadería.

La situación no es diferente en otras unidades de los sectores cooperativo, campesino e incluso estatal.

En reciente diálogo con la prensa, el delegado de la agricultura en el territorio admitió que, a pesar de todo el empeño, todavía la contratación no alcanza el 50 % de las producciones.

El fenómeno va más allá de la geografía tunera. Así lo confirman trabajos periodísticos, investigaciones, planteamientos de electores y análisis en comisiones del Parlamento cubano...

¿Qué está sucediendo? ¿Qué impide lograr niveles superiores de contratación? ¿Qué cauce y destino final toman los volúmenes no contratados? ¿Acaso se echan a perder en el campo? Evidentemente no. Por la estatura de la demanda (necesidades), es obvio que nada de lo producido hoy “sobraría” o se echaría a perder.

No hay que ser científico ni adivino para saber que plátano, calabaza, boniato, yuca, frijol, carne, leche, vegetales, frutas y otros renglones físicos no contratados, terminan en los andenes del consumo. Solo que no por los mismos rieles, en igual itinerario, por medio de similares manos y mucho menos con iguales precios.

El intermediario, como figura real, sigue aprovechando las grietas que deja el descontrol y las oportunidades que ofrece el mediocre y pálido desempeño de directivos y juntas directivas campesinas, para afianzarse cada vez más como siniestro personaje que casi siempre se alimenta succionando.

Acerca de la contratación volvieron a meditar recientemente en Las Tunas, dirigentes administrativos, políticos y productores de diferentes estructuras creadas, aprobadas y respaldadas por el pueblo para resolver, de una vez, el siempre estratégico problema de “los frijoles”: entendidos como expresión resumida de “alimento”.

Llama la atención que a menudo las estadísticas den progresiva y ascendente referencia productiva, mientras a la olla familiar sigue llegando lo mismo y a precios iguales, en el mejor de los casos.

¿Para qué se pretende aumentar los niveles productivos, sino para satisfacer cada día en mayor grado las necesidades de la población?

¿Cómo explicar que en muchos lugares las placitas mantengan a duras penas presencia de “lo mismo”, en tanto carretilleros, revendedores ambulantes y puntos donde prolifera ese tipo de venta, brillan por la variedad y “diversificación” de ofertas? ¿De dónde sale realmente casi todo, o todo eso?

¿Son esos volúmenes de reventa o de venta en otro entorno, el “excedente” o el “extra” de productores que han cumplido sus compromisos reales de entrega, con ajuste a una contratación seria y objetiva, a tono con las potencialidades concretas de cada lugar? Habría que verlo. Habría que demostrarlo. Excepciones hay, pero, ¿dónde está la regla hoy?

¿Será acaso necesario contratar a “contratadores”, porque quienes deben realizar esa función no saben hacerlo o no acaban de hacerlo como corresponde?

El presidente de la cooperativa Mártires de Aguacatico está en lo cierto al concederle medular responsabilidad a quienes integran cada junta directiva, así como a la capacidad de todo equipo de dirección para mantener un vínculo permanente y directo con quienes producen, dominar al dedillo las particularidades de cada quien, no dejarse confundir, asegurar una correcta contratación y no aceptar “mansamente” lo primero que le proponen o lo que, a todas luces, bien no está.

Por más obstáculos que interponga la naturaleza (infernal sequía, suelos pésimos…), falta de recursos o irregularidades con el acopio y la transportación, si de verdad se trabaja, se planifica y se realiza bien el contrato en áreas estatales, cooperativas campesinas y con los más de 14 000 usufructuarios que tiene la provincia (¿cuántos en Cuba?), la tierra, incluidas más de 131 000 hectáreas entregadas en usufructo aquí, rendirían mucho más y la población podría prescindir un poco de la “buena voluntad” con que el intermediario indolente dice “luchar” su día, a cuenta de succiones al sudor ajeno y de aguijonazos al bolsillo del consumidor.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Evaristo dijo:

1

14 de mayo de 2015

01:37:05


con todo el respeto al columnista, pero es un grave error hacerle la guerra al "intermediario". Se le pinta como un parasito quer no produce, pero que se enriquece con el sudor y las necesidades de los demas. Esa es una simplificacion antimarxista. Que hace el llamado "intermediario"? Pues le compra al productor su cocecha a precios, seguramente mejor que las que paga la cadena estatal. La almacena ( a su costo y riesgo), la transporta y la vende , si , a un precio mas alto de compra porque tiene que cubrir sus gastos y perdidas, y por supuesto, debe tener un margen de ganacia. Los altos precios no se dben a la figura del intermediario, sino a que la oferta sigue siendo mucho mas baja que la demanda, es decir, se produce poco. Es inconcebible que a estas alturas sigamos insistiendo en lo mismo. El parrafo de mas abajo es simplemente patetico. "El intermediario, como figura real, sigue aprovechando las grietas que deja el descontrol y las oportunidades que ofrece el mediocre y pálido desempeño de directivos y juntas directivas campesinas, para afianzarse cada vez más como siniestro personaje que casi siempre se alimenta succionando. "

primitivo j. gonzalez silva dijo:

2

14 de mayo de 2015

03:39:46


Esto se parece al cuento de la buena pipa que oia de mis allegados alla en mi lejana niñez, lloviendo sobre mojado .Si queremos acabar con algo de raiz hay que ir por el problema en serio no hay que buscar mas impectores que (valga la redundancia)que inspeccionen a los contratadores , pues hay que vivir en otro planeta para no saber , el quehacer de los inspectores , en su mayoria corruptos que se embolsillan gran camtidad de dinero con su sucio trabajo , extorsionando, tomando ron y cerveza gratis a la cara del pueblo que sabe que son inspectores y llevan a cabo estas detestables acciones en plena calle , es muy frecuente ver en la calzada de cienfuegos donde hacen las ferias , de ventas de productos del agro a la poblacion, como se mueven estos parasitos de la poblacion , un engendro de nuestro sistema , que si yo como ciudadano veo como no van a verlo las autoridades competentes , , pero nada, parece que la operacion milagro donde ha dejado mas ciegos es en nuestro pais. Hay cooperativas , (segun he leido en nuestro Granma ) que venden directamente el producto a la poblacion , llevar esto a todos los productores es lo que hay que hacer. Si con el esfuerzo y la perseverancia del pueblo fuimos capaces de hacer regresar a nuestro Elian a casa , con el mismo esfuerzo multiplicado , tenemos a los CINCO HEROES en casa ,¿ que esperamos para acabar de resolver este problema?, acaso a que venga alguien de fuera a que nos diga como hacer las cosas. Falta voluntad , pues muchos que tienen que tomar cartas en el asunto se estan beneficiando y mucho de esto. Ya va siendo hora de sacudir la mata y que caiga el que tiene que caer , pues liborio no puede seguir pagando con su bolsillo maltrecho, el alza desmesurada de los precios para llevar "los frijoles" a casa, ¿hasta cuando ?, pues Liborio ya está casi como decia el estribillo de aquella melodia de los Van Van , "no aguanta mas. Saludos desde Guinea Ecuatorial . El Primy

Luis. dijo:

3

14 de mayo de 2015

07:11:42


CREO QUE ESO Y TODO ESO NO ES OTRA COSA QUE CORRUPCION A TODOS LOS NIVELES Y TAMBIEN DIRIGENTES BUENA GENTE, DE ESOS QUE CREEN QUE LOS RECURSOS DEL PUEBLO SON PROPIOS. CUANDO APRIETEN LA TUERCA, VERAN QUE ESO SE ACABA. EN ESO LA BLANDENGUERIA SIN EXTREMISMO NO FUNCIONA. EL VISITADOR DE ACOPIO DEBE SER PIEZA CLAVE EN EL CONTROL DE CADA RENGLON PRODUCTIVO DE CADA PRODUCTOR. DESDE UNA OFICINA ESO NO SE RESUELVE.

Jorge Wilsy dijo:

4

14 de mayo de 2015

07:49:05


Considero que este es un tema al que no pocos periodistas le dedican parte de su tiempo y con relación a este trabajo, coincido en partes pero considero que se debe ser mas profundo e integral en los analisis, primero a esa persona que el periodista nombra con mucha insistencia como "intermediario" no es más que una de las figuras del trabajo por cuenta propia que se han creado como parte de las medidas adoptadas en la actualización de nuestro modelo económico, segundo quien es el culpable de que solo se contrata aproximadamente el 40% de lo que se produce, esto no guardará estrecha relación con algo que se denomina demanda o encargo estatal y para finalizar para proximos trabajos seria bueno que los periodistas cerraran el ciclo ya que solo no existe desconocimiento de la contratación de productos agropecuarios existe la otra parte que no se porque pero se habla poco "se cumplirán los contratos de insumos y servicios que se le deben brindar a los productores y formas de producción " seguimos en copmbate y la primera tarea garantizar la alimentación de nuestro pueblo.

jorge dijo:

5

14 de mayo de 2015

08:24:57


Quizás los métodos, quizás la falta total de voluntad, pero en este sector, como en muchos otros, es evidente que la corrupción llegó para quedarse. Revisen periodistas, años 1979, 1980, ...., 1998,..., 2015, en tema agricultura, acopio, distribución, lo mismo siempre, y hasta hoy cada día peor. Convenciones, Congresos, discursos, artículos de prensa, debates en todo tipo de programas, y al final, el flagelo ya está generalizado. A lo largo de la historia hemos vivido muchos procesos, hace más de 50 años triunfó un día la verguenza contra el dinero, hoy, sin embargo, desde mi punto de vista, el del cubano de a pié, me preocupa sentir cómo la CORRUPCIÓN lleva la ofensiva en su batalla contra la VOLUNTAD de recuperación. Es increíble, se dice y se dice de hacer, pero al final nada se hace, porque en realidad no se ve.