ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Esta imagen fue captada en la carretera central, en la recta Florida-Ciego ¿Por qué poner en riesgo la seguridad vial en la carretera más transitada del país?. Foto: Cic, Alejandra

Las cifras encienden el bombillo rojo: 1 054 accidentes con reporte de 12 muertes y 279 personas lesionadas, en el lapso de cinco años, por ganado suelto en la vía.

Los datos corresponden al lustro 2010-2014 y sirven de termómetro para un tema que convoca, por un lado, a gestionar cambios de actitud de propietarios de animales y, por el otro, a repensar ciertas decisiones que —en tanto factor de riesgo— hacen vulnerable a accidentes la circulación de los disímiles usuarios de la vía pública.

El 2014 cerró su capítulo por encima del promedio anual del quinquenio en cuestión.

Este fenómeno, cada vez más común en nuestras carreteras, tiene mayor incidencia en las provincias de Cienfuegos, Pinar del Río, Villa Clara y Guantánamo.


DEL CÓDIGO A LA REALIDAD

Sobre el (des)control de ganado en arterias públicas, la Ley es meridiana: queda vedado conducir animales a pastar o abrevar y permitir su permanencia en la faja de emplazamiento de la vía, así como tenerlo en zonas aledañas y en condiciones que le permitan acceder a ella. Regulaciones que peinan canas, al estar igualmente contenidas en sus predecesoras, las leyes 28 y 60.

“Desde entonces, se prohíbe la circulación de ganado por las vías pavimentadas. No obstante, cuando no exista otra alternativa y re­sulte necesario cruzarlo o desplazarlo por un tramo de ellas, podrá hacerse durante las ho­ras comprendidas entre el amanecer y el anochecer”, señala a nuestro periódico la teniente coronel Teresa Albentosa Rodríguez, jefa del departamento de Educación Vial, de la Di­rección Nacional de Tránsito.

Esas prerrogativas imponen a quienes po­seen la responsabilidad del desplazamien­to del ganado, a realizar el cruce con gran agi­lidad y adoptando las precauciones pertinentes, in­cluyendo en las intercepciones ferroviarias. Si se trata de un rebaño, el cruce deberá efectuarse con un conductor ubicado a 100 me­tros, a cada lado, y con banderas rojas vi­sibles a distancia, uno delante y el otro de­trás del ganado.

“En los caminos o terraplenes —insiste Albentosa Rodríguez—, el cruce o la utilización de un tramo puede hacerse en cualquier horario, adoptando las precauciones necesarias, y durante la noche se utilizarán señales lumínicas. En ningún caso puede trasladarse ganado solo o en rebaños, por las zonas urbanas, a no ser transportado en vehículos”.

¿A quiénes corresponde velar por el orden, con vistas a evitar eventos trágicos? ¿Cuál es el marco sancionador para los que infringen lo establecido?

Acerca de este particular, el Código de Se­guridad Vial faculta como autoridad competente a las instancias administrativas, los agen­tes de la Policía Nacional Revolucionaria y los inspectores del Ministerio del Transporte, pa­ra disponer de la recogida del ganado procli­ve a generar incidentes letales en el tránsito. En tanto, fija en el Ministerio de la Agricultura (Minag) la responsabilidad de la recepción final de los animales involucrados, la disposición de las locaciones para su depósito y, en ca­sos de reincidencia, proceder al decomiso de ese patrimonio, o sea, del animal.

Quienes quebrantan las reglas se exponen a sanciones que van, desde la imposición de multas de diferentes cuotas hasta el decomiso del ganado, y se hace extensivo a los contraventores que efectúan el pastoreo en la faja de la vía férrea. Todo ello está amparado en la le­gislación vigente, contentiva de responsabilidades y mecanismos de sanción.


MÁS ALLÁ DE LA CASUALIDAD, IR A LA CAUSALIDAD

Con el incentivo de neutralizar reportes de accidentalidad por la confluencia de ganado, el Minag ha concebido una agenda puntual para atajar malas prácticas y prevenir secuelas mayores. Entre las acciones realizadas están operativos en carreteras, en conjunción con la Policía, visitas a poseedores legales o responsables de ganado.

De los recorridos llevados a cabo en el 2014, se derivaron aplicaciones de 3 438 multas y 438 decomisos de animales, de acuerdo con información tácita en el documento final del Balance de trabajo de la Comisión Na­cional de Seguridad Vial, correspondiente a ese año.

¿Qué causas propiciaron los fatídicos de­senlaces? Estas son, en lo fundamental, de ín­dole subjetiva, como irresponsabilidades a la hora de poner en letra viva lo que dice la Ley, excesiva confianza de quienes tienen a su car­go el cuidado de dichos animales, el no cercar también las áreas colindantes con accesos pa­vimentados o próximas a calzadas, por sus pro­pietarios o poseedores legales, y otras in­dis­ciplinas arrastradas en cadena.

A lo anterior, se unen brechas propiciadas por decisiones de organismos estatales que, en ocasiones, entran en conflicto con disposiciones legales de mayor jerarquía, es decir, que poseen carácter de ley.

Pero pongámosle nombre al ejemplo. Años atrás, el Minag aprobó una resolución que autorizaba la adquisición de ganado mayor (es­pecíficamente, vacuno y équido), por personas naturales que no poseían tierras. De tal suerte, los propietarios conducían el ganado a pastar donde hubiese comida, que en parte de los casos coincidía con fajas de desplazamiento cercano a vías de uso público, situación contradictoria que generó esta normativa, en relación con lo dispuesto por la propia Ley 109.

Ante esta disyuntiva, Granma quiso escuchar la visión del Centro Nacional de Control de la Tierra y Tractores, en calidad de ente fiscalizador y gestor de la vigilancia en el tema de te­rrenos o parcelas con funciones agropecuarias.
Su director general, Eddy Soca Baldoquín, explicitó que —en su momento— la apertura que significó esa decisión respondía a una necesidad, si bien hoy genera una crisis para cuya solución se están adoptando varias me­didas. Entre estas, se resolvió detener el proceso de emisión de licencias para la tenencia de ganado mayor, bajo los preceptos de otrora, y se empezó a exigir que el solicitante tuviera disponibilidad de un fondo de tierras con es­tos fines.

Este constituye un ejemplo fehaciente del gran trecho por recorrer entre lo escrito y lo ejercitado, entre legislación y realidad. Más allá de que existan mecanismos impositivos y pu­nitivos, el quid está en la prevención, tó­pico que obliga a repensar decisiones y ex­pe­rien­cias, desde las buenas prácticas. Dicho en un argot más personalizado: tomar al toro por los cuernos y a la responsabilidad vial, por su timón.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

rafael dijo:

6

14 de mayo de 2015

10:11:54


Creo que el problema mayor de nosotros es que nadie que tiene que ver con mover un Ganado sabe nada de dichas regulaciones .Cuba tiene leyes sobre todo ,pero el ciudadano no tiene cultura legal .La direccion de educacion vial a nivel nacional debe ganerse la plata instruyendo a cada provincial sobre lo legislado al respect o y en sentido general sobre todo lo que esta' ocacionando tantos accidentes en nuestro pais , uno de los mayores por c/100,000 habitantes de la tierrra.

Indio dijo:

7

14 de mayo de 2015

13:52:49


Bueno el problema es que hay lugares en cuba donde está señalizado la presencia de ganado suelto, en estos lugares si tiene un accidente el culpable es el conductor. Vengan a cayo coco y verán un tráfico bastante alto de autos moderno lidiando en la carretera con el ganado vacuno que sale del monte huyendo de los mosquitos. Antiguamente existía una cerca electrificada, pero esta paso a la historia ahora colocaron señales de animales suelto y si tienes un accidente la culpa es del conductor lo curioso es que el límite de velocidad es de 90km/h.

PabloAlbiol dijo:

8

14 de mayo de 2015

15:50:30


No tiene jutificacion , esto puede provocar perdidas humanas , esto es tremenda iresponsabilidad, el Ganado es para el campo no para la carretera Pablo Albiol

Bárbaro dijo:

9

15 de mayo de 2015

10:50:09


La frase está muy buena, pero si al toro no le arrancamos los cuernos y lo sacrificamos como está legislado en el Código Penal vigente, seguiremos arando en el mar y llorando nuestros muertos y lesionados que provocan estas irresponsabilidades. No se puede continuar con paños tibios con los infractores de la Ley y gastando tiempo que a veces no tenemos, en publicar estas violaciones sin que se apliquen medidas ejemplarizantes con los responsables de tan lamentables hechos.

guisver rolando dijo:

10

15 de mayo de 2015

22:35:52


imagenes como esta las veo en cualquier carretera del pais, para que tantas leyes si no hay quien las haga cumplir, nadie se preocupa de buscar a sus dueños y aplicarle lo que esta establecido, solo cuando ocurre algun accidente es que vienen los lamentos miestras no pasa nada... creo que se debe de ser mas riguroso a lo hora de hacer...