ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Foto: Internet

Siempre fue de un temperamento rebelde y a la vez, un eterno luchador por la libertad. Apenas adolescente se rebeló contra la autoridad de sus mayores y se fue a navegar. Tras el grito de independencia de Céspedes en 1868, acudió al llamado de la pa­tria y se incorporó a la insurrección. Volvió a hacerlo en 1879, en la llamada Guerra Chiquita. Soportó la dura cárcel española, pero nunca pudieron doblegarlo. En el 95 se ciñó el ma­chete, montó su caballo y tras atra­vesar la Isla bajo el mando del general Antonio, no paró hasta abrevarlo en los riachuelos de Mantua, al otro extremo del país. A los 72 años, cuando un mal presidente cometió fraudes para reelegirse, marchó a la ma­ni­gua. Siempre en nombre de la libertad.

Al nacer en Santiago de Cuba el 30 de octubre de 1834, lo bautizaron como José Quintino Bandera Be­tan­court, pero para la historia y el pueblo cubano es y será el general Quin­tín. Cansado de caminar descalzo por los hornos de carbón, se enroló en un barco y atravesó el Atlántico por primera vez a los 17 años. Re­gre­só a Cuba en 1857 y trató de ganar­se la vida como albañil y jornalero agrícola.

EL MAMBÍ

El 1ro. de diciembre de 1868 se incorporó a la tropa de Donato Már­mol, con la cual inicia su amplio expediente de insurrecto. Participó en la Invasión a las Villas (1875) y en la Protesta de Baraguá (1878). Como muchos otros patriotas, aceptó a regañadientes el cese de las hostilidades.

Por haberse ido a la manigua du­rante la Guerra Chiquita (1879-1880), España lo encerró en una prisión en Baleares. Muchos de los oficiales del Ejército español, a los que combatió en el campo de batalla, fueron a vi­sitarlo a la cárcel; la familia de uno de ellos lo atendió como si fue­ra de los suyos. Quintín, en la con­tienda, nun­ca maltrató a un prisionero pe­nin­sular y les respetaba la vida. Aun­que era inclemente con los cubanos traidores.

Indultado, regresó a Cuba en 1886. Nueve años después encabezó uno de los 35 gritos de independencia acaecidos durante el levan­tamiento simultáneo del 24 de fe­brero. Cuentan que en aquella gesta (1895-1898), dos columnas españolas se encontraron y una de ellas, al “Alto, quién vive”, respondió: “San Quin­tín”, pero los de la primera fuerza en­tendieron “Quintín” solamente, y se generalizó el tiroteo con muchos españoles muertos. Antonio Maceo, tras enterarse del suceso, solía bromear: “Yo, solo con el nombre del compadre Quintín, soy capaz de to­mar La Habana”.

Por sus méritos de guerra lo as­cendieron a general de división. Pero dado su temperamento rebelde y a ciertas indisciplinas cometidas, le quitaron el mando de tropa y le dejaron solo una pequeña escolta. Mas él convirtió ese puñado de combatientes en un destacamento aguerrido y continuó su batallar contra el colonialismo español.

EN LA NEOCOLONIA

Al cesar la dominación española, intentó regentear una fonda pero su carácter solidario no compaginaba con la rentabilidad del negocio y al querer darle de comer a todos sus antiguos compañeros de armas, que­­bró. Sumido en la pobreza, fue a ver al presidente Estrada Palma en bus­ca de un trabajo y este lo ofendió al ofrecerle una limosna. Tuvo que laborar como recogedor de basura y repartió jabones de muestra.

Comprendió que aquella república estaba muy lejana del ideal de Martí y Maceo. Sufrió en carne propia la discriminación racial cuando barberos se negaban a atenderlo por el color de su piel. Vio con estupor cómo algunos de los héroes de guerra como él, que ocupaban un escaño en el Senado o en la Cámara baja, eran humillados por ser negros o mulatos y a sus esposas no las invitaban a las recepciones oficiales, como sucedía con los congresistas blancos.

En 1906 se fue de nuevo a la ma­nigua, creyendo que aquella suble­vación iba a cambiar la situación exis­tente. Pronto se convenció de que todo era un rejuego politiquero, que nada iba a cambiar. Solo, con dos jóvenes sin experiencia de guerra (sus ayudantes, increíblemente, no se hallaban a su lado), una tropa gu­bernamental, guiada por un traidor, lo asesinó el 23 de agosto de 1906. Según su biógrafo principal, el historiador Abelardo Padrón, el cuerpo del viejo mambí recibió cuatro balazos y siete heridas de arma blanca, una de ellas en pleno rostro.

El odio del presidente Estrada Pal­ma y la alta burguesía cubana era tal que se prohibió enterrar al general Quintín en tumba propia y que se le colocaran flores. En el colmo de la irreverencia, exhibieron su cadáver al público cual si fuera una fiera ca­zada en un safari y se ordenó luego arrojarlo a una fosa común. Gracias a un cura bueno se rescataron sus restos para la posteridad.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

fernando lopez dijo:

6

30 de octubre de 2014

12:38:39


MI pregunta en primer termino es si, se ensena en realidad en nuestras escuelas, la talla de semejante heroe????. Buno creo que fata decir que le habian ofrecido una plaza de cartero...Imaginemos nada mas, eso nada mas que un heroe como Quintin fuese ofendido por el Sr Presidente Don Thomas. No se como nuestro Jose Marti no vislumbro la personalidad de este . De toos modos el era ciudadano norteamericano y debio optar por la ciudadania cubana. Creo que el fue como otros un vendepatria y a la larga la historia lo condena, asi que en tal casa nada puede extranar. Quintin fue un heroe popular, y lo que mas indigna es como fue tratado, como fue ofendido. Maldigo a todos aquellos que ultrajaron su cuerpo, que no reconocieron la magnitud de semejante hombre, que fueron sus asesinos, peores que las fieras. Honor y Gloria al General y que viva por siempre su ejemplo.

juan dijo:

7

30 de octubre de 2014

12:44:04


Cuando se habla de los cubanos en el extranjero se dice que son aguerridos, luchadores, batalladores , es porque desde el descubrimiento fuimos luchadores, primero contra los conquistadores luego contra los colonialistas y al final contra la dictadura y el imperialismo de eeuu. Asi nos enseñaron. Quintin.Marti,Gomez.Maceo.Camilo,Che,Fidel,Raul y todos los que lucharon y luchan por nuestra independencia.

RRG dijo:

8

30 de octubre de 2014

14:01:38


Es lamentable tener una historia tan rica en patriotas destacadísimos como Quintín Bandera y otros y que sean tan pocos los artículos que se publiquen de ellos. Me refiero a los más de 40 Mayores Generales, más de 20 Generales de División y más de 70 Generales de Brigada de nuestras gestas independentistas. Creo que se debe enseñar más al pueblo acerca de las hazañas y anécdotas más relevantes de todos aquellos que hicieron posible en su momento que el colonialismo español tuviera que salir de Cuba, aunque lamentablemente posteriormente fuimos intervenidos por los imperialistas del norte. Importante señalar que es Bandera en singulas como bien lo escribió el autor del artículo.

Orestes Oviedo dijo:

9

30 de octubre de 2014

15:28:14


Muy bueno el articulo pues, enseña a las jovenes generaciones los nombres y las hazañas del los fundadores de la Nación, escondidos por los personajes de la seudorepublica. Apovecho la oportunidaa para felicitar la idea de mostar en la televisión la historia de los generales mambises que hace 146 años lanzaron el grito de Viva Cuba Libre y ante la falta de armas lo respaldaron con la dignidad y verguerza de los cubanos saludos Oviedo

Belkis Garcia dijo:

10

31 de octubre de 2014

10:11:39


Bravo , noble y glorioso patriota !!, Gloria eterna!!