ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Además de mejorar notablemente las condiciones de vida de los ancianos, el proyecto de rehabilitación pone a salvo una valiosa obra del patrimonio espirituano. Foto: Vicente Brito

Sancti SPÍRITUS.— Cuando concluya en los próximos meses, la reparación que ahora tiene lugar en el hogar de ancianos San José, en la cabecera provincial espirituana, será la más completa y abarcadora de cuantas se han acometido a lo largo de los casi cien años con que cuenta la edificación.

Concluida a inicios de la década del veinte del pasado siglo, la obra, de evidente estilo ecléctico, trasciende sobre todo por la fidelidad con que ha servido al humanitario fin de acoger en sus predios a los ancianos desamparados.

Según la prensa de la época, fue Concepción Iznaga, viuda de Reyes, la persona encargada de sufragar los gastos por la construcción del asilo, que ya hacia 1920, aún sin terminarse, acogió los primeros moradores, quienes de manera provisional habían habitado la Quinta de Santa Elena, actual sede del proyecto La Guayabera.

Desde entonces y hasta hoy, la instalación transitó por épocas de mayor o menor bonanza, le crecieron algunos adosados, incluso una elegante capilla de influencia neogótica, y recibió puntuales reparaciones, pero ninguna resulta comparable con la profundidad y el rigor de los actuales trabajos.

Restitución de las redes eléctrica e hidrosanitaria, impermeabilización de cubiertas, reposición de elementos de carpintería, resane y pintura del edificio figuran entre las principales acciones acometidas en el centro, un empeño que a juicio de expertos mejora notablemente las condiciones de vida de sus inquilinos y pone a salvo una obra del patrimonio hasta ahora relegada.

La reparación del hospicio San José se desarrolla en el contexto de un ambicioso programa en pos de mejorar la calidad de vida del adulto mayor, el cual incluye la rehabilitación constructiva de las nueve casas de abuelos y de los ocho hogares de ancianos con que cuenta la provincia espirituana.

Autoridades del Ministerio de Salud Pública en el territorio explicaron que junto con el mejoramiento constructivo de estas instalaciones, se ha laborado en la sustitución del mobiliario y en la adquisición de una cifra no despreciable de equipos electrodomésticos, todo lo cual eleva el confort y por ende crea mejores condiciones para la estancia de los ancianos.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Pablo LML dijo:

1

19 de septiembre de 2014

07:58:09


Convencido estoy que en Granma, trabajan muy buenos profesionales del periodismo pero sin perder de vista la línea oficial del Partido, cuando se publica una noticia como la de este Asilo de Ancianos, se debe de publicar una reflexión del por qué en otros pueblos, ciudades o provincias de Cuba, no se logra hacer lo que se logró con el establecimiento de esta artículo. El pueblo cubano es un pueblo de izquierda, progresista, bien formado e instruido, pero no es tonto y cuando ustedes publican algo así como expresión de la regla y no como excepción de la misma, muchos no dirán nada pero la mayoría, en petit comité lo comentará. Todo esto es sin llegar al momento en el cual, todo el que quiera en Cuba tendrá un acceso a internet y podrá tener la opción de valorar varias fuentes de información. Hoy he visto una foto publicada en otro medio de la Clínica Cardona o González Coro, que está en medio del Vedado, la zona más céntrica de la capital del país y está totalmente destruida. No me lo creí y pensé que era una foto manipulada con photoshop, ante lo cual le pedí a un amigo que vive cerca que me dijera si era verdad y me confirmó que era verdad, que estaba destruida. ¿alguien en Granma tiene todavía en sus venas sangre de periodista para hacer un trabajo de investigación sobre este desastre? Y no pido que me publiquen nada. Solo pido que vuelvan al camino de la verdad y de la vergüenza revolucionaria y dejemos de lado el triunfalismo barato de los malos perdedores.