ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
La producción de cemento cola en el territorio ha sido beneficiosa para los programas de la construcción. Foto: / Foto del autor

LAS TUNAS.— Los estudios de factibilidad arrojaron luz. Concretar bien los detalles en la práctica era entonces fundamental. Aquella instalación para producir materiales de construcción, ubicada en la zona de Becerra, en la ciudad de Las Tunas, podía insertar un nuevo renglón, exótico según algunos, por la capacidad de sustituir o reducir importaciones.

Concebido a filo de trazo, cálculo y centavo, el proyecto para producir el llamado cemento cola gustó y atrajo financiamiento nacional, sobre todo para asuntos de materia prima, porque como explica Juan Antonio Góngora Mena, director adjunto de la empresa provincial de mantenimiento de la construcción, el talento creador permitió rescatar, aprovechar y poner en función de esa idea equipos ubicados allí mismo.

Áridos como la arena sílice (procedente de Sancti Spíritus) y carbonato de calcio, traído de Las Parras, en suelo tunero o de la vecina provincia de Granma, confirman lo conveniente que puede resultar el empleo adecuado y sin perjuicio para el medio ambiente, de recursos naturales asentados dentro de la geografía nacional y reservar gastos de compra en el exterior solo para productos imprescindibles, como ocurre con ciertos aditivos, en este caso concreto.

De acuerdo con estadísticas al año de su despegue productivo este cemento dejó utilidades por casi 16 000 CUC, 4 783 de ellos aportados al Gobierno del territorio para en­frentar necesidades locales.

El cemento cola es un producto adhesivo compuesto por cemento gris o blanco, elementos minerales de naturaleza silícea o caliza y algunos aditivos, con el propósito de ser usado en el “enchape” o colocación de baldosas de cerámica en pisos o paredes, ya sean interiores o exteriores.

Listo para recibir la proporción correspondiente de agua y ser empleado, este cemento acentúa su aplicación en obras sociales, patrimoniales, productivas, así como en actividades de albañilería dentro del entorno familiar o residencial.
De hecho, afirma Odalys Nieves Marchán, directiva en el Grupo empresarial de comercio en Las Tunas, “el cemento cola ha tenido notable aceptación en tiendas de todo el territorio donde se realiza la venta de materiales de construcción”.

Producirlo es un primer paso. Asegurar eficiencia en el proceso, estabilidad, calidad del producto y posibilidades de acceso a él resulta no menos importante. Más de 600 toneladas han entregado hasta la fecha los trabajadores que laboran en ese renglón. Por lo general, la demanda en torno a productos así no suele declinar. Los áridos están ahí, el proyecto se afianza, genera ingresos y ayuda a paliar necesidades. Siga entonces la mirada más en la naturaleza del entorno que en la bodega de buques por arribar.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

leo dijo:

1

11 de septiembre de 2014

09:18:20


Muy buena la iniciativa, pero yo que soy de Las Tunas no conocía que este producto tan demandado se fabricara en nuestra ciudad, además tampoco se ve en nuestras tiendas de materiales de la construcción, siempre hay que comprarlo "por fuera"

Jge dijo:

2

11 de septiembre de 2014

11:18:23


Muy buena noticia del terruño, ahora les corresponde a las autoridades seguir los procesos de inversiones para echar adelante esta nueva oferta de Las Tunas y ojalá no se convierta en corto plazo, solo números de la región o no se vea donde se debe ver, en el mercado, en manos del pueblo. Felicitaciones. Saludos

Julio F dijo:

3

11 de septiembre de 2014

11:30:38


No pase igual que con los mosaicos que los pones y al poco tiempo se le cae la capa superior que es de cemento blanco y se ponen roñosos e inservibles.