ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Lo principal es aprovechar bien las capacidades instaladas, los recursos con que cuenta cada territorio… ¡Y trabajar duro!. Foto: del autor

LAS TUNAS.—Muy bien puede resultar en los próximos días para esta provincia —como para otras del país— la visita nacional que por quinta ocasión hurga y deja recomendaciones en torno a la producción y venta de materiales de la construcción.

No es un asunto cualquiera. La vivienda sigue siendo motivo de sensible preocupación y de ocupación para miles de familias en todo el archipiélago.

De cuanto sea capaz de producir y de vender un territorio dependerá no solo el avance físico en cantidad, calidad y mejoramiento de la infraestructura habitacional, sino también la posibilidad de que el Estado pueda destinar montos superiores al subsidio para las familias más necesitadas.

No por casualidad los Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución plasman la necesidad de “satisfacer con la calidad requerida, por la industria de materiales de la construcción, con énfasis en la producción local de materiales, la de­manda para la venta a la población con destino a la construcción, conservación y rehabilitación de viviendas” (lineamiento 296).

Por ello ni el incremento productivo que re­gistran las estadísticas aquí, ni el mejor comportamiento que acumulan las ventas en las tiendas habilitadas para ese tipo de materiales, siembran tranquilidad o complacencia entre quienes saben que todavía se pueden aprovechar mucho mejor tanto las capacidades instaladas como los recursos naturales y la centenaria experiencia sedimentada en torno a esas producciones.

Según explica Argelio Luis Corría, responsabilizado con ese programa en el Consejo de Administración Provincial, hoy Las Tunas incursiona, a mayor o menor escala, en 115 de los 118 renglones que fija el nomenclador. Ello, sin embargo, no significa necesariamente satisfacción de las demandas o que todo marche a la perfección.

De hecho en su anterior visita el grupo nacional reconoció que la provincia puede producir y vender mucho más, pero también recomendó prestarle más atención a un sistema que permita y exija certificar la calidad de todo lo que se produce y va a las tiendas de venta.

El problema no consiste en producir por producir, con arreglo a una cifra de obligatorio cumplimiento. Fabricar bien, hacerlo con eficiencia, no desperdiciar nada, ofrecerle permanente seguimiento al asunto de los precios en cada lugar, sacarles provecho a productos ociosos pero útiles y abrir paso comercial a mercancías o renglones de lento movimiento… todo ello puede ayudar a destrabar nudos que amordazan la capacidad de avanzar mejor.

Un reciente intercambio entre organismos que intervienen en el ámbito de los materiales constructivos, demostró que debe haber un mejor control, incluso sobre mapa, de las materias primas fundamentales con que cuenta cada municipio, rescatar o adquirir equipos, fabricar más en consonancia con capacidades y necesidades, almacenar mejor el producto en las tiendas, capacitar más a quienes allí laboran para facilitar la información al pueblo e incrementar la gestión y el nivel de venta…

En esas y otras aristas hurgará la visita. Habrá concesión de puntos, evaluación… Tal vez eso tenga y mantenga corriendo a algunos. “Salir bien” en la producción y venta de materiales no debe ser el propósito coyuntural, efímero, la meta a ciegas. Más importante que “salir bien” en un momento dado es estar realmente bien todo el tiempo, porque es el único modo de acercarse en el mayor grado posible a lo que necesitan la familia, la sociedad y la economía en el país.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Efraín Pastor Nieves dijo:

1

4 de septiembre de 2014

07:03:10


Esta es una Gran Iniciativa. Lo planteado de manera puntual para Las Tunas es el modelo perfecto para producir, dentro de estándares y parámetros de efectividad y calidad, lo necesario para el desarrollo local. Sería edificante reproducir y extender la experiencia en un esquema I+d+i que permita transformar sectores productivos que muestran bajos resultados en la actualidad. Es convertir la experiencia en praxis que genere ideas y pautas para el Hacer y el Hacer Mejor. La propiedad social puede producir igual o mejor que la propiedad privada; es necesario actuar con eficiencia y competir con base en la emulación de productores (benchmarking socialista). Ojalá no se abandone este tipo de iniciativas.

Antonio Vera Blanco dijo:

2

4 de septiembre de 2014

10:09:52


Esos ladrillos no parecen bien formados o bien cocidos.

yaimel dijo:

3

4 de septiembre de 2014

10:26:10


perdón pero esos ladrillos no tienen ninguna calidad, que no pueden hacer bien las cosas, si ya gastaron el material porque no hacerlos uniformes, digo yo.

J:R:Glez dijo:

4

4 de septiembre de 2014

14:09:25


que bueno ., el ladrillo que realmente es de un costo muy barato en lo que se refiere a la materia prima ya que por lo general siempre esta cerca de la fabrica y es de gran valor para las reformas en las casas o la construcción en general. me alegro mucho y me da tremenda alegría el saber que todas las pequeñas fabricas poco a poco están ocupando su papel que a mi criterio será lo qué ayudara mucho a resolver los grandes problemas que hay para los trabajadores en lo referente a las construcción .recuerdo que yo siendo trabajador del tejar de simpatía en la provincia de Cienfuegos, donde se producía tejas de barro para el techos de las contracciones de casas y almacenes así como ladrillos de diferentes tipos y mediciones, en unos grandes hornos donde se daba calor para curar el producto, nos brillaban los ojos de ver aquella belleza de producción., tengo la fe de que algún día el tejar simpatía del municipio de Abreu y de la provincia de Cienfuegos. puedan al igual que ustedes echar andar con toda la capacidad que tenia esta fabrica de ladrillos y tejas por allá por los años de 1960. a ustedes mantengan en alto el espíritu de lucha y que su fabrica este dentro de las mejores de las pequeñas que juegan un papel muy importante para la población en estos momentos y así nuestras ciudades no tendrán casas chabolas sino casas confortables y bellas. gracias y mantengan en alto el espíritu de lucha.

abelardo mena dijo:

5

4 de septiembre de 2014

14:13:28


El programa de rehabilitacion de viviendas y ciudades carece de cohesion y sistematicidad, y no escucha los planteamientos de arquitectos y urbanistas. No se lograra nada si una nueva ley de viviendas no reconoce el rol de la empresa privada y cooperativa en la planeacion, construccion/rehabilitacion, y comercializacion de fondos habitables, y en la produccion de materiales/elementos constructivos actualizados. No se ha legalizado el rol del arquitecto como profesional independiente, con capacidad proyectual y ejecutiva. Seguimos dando vueltas en redondo.