ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Tan noble programa no puede verse afectado por trabas burocráticas y dilaciones injustificadas. Foto: del autor

CAMAGÜEY. — Desde que en enero del 2012 comenzara el proceso de otorgamiento de subsidios a personas naturales para realizar acciones constructivas en sus viviendas por esfuerzo propio, hasta el cierre del mes de junio del año en curso se habían concluido en esta provincia 763 inmuebles.

La cifra apenas representa el 41% de los mil 875 casos aprobados a instancia de los gobiernos locales, lo cual significa similar número de familias amparadas por la protección estatal para resolver, fundamentalmente, los problemas provocados en sus hogares por desastres naturales u otras afectaciones severas.

El asunto fue analizado de manera crítica por los delegados a la Asamblea Provincial del Poder Popular, quienes en la más reciente sesión ordinaria de trabajo coincidieron en el criterio de que, con mayor organización y control, las acciones constructivas habrían transitado por un camino menos escabroso.

Durante el análisis, se expusieron las insuficiencias presentes en las entidades que deben asegurar la buena marcha del programa y por falta de sistematicidad, integración y conciliación oportuna los ritmos de ejecución de las obras no han estado a tono con los cuantiosos recursos asignados.

Según las instituciones bancarias, en Camagüey se ha destinado un monto, solo para subsidios, de más de 84 millones de pesos; sin embargo, una parte de ese financiamiento está aún inmovilizado, entre otras causas, por morosidad de las personas o dilaciones innecesarias en la realización de los trámites.

Nuevamente salieron a relucir las dificultades presentes en los técnicos de las Unidades Municipales Inversionistas de la Vivienda (UMIV), quienes tienen la responsabilidad de acompañar todo el proceso en los consejos populares, desde la conformación de los expedientes hasta la culminación de los inmuebles.

René Jiménez Bueno, director de la entidad provincial, reconoció que no a todos los casos se les ha dado el seguimiento establecido, a la hora de cumplir la asesoría técnica y exigir el cumplimiento del cronograma de ejecución, lo cual evita problemas e insatisfacciones en las personas beneficiadas.

Si bien el plan de ventas de materiales de la construcción se cumple de manera general hasta la fecha (de allí salen los fondos para los subsidios), la comercialización se ha visto afectada por desabastecimientos transitorios de cemento, bloques, puertas, ventanas, elementos de techo y tuberías hidráulicas y sanitarias.

Al respecto, se propuso tomar la experiencia de otras provincias del país, donde se les ofrecen a los subsidiados “paquetes” de productos según la etapa en que se encuentre cada obra, iniciativa que agiliza los ritmos constructivos y permite avanzar de manera coherente y organizada.

Como ratificaron los propios delegados a la Asamblea Provincial del Poder Popular en Camagüey, resulta inaplazable erradicar las deficiencias planteadas y montar un sistema de trabajo eficiente en cada municipio que visibilice los beneficios y acelere el impacto social de tan noble programa.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.