ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Enrique Valentín Guerra Ro­drí­guez lleva más de dos décadas como chofer de un mismo ómnibus de pasajeros en Las Tunas. Foto: / Foto del autor

LAS TUNAS.— ¡Qué bueno, caramba! —exclamó el anciano An­tonio Díaz— ahí viene la guagua de Valentín. Creo que por fin voy a salir de esta parada. Y, efectivamente, minutos después el hombre viajaba rumbo al centro de la ciudad, a bordo de un ómnibus que a golpe de calendarios se ha convertido en patrimonio visual y salvadora alternativa a mano de los tuneros.

“Llevo 26 años y cuatro meses encima de este equipo —comenta Enrique Valentín Guerra Ro­drí­guez, trabajador perteneciente a los servicios técnicos de la empresa provincial de transporte y cargas generales, de Las Tunas.

 “Cuando la recibí no caminaba. Traía un motor de gasolina pero le faltaban agregados, no tenía piso, recuerdo que al trasladarla vine sobre un asiento improvisado con bloques. En la empresa la reconstruimos completamente; creo que quedó mejor que cuando vino de la antigua Unión Soviética. Desde entonces no me ha abandonado, ni la he abandonado, un solo día.

“Al principio fue destinada para la atención a visitas, trabajos de inspección, servicio a organismos y otras necesidades. Hoy puedo decirte que llevo 26 años apoyando jornadas cucalambeanas, sin contar varios festivales de magia y otras actividades de las artes escénicas.

“También permanecí alrededor de cinco años viajando dos y hasta tres veces por semana hacia el aeropuerto holguinero, por donde salían y regresaban pasajeros de nuestra provincia.

 “Ante las dificultades con el transporte urbano me pidieron re­forzar ese servicio aquí. En estos momentos estoy haciendo un recorrido fijo que inicia en La Feria y termina en los hospitales, para beneficiar fundamentalmente al per­sonal que trabaja en esas instalaciones de salud. Después de las 8:15 de la mañana continúo en­tonces en ruta libre por los puntos más complicados de la ciudad.

“¿Problemas con los pasajeros? No. Yo pienso que son bastante receptivos. A veces he discutido con algunos por expresarse incorrectamente, pero siento que, en general, me aprecian, respetan mi trabajo y mi ??ómnibus”.

Tu equipo “ha enterrado” a otros, mucho más nuevos… ¿Có­mo logras mantenerlo siempre activo?

—En primer lugar, sintiendo que es mío. Eso me permite entonces cuidarlo como debe ser. Yo estoy siempre al tanto del menor fallo o problema que pueda presentar, soy quien primero me ocupo de arreglarlo, de lavarlo, de darle el mantenimiento programado y las revisiones técnicas que lleva periódicamente. Mi carro solo lo manejo yo, nadie más.  Creo que nadie va a cuidarlo igual. Nunca ando corriendo. La velocidad no conduce a nada bueno: acaba con la vida humana y con los equipos.

 “Por todas esas razones y por lo que amo mi trabajo, apenas cojo diez días de vacaciones al año. Con eso es suficiente para llevar a mi esposa y a mis hijas a la playa, darle un pequeño receso a mi ómnibus y chequearle su salud téc­­nica para entrarle otra vez al trabajo con todos los hierros”.

Pocas personas tal vez conozcan que sobre la base de esos y de otros buenos motivos, Valentín ocupa desde hace varios años privilegiado lugar de vanguardia en su colectivo. La gente solo sabe que él siempre está ahí, de impecable camisa blanca y corbata, detrás del volante, atento a su deber, dueño de un ómnibus que nadie asocia a la empresa de transporte, sino a él: su verdadero dueño en la práctica.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Canario dijo:

1

3 de junio de 2014

02:11:22


LA GUAGUA: ¡palabra tan cubana y tan canaria al mismo tiempo!(Aquí nos llegó de la Gran Antilla). Las estaciones y paradas de ese tipo de transportes, llamado "servicio de guaguas" en Canarias, donde figuran los rótulos de "Estación de guaguas" y "parada de guaguas", mientras que en el resto de España es "autobús". A los peninsulares que llegan por primera vez a nuestras islas les suele hacer gracia, les llama la atención, esta particularidad de nuestra tierra, de la que nos sentimos muy orgullosos los canarios, y que es una manifestación popular más de los lazos humanos y culturales que siempre hemos compartido con la isla de Cuba y su pueblo.

OVC dijo:

2

3 de junio de 2014

11:24:33


No me sorprende el justo reconocimiento a Valentín con este artículo, soy su compañera de trabajo desde hace muchísimos años y siempre a sido un trabajador incansable, íntegro y revolucionario, su amor por lo que hace ya lo ha convertido en un personaje popular en Las Tunas. Como estímulo se le asignará un nuevo ómnibus, pero ..... Valen, cuánto te costará desprenderte de tu querida guagüita????

guajiro dijo:

3

3 de junio de 2014

12:00:33


En Moron hay un chofer con una historia similar. En el trayecto desde esa ciudad hasta Chambas, todos conocen la guagua "de Marcelo". Nunca había visto a un chofer bajarse de la guagua, ir hasta la altura de la mitad de la guagua y pedirle a los pasajeros que cubran los espacios vacíos para poder transportar a los que están abajo. Nunca maltrata a nadie y de tanto cariño que da, muchos pasajeros lo tratan como si fuera su hijo, su padre o su hermano, yo diría que hasta lo miman. Es bueno que mostremos a esos héroes anónimos del día a día. Marcelo no me conoce, pero hace muchos años tenía pendiente hablar de él. Ojalá y algún periodista (por ejemplo el maestro José Aurelio Paz de nuestro periódico Invasor) le rindan ese honor tan merecido y lo saquen del anonimato. Creame que muchos lo agradecerán porque él, bien lo merece.

dijo:

4

3 de junio de 2014

15:04:01


Me alegra mucho que tengas un nuevo ómnibus, pero me da mucha tristeza de imaginar el destino de la "guaguita de Valentín" dale la fórmula al nuevo chofer para que dure 26 años más al servicio del pueblo.

Alexis dijo:

5

3 de junio de 2014

16:32:21


Me siento tan contento como si el reconocimiento fuera para mí, porque aunque no sabía su nombre, he viajado con él muchas veces, desde que cubría la ruta del aeropuerto de holguín a Las Tunas. Recuerdo que cuando tenía pocas reservaciones siempre se preocupó por no viajar con capacidades vacías. Ahora lo veo lo mismo en la ruta 1 que en la 7 que son las más demandadas en esta ciudad de Las Tunas y siempre impecable tanto en el trato a los pasajeros como en el uso de su uniforme. Ojalá aparezcan "otros Valentín" para las rutas 10; 4; 2; 3 y el resto de los omnibuis incluídos los intermunicipales que apenas existen y los nacionales que muestran mucho poder y no siempre es para educar a pasajeros con el ejemplo de sus choferes. Felicidades Valentín.