ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Este sigue siendo un espacio abierto al ejercicio de opinar, sugerir, escuchar, exigir y aportar. Foto del autor

LAS TUNAS.— De acuerdo con su esencia o clasificación, los más de 6 000 planteamientos formulados desde que echó a andar aquí el actual proceso de rendición de cuenta e intercambio del delegado con sus electores, pudieran derivar en una participación similar o proporcional de las administraciones y de la comunidad, a la hora de enfrentar y solucionar preocupaciones y quejas de la población.

La VI sesión ordinaria del presente periodo de mandato de la Asamblea Provincial del Poder Popular, subrayó que si se aprovechan bien las potencialidades y el concurso comunitarios podrían ser resueltos aproximadamente el 48 % de los planteamientos recogidos, en tanto más del 50 % corresponderían a organismos, sectores y entidades donde se concentran asuntos de alta sensibilidad.

En ese sentido, el cronograma sigue delineando a pie de circunscripción insatisfacciones en torno a insuficiencias relacionadas con el de-sempeño administrativo, tales como el estado de calles y caminos vecinales, el alumbrado público, la reparación de líneas eléctricas y la recogida de desechos sólidos: actividad determinante para poder lograr un favorable am­biente higiénico y sanitario que reduzca riesgos frente al brote de enfermedades.

Directivos y miembros de la Asamblea consideran que, aún cuando debe mejorar la asistencia (77,3 % según reportes, hasta ese instante), el proceso vuelve a ser espacio donde miles de electores expresan problemas latentes en los lugares de residencia, reciben información, conocen acerca de la gestión de sus delegados, escuchan respuestas y exigen mayor rigor sobre las administraciones.

Ello ha permitido incorporar al plan de la economía numerosos planteamientos anteriores, que si bien no resultan todavía suficientes, confirman la factibilidad de seguir insertando gradualmente la opinión popular en el cada vez más importante proceso de planificación en el país.

Por ello, al dialogar con delegados, presidentes de Consejos Populares y otros representantes del pueblo, la ingeniera Lilian González Rodríguez, presidenta de la Asamblea Pro­vincial del Poder Popular en Las Tunas, reiteró la necesidad de “prepararnos todos, mucho más y mejor, para cumplir nuestras funciones, desterrar la indolencia, el formalismo y el burocratismo que tan nocivo efecto tienen en la solución de dificultades que perjudican a la población”.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Dr. Adbel Hechavarria Espinosa dijo:

1

29 de mayo de 2014

09:22:27


Un saludo a mi hermano periodista y Diputado Pastor, coincido con tu opinión pero las cosas no son así de color de rosa, he tenido la oportunidad e participar en varias rendiciones de cuenta de los delegados a sus electores y he visto el estado de fragilidad que queda un delegado ante un elector que le dice ¨Oiga delegado para que vamos a plantear algo si hace ya trece años que vengo haciendo este planteamiento y no se resuelve o aquel hecho hace 5 años donde afecta a la comunidad por ejemplo un trillo mal cerrado y que los organismos implicados nunca se aparecen a dar respuesta, póngase en el papel de ese delegado cuando al rendir cuenta viene con un listado de planteamientos sin resolver, es verdad que ellos tienen la investidura política y gubernamental para gobernar en su territorio, pero cuando depende la solución de otras personas y organismos, comienzan los problemas, que deprimen su imagen, es verdad que nos falta mucho, en la solución de los problemas comunitarios, la participación de sus principales actores, que es el pueblo, que al parecer cuando ven la no intención de resolver los problemas de algunos organismos, de desaniman a continuar resolviendo los problemas que cada vez van siendo diferentes y difíciles de resolver. Mira un ejemplo clásico de esta etapa que estamos viviendo con la reaparición de algunas enfermedades, llevamos 50 años enseñando nuestro pueblo a defendernos con las armas y las ideas, a defendernos ante las agresiones, pero no somos capaces de defendernos ante un mosquito, una bacteria, nuestro pueblo tiene que ser intransigente con su salud y la de sus familiares, si cumple con ese rol, mejoraríamos mucho, y así el delegado y nosotros los trabajadores de la salud podríamos resolver otros problemas que se presenten.