ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Foto: Foto del autor

LAS TUNAS.— En medio del ordenamiento y del perfeccionamiento que siguen registrando la economía cubana y sus procesos internos relacionados con la producción, los servicios, las finanzas, la eficiencia, el ahorro y el óptimo empleo de los recursos, no basta con tener dominio teórico o conocimiento: es necesario también actuar en correspondencia con lo ya conocido o vigente. Y no siempre ocurre así.

Por ejemplo: directivos y especialistas de la Oficina Nacional de Administración Tributaria (ONAT) opinan que, en general, las empresas, organismos y entidades estatales conocen el beneficio que el sistema tributario cubano reserva para las personas jurídicas que pagan antes del 28 de febrero el impuesto sobre transporte terrestre.

Se sabe, por tanto, que quienes concurren antes de esa fecha, son bonificados con la rebaja de un 20 por ciento en la cuantía que deben abonar.

Aun así, 185 entidades tuneras desaprovecharon esa oportunidad este año. En ningún caso puede hablarse de indisciplina fiscal, porque en realidad el plazo para ese pago se extiende hasta el 30 de septiembre. Pero… de haberlo hecho en los dos primeros meses, las referidas empresas se hubiesen ahorrado, en conjunto, más de 93 000 pesos.

¿A cuánto puede ascender la cifra en el país? ¿Beneficiaría o no a miles de entidades cubanas disponer del dinero equivalente a ese 20 por ciento en sus cuentas? Por supuesto que sí.

No es lo mismo pagar 277 400 pesos por concepto de “chapa” (término con que la población identifica el impuesto), que ahorrarse 55 500 pesos solo por cumplir ese deber en el primer bimestre: tentadora oportunidad que esta vez se le escapó a la unidad empresarial de base de Las Tunas de la Empresa de transporte y servicios mecanización… por apenas mencionar un caso.

Llama la atención que un alto número de personas jurídicas en el país no utilicen de forma inteligente, razonable y con sentido económico esa opción. Pero preocupa mucho más que algunos morosos arriben al plazo tope de septiembre sin pagar aún el impuesto.

Así ocurrió con siete entidades tuneras el pasado año. Y esas sí son ya “palabras o numeritos mayores”, porque en tal caso se procede a aplicar sanción por multa y recargo.

Como es de suponer, el presupuesto asignado o la planificación interna conciben una cantidad bien definida de dinero para el pago del impuesto sobre transporte terrestre (en virtud del parque de vehículos existente), pero difícilmente incluya una cifra “adicional” para pagar multas y recargos por incumplimiento del deber formal.

¿De dónde sale entonces la “plata extra”? Evidentemente, de otras actividades, destinos o partidas, con la consiguiente afectación, anomalía o irregularidad que acompaña a tal decisión.

¿Evitable esto último? Nadie lo dude. ¿Factible la posibilidad de ser beneficiado mediante bonificación del 20 por ciento si se paga entre enero y febrero? Claro que sí.

¿Dónde está el problema entonces? Al parecer, no tanto en un dinero que suele estar ahí, a mano o “en la mano”. La causa apunta más bien hacia esas insuficiencias del plano subjetivo, que muchas veces anudan, atan e inmovilizan la cabeza, las manos, la capacidad de prever y hasta la obligación de actuar.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Ramon dijo:

1

11 de abril de 2014

09:13:43


La pregunta realmente no es: Cuanto ahorrarian las empresas si pagaran en tiempo..... La pregunta es? de qeu le vale a la empresa ahorrar?? que pudiera hacer con el dinero ahorrado?? usarlo en que?? en pagos a los trabajadores?? en que?? la respuesta es simple, no la beneficia en absolutamente nada. Saludos.

robier dijo:

2

11 de abril de 2014

10:43:56


Si la Empresa de Transporte en Las Tunas no ha querido optener este beneficio por concepto de efectuar el pago antes de que concluyera febrero es porque no ha querido, pues sus niveles de recaudación son altos, debido a mayor disponibilidad de transporte, a incrementos de rutas, a exceso de pasajeros, etc. Desde que entraron en servicio los omnibus Diana en nuestra provincia el transporte urbano local ha mejorado con mayor frecuencia de viajes pero el precio es de $ 1.00 peso para todo tipo de transporte tanto estatal como privado. He escuchado criterios de que en otras provincias este precio es diferenciado, en nuestra provincia este precio es caro para los trabajadores asalariados que hecen uso diario de este servicio.

Goya dijo:

3

11 de abril de 2014

16:51:10


Amigo periodista, todos los pagos que hacen las empresas estatales constituyen un mero ejercicio matemático, el dinero es de uno sólo, de una mano para la otra. Sobran las palabras.

Guillermo Martínez dijo:

4

12 de abril de 2014

10:46:19


Rara forma de pensar de alguna gente. Si a cada uno de Uds (Ramón, Robier, Goya, etc) les dieran como opción pagar 100 pesos o pagar 80 pesos ¿lo tienen que pensar? No hay país en el mundo que no ofrezca a sus ciudadanos, empresas, etc, este tipo de opciones y, en su inmensa mayoría optan por un SÍ, PAGAMOS ANTES CON DESCUENTO. El descuento de 20% es moneda corriente en el mundo entero. Es bastante esa cifra. No le encuentro lógica a sus "lógicas" de pensamiento. En un país socialista como el vuestro, ese 20% de ahorro TAMBIÉN ES DE USTEDES !!!!!! ¿o no ???? Buena Fé canta: "La sospecha corroe la cabeza, mi gente"

Jge dijo:

5

13 de abril de 2014

12:57:06


Fácil, hay que analizar profundamente el compromiso que tienen los cuadros por las empresas que dirigen, lo que realmente buscan en el cargo, si es personal o pensando en la tarea que se le ha asignado de hacer una empresa más rentable, si se importan por la misma, preguntarles si el negocio fuera particular qué harían, si adelantan la declaración para obtener el beneficio o lo dejarían pasar, la respuesta sería obvia. En muchos casos esos son los cuadros que a la hora de rendir cuenta de su empresa, solo responden estamos trabajando, sin noción de lo que hacen. Quién puede verificar todo esto? Está en la hora de que se tomen medidas drásticas, no cambiando a cuadros para otras empresas, no haciendo comisiones para investigar, no haciendo amonestaciones, todas estas medidas sabemos no ha funcionado nunca, un cuadro cae y casi siempre para no ser absoluto, cae para arriba.