ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Los tuneros disfrutan de la agradable bebida en un local renovado. Foto: del autor

Las Tunas.— Desde el primer momento las autoridades del territorio sabían el favorable impacto que podía tener el hecho de transformar radicalmente no solo las condiciones de aquel antiguo y modesto local destinado a la venta del llamado pru oriental, sino también —y sobre todo— el consiguiente vuelco que debía registrar la calidad del servicio.
La reanimación del centro de la ciudad, mediante el segundo segmento del bulevar, vino como anillo al dedo para el rescate de esa centenaria, refrescante y medicinal bebida, cuyos orígenes, según estudios, se remontan al arribo de los primeros inmigrantes franco-haitianos por el oriente del archipiélago cubano.
Poco más de dos meses después de su feliz reapertura, la unidad presenta un panorama bien distinto del que la caracterizó durante más de tres décadas.
“Ocho años atrás —explica Raúl Herrera McKenzie, administrador— el plan de venta era de unos 7 500 litros al mes y en la práctica se quedaba por debajo del 50 %. Esa situación obligaba a cubrir la diferencia con otras producciones auxiliares. Ahora, sin embargo, estamos produciendo y vendiendo alrededor de 20 mil litros o lo que es igual: unas 60 mil raciones.”
De acuerdo con el criterio de personas como Edilberto Rodríguez, usuario, “esto no tiene nada que ver con lo que fue ayer, porque antes tenías que tomarte el pru de pie y a pico de botella, mientras que ahora te sientas a la mesa o allí en la barra, te lo sirven en una jarra; el local está muy bueno, con aire acondicionado, limpio y la atención es buena”.
A ello se une la opción de acompañar esa agradable bebida con una ración de paniqueque (dulce de harina conocido en algunas zonas como keke), cuya elaboración esperan realizar próximamente, allí mismo, los trabajadores de la entidad.
Experiencias similares acentúan la tradición hacia el consumo del pru en zonas como Bayamo, Santiago de Cuba y otras, a partir de un sencillo proceso de fermentación en el que por lo general intervienen la llamada raíz de China, bejuco ubí del África (bejuco indio), jengibre, hoja de pimienta dulce o canela, agua y azúcar, aunque hay quienes añaden caña santa, retoños de pino o raíces de palma real.
Agradable para el cubano, novedoso al paladar del visitante extranjero y refrescante para todo el que lo ingiere, sobre todo en los ardientes meses del verano, al pru se le atribuyen propiedades medicinales, por ser una bebida depurativa o purificadora, diurética, muy útil para el control de la hipertensión e incluso se le asocian efectos afrodisíacos.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.