ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Foto: Anabel Díaz

El movimiento sindical tiene mucho que hacer por la eficiencia económica, sobre todo en un sector como el de la construcción, afirmó Ulises Guilarte de Nacimiento, presidente de la Comisión Organizadora del XX Congreso de la CTC, quien junto a Carlos de Dios Oquendo, secretario general del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Construcción, presidió el encuentro que celebraron los delegados procedentes de esta esfera, incluidos los de la rama de los recursos hidráulicos, con autoridades del MICONS y del INRH.

Dirigentes sindicales de organizaciones de base y organismos de dirección, entre ellos varios que representan las nuevas formas de gestión no estatal, recibieron información del Ministerio de la Construcción, mediante la presentación realizada por Angel Vilaragut, viceministro primero, quien abordó asuntos como el estado de la implementación de los Lineamientos que involucran al sector, los principales resultados alcanzados en el 2013 y los objetivos para el 2014.
Seguidamente De Dios y Vilaragut se refirieron a los planteamientos fundamentales formulados por los trabajadores en los procesos políticos realizados como parte del Congreso, así como en asambleas de afiliados y de representantes, entre ellos los relacionados con el salario, la pérdida de fuerza de trabajo calificada, la insatisfacción con los servicios de alimentación, la mala calidad de los me-dios de protección y los elevados precios de la ropa y calzado de trabajo.
Durante el intercambio, en el que también participó Abel Salas, vicepresidente del INRH y otros funcionarios del MICONS, intervinieron diferentes delegados de varias provincias, quienes insistieron en temas recurrentes de los trabajadores en sus reuniones, vinculados a la necesidad de la organización del trabajo, las insuficiencias del proceso inversionista, los problemas del delito, la corrupción, las indisciplinas laborales, y fueron expuestas experiencias de trabajo por cuenta propia.
Mirar desde la base productiva

Foto: Anabel Díaz

Analizar los problemas que afectan los procesos productivos con la mira sobre la fuerza trabajadora y su organización, fue el enfoque que guió el encuentro de los delegados de los sindicatos de los trabajadores agropecuarios, forestales y tabacaleros con autoridades del Ministerio de la Agricultura (MINAG).

En el diálogo —al que asistió el miembro del Buró Político y vicepresidente del Consejo de Estado, Salvador Valdés Mesa— se debatieron algunos de los principales problemas detectados en sus asambleas de afiliados.
De acuerdo con Adriana Ballester, directora de Personal del MINAG, entre las dificultades más acuciantes figuran las referidas a la fluctuación de trabajadores del sector tabacalero, la atención integral a la fuerza de trabajo, y las insatisfacciones con la aplicación de los sistemas salariales.
Otros problemas que se señalaron fueron la falta de rigor en los estudios de calidad, las insatisfacciones por la entrega en tiempo de medios de protección individual y por las condiciones de trabajo, y los atrasos en los financiamientos.
Cuestión medular fue la abordada por Miriam Martínez Fernández, delegada guantanamera, quien se refirió a la necesidad de estimular el regreso de los habitantes de las zonas montañosas a sus orígenes, debido a la emigración que se ha producido en los últimos años hacia áreas con mayor densidad habitacional.
Las soluciones, concluyó Valdés Mesa, las tenemos nosotros mismos, porque los problemas, más allá de los aspectos materiales, tecnológicos... son organizativos.
En el encuentro también estuvieron presentes el miembro del Comité Central y jefe del Departamento Agroalimentario, Santiago Pérez Castellano, el ministro de la Agricultura, Gustavo Rodríguez y miembros del Consejo de Dirección del MINAG.
Exigir más disciplina

Foto: Anabel Díaz

Aunque mucho se ha debatido en la base, todavía quedan preocupaciones y aspectos por discutir en este XX Congreso de la Central de Trabajadores de Cuba (CTC). Así lo demostraron los delegados del sector azucarero durante el encuentro sostenido en la tarde de este jueves con directivos del Grupo AZCUBA y la dirección nacional de ese sindicato.

Los participantes señalaron dificultades con el pago a tiempo de los salarios en algunos lugares y con los medios de protección, y además abordaron la situación de deterioro de los equipos en la industria y para laborar en los campos, la atención al movimiento de innovadores y racionalizadores y el mal estado de los caminos cañeros.
También se refirieron a la necesidad de preparar mejor a los hombres para asumir el cambio de tecnologías en todo el proceso de producción y a los problemas objetivos que hoy afectan la llegada de los especialistas y técnicos de institutos que radican en la capital del país a la base productiva, para ofrecer la necesaria capacitación.
Quedó demostrado en el intercambio que todavía hay mecanismos que ajustar al interior de AZCUBA, pues varios delegados llamaron la atención sobre los servicios que se prestan entre empresas pertenecientes a este grupo y que en ocasiones son más caros y de menor calidad que los que reciben de otras entidades.
Asimismo se criticaron los mecanismos burocráticos que entorpecen todavía el de-sempeño de algunas UBPC en el ámbito financiero y el hecho de que las piezas necesarias para acondicionar los centrales y las máquinas para la zafra continúan llegando en el último minuto, lo que conlleva que no siempre los trabajos se hagan con la calidad requerida ante la premura de la arrancada.
Los azucareros patentizaron que aunque la presente zafra no marcha bien, la disposición es la de aprovechar al máximo el tiempo que que-da para aportar la mayor cantidad de azúcar al país.
En este sentido se pronunció José Antonio Pérez Pérez, secretario general del Sindicato Nacional de Trabajadores Azucareros, quien señaló que además de los problemas administrativos y objetivos que existen, también hay problemas de disciplina. "La mejor manera de representar al trabajador es exigirle disciplina a él y a los dirigentes", afirmó.
Civiles de la defensa en el XX Congreso

Foto: Anabel Díaz

Los delegados del Sindicato Nacional de Trabajadores Civiles de la Defensa también intercambiaron con jefes del Ministerio de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR) y el Ministerio del Interior (MININT), en el salón de reuniones de la dirección general de la Policía Nacional Revolucionaria.

En la cita, los delegados de este sindicato expresaron la necesidad de ser más activos en tramitar los planteamientos recogidos en las asambleas de afiliados; de proteger, además, los recursos naturales y trabajar aún más en pos de la repoblación forestal del país.
Asimismo, se informó que el año anterior los trabajadores cumplieron con los planes para la preparación del personal, los ejercicios de mando a los diferentes niveles, las maniobras de agrupación de tropas y ejercicios tácticos. Además, que se trabajó en un grupo importante de tareas como la modernización del armamento y la técnica, así como la construcción de obras para la defensa del país.
El encuentro estuvo presidido por Amarilys Pérez Santana, miembro de la Comisión Organizadora del XX Congreso de la CTC. Se encontraban presentes, además, varios jefes de las FAR y el MININT, delegados e invitados a este XX Congreso.
Los trabajadores son la prioridad
Los 140 delegados e invitados del sector de la salud al XX Congreso obrero intercambiaron con las máximas autoridades del ministerio del ramo sobre las inquietudes y propuestas manifestadas en el proceso de debate del cónclave de los trabajadores, y las respuestas del sistema de salud pública a las mismas.
El resumen de los afiliados en las asambleas sindicales refleja como principales preocupaciones la insostenibilidad de los servicios de lavandería, la necesidad de la rehabilitación de los sistemas ingenieros, como el clima y las calderas, y la respuesta poco oportuna que ofrecen muchas veces empresas como Frío Clima y Alastor.
También menciona la necesidad de proveer de útiles y herramientas a los trabajadores de electromedicina, el incumplimiento en la entrega de materias primas para la producción de medicina natural y tradicional—fundamentalmente la masa vegetal—por parte de la agricultura, el deterioro de computadoras e impresoras y la dificultad para su reparación, la disponibilidad y calidad de los medios de protección en áreas de riesgo, así como la calidad del calzado de enfermería y la importancia de lograr que los recursos lleguen a los trabajadores con inmediatez, entre otras.
A cargo del viceministro primero, José Ángel Portal Miranda, los delegados recibieron información detallada sobre las estrategias de inversión y mantenimiento que desarrolla el organismo para dar respuesta a estas inquietudes, y conocieron los principales resultados en las transformaciones necesarias llevadas a cabo en el sector.
Al respecto, el viceministro reiteró que la atención al hombre como recurso más valioso del sistema sigue siendo una prioridad, lo cual se refleja en los cuantiosos recursos destinados a la recuperación del equipamiento, que influye en el mejoramiento de las condiciones de trabajo. Igualmente, puntualizó Portal Mi-randa, se le presta atención a la recuperación de las bibliotecas, la conectividad, la alimentación, y se estudian métodos para mejorar la atención a la guardia y el salario.
Sobre la ética que debe caracterizar a todo profesional de la salud habló el villaclareño José Luis Aparicio, quien resaltó que el pueblo merece y espera más de los profesionales del sector, y todavía persisten insatisfacciones en cuanto a la ética y la calidad de los servicios.
El hombre que necesita la Revolución
La calidad de los cuadros y el papel del sindicato en la lucha contra la corrupción y las ilegalidades fueron algunos de los tópicos tratados durante la sesión vespertina de ayer por los trabajadores del Sindicato del Comercio, la Gastronomía y los Servicios.
Las manifestaciones de indisciplina y delito en este sector —de las que más daños causan a la economía del país— se dan fundamentalmente en la violación de procedimientos en los procesos de recepción, despacho y facturación; la distribución de la mercancía; el débil ejercicio del control por parte de los cuadros y la insuficiente discusión del tema en los colectivos laborales.
"No solo es delito y corrupción robar. También es delito y corrupción prestar un mal servicio, estar sentado de brazos cruzados cuando el pueblo necesita que se le atienda. Esta es una tarea de todos y tenemos que tratar que cuando el pueblo llegue a una de nuestras entidades sienta seguridad", instó Pedro Víctor Simón, secretario general del Sindicato Nacional de los trabajadores del Comercio, la Gastronomía y los servicios.
En los análisis desarrollados se significó el papel que desempeña la alianza entre la administración y el sindicato para velar por este fin. Otra parte de las intervenciones la ocupó el debate sobre los medios de seguridad y protección, la ropa y el calzado en la gastronomía y las tiendas de ventas de materiales de la construcción, el aspecto salarial, sistemas de pago, horarios de trabajo, veracidad de los contratos, inestabilidad en las piezas del programa de los talleres de servicio, inventarios ociosos y de lento movimiento, y los problemas que afectan la productividad.
La delegada Dayamí Landa, de la provincia de Santiago de Cuba destacó la significación de que estén presentes en este Congreso los trabajadores por cuenta propia.
Asimismo, Mary Blanca Ortega Barredo, ministra de Comercio Interior, ofreció información sobre el estado de la implementación de los 110 lineamientos vinculados a este ministerio y el proceso de perfeccionamiento que en él se lleva a cabo.
Ese fue el preámbulo a la jornada de hoy en el Palacio de Convenciones, donde se discute en cuatro comisiones de trabajo.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Aarón dijo:

1

5 de agosto de 2015

10:06:40


Por lo que he leido y vivido sobre quejas, estoy seguro de que se le hacemás caso a las quejas cuando salen publicadas, que aquellas que usted trata de canalizar en la base con los posibles responsables de haberlas cometido, permitidos o sencillamente encargados de solicionarlas. También estoy seguro de que incluso no por que se haya publicado se solucionan; los hay con cargos y poderes que así de simple ni esos modos de quejarse y que todos se enteren los preocupan y mucho menos lo ocupan, y no pasa nada. En efecto, ahora pongo a la luz pública, refiriéndome a más allá de mi municipio, pues aquí todos, y digo TODOS conocemos del inmenso salidaro de agua potable que existe en calle 69 C, entre calle 20 y 22, en el mismo centro del poblado cabecera municipal del Cotorro, en La Habana. Decenas de metros cúbicos de las mejotres aguas potables de malantial, que es la que brindan los pozos y acueducto del Cotorro, brotan como una Fontana y corren cinco cuadra abajo hasta desaparecer en los tragantes de aguas albañales en el mismísimo centro del Cotorro. A esto le sumamos, que donde yo vivo, ocho o diez cuadras más arriba, no entra el agua por otros motivos desde hace ya mas de veinte días. Pero exactamente que conozco o qué conocemos quienes por allé transitamos o trabajamos: es un salidero que la Empresa Aguas de La Habana, acueducto, no puede resolver porque está al lado de un poste de ETECSA y esa Empresa de Telecomunicaciones debe quitar el poste para trabajar en el sitio, PERO así de sencillo ETECSA plantea que un poste de concreto no da salidero de a