ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA

Las Tunas.— El ascenso que registran los rendimientos agrícolas en áreas campesinas beneficiadas por proyectos de innovación agropecuaria local (PIAL), sigue confirmando aquí la validez de esa alternativa para romper la vieja resistencia ante el cambio y avanzar hacia niveles superiores en la producción de alimentos.
Anécdotas, referencias y ejemplos muy concretos, en voz de sus propios protagonistas, muestran cómo el empleo adecuado y oportuno de abonos orgánicos y de microorganismos eficientes puede duplicar rendimientos en el arroz y en la soya e incrementar también los volúmenes de cosecha en frijoles y garbanzos.
Según explica la Doctora en Ciencias Agrícolas Raquel Ruz Reyes, coordinadora provincial en Las Tunas, lejos de imponer fuerza, esos proyectos de innovación tienen un profundo sentido de capacitación, de forma tal que los productores aprendan, asimilen, intercambien y apliquen las mejores prácticas en escenarios que resultan claves hoy para la satisfacción de las crecientes necesidades alimentarias de la población.
Coordinado por el Instituto Nacional de Ciencias Agrícolas y financiado por la Agencia Suiza para el Desarrollo y la Cooperación (COSUDE), con participación del Ministerio de la Agricultura, esa alternativa se ha propuesto llegar en términos de capacitación a casi 19 mil productores de 45 municipios cubanos pertenecientes a diez provincias, en asuntos tan necesarios como la diversidad genética y tecnológica, la adaptación y mitigación del cambio climático y el trabajo con los jóvenes, entre otros.
"PIAL no solo fue el motor que nos impulsó a hacer mejor las cosas en nuestra finca —expresa la joven Yennis Ramírez Cano—; también motivó a otros campesinos para asimilar prácticas que ahora nos permiten a todos lograr mucho más, a pesar de la escasez de recursos, sin perjudicar el suelo y sin atentar contra el medio ambiente".
Para Miguel Rubio Fernández, de la Cooperativa de Crédito y Servicio Valle de Dumañuecos, esos proyectos son sinónimo de vida porque, tal y como afirma, "con ellos llegó para siempre a mi casa la posibilidad de producir y consumir alimentos libres de esas sustancias químicas que tanto daño le hacen a la salud humana".

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.