ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA

Justo cuando nos aprestamos en este primer mes del año a celebrar el aniversario 160 del natalicio de José Martí, el más universal de los cubanos, y previo a la concreción de una importante convocatoria como es la III Conferencia Internacional por el equilibrio del mundo, ese pensamiento del Apóstol, hoy más vigente que nunca, nos lleva a recorrer el continente para encontrar a otro gran pensador, nacido también en enero de 1839, 14 años antes que nuestro Héroe Nacional.

De ese gran amigo de Cuba, en el periódico El Federalista, el 5 de diciembre de 1876, Martí escribió: “es una hermosa inteligencia puertorriqueña cuya enérgica palabra vibró rayos contra los abusos del coloniaje, en las cortes españolas, y cuya dicción sólida y profunda anima hoy las columnas de los periódicos de Cuba Libre y Sur América que se publican en Nueva York… Ahora publica el orador de Puerto Rico, que ha hecho en los Estados Unidos causa común con los independientes cubanos, un catecismo de democracia, que a los de Cuba y su isla propia dedica… “.

A los dos los abraza un orgánico pensamiento de esencias éticas. A ambos los encuentra su credo por la especie humana hasta llegar a pensarla y sentirla como Patria, porque Martí y Hostos parten de la misma simiente: la dignidad.

Del patriotismo, Hostos considera que “pasa de sentimiento a deber, cuando el patriota tiene tan exacta idea de su dignidad personal y de la dignidad colectiva de la sociedad nacional, que llega a refundir todos los afectos, deseos, ideas derechos y deberes afijos a la noción de Patria. Sin dignidad no hay patriotismo, sin individuos profundamente dignos, no hay patriotas”, sentenció.

Y Martí, en plena consonancia con el boricua, nos legó que: Para la Patria nos levantamos. Es un crimen levantarse sobre ella… El vanidoso mira a su nombre; y el hombre honrado a la Patria… La Patria necesita sacrificios. Es ara y no pedestal. Se le sirve, pero no se la toma para servirse de ella… La felicidad tiene garantía sólida en el concepto de independencia y dignidad humana.

Patria es Humanidad, dijo Martí. En tanto Hostos, vio en la Confederación Antillana esa Patria, con base en Cuba, Puerto Rico y República Dominicana, que luego, como el Apóstol cubano, alargó hasta toda la América, a la que quería llamar Colombia.

De la misma manera que Martí vio en las Antillas libres la posibilidad del equilibrio del mundo, esa premisa fue la que alimentó la Confederación hostosiana en la propia región.
Los dos vieron en la educación una potente arma de los pueblos. “La educación empieza con la vida, y no acaba sino con la muerte”. “Puesto que a vivir viene el hombre, la educación ha de prepararlo para la vida”. “Ser culto es el único modo de ser libres”, son frases martianas con total empatía a la hostosiana: “América debe salvarse por la educación, pues es su único camino para llegar al progreso y a la unidad por la que tanto lucharon los libertadores y han anhelado los grandes pensadores y políticos para alcanzar la integración latinoamericana”.

Un día antes de caer en combate, Martí advirtió en la carta inconclusa a su amigo Manuel Mercado, que España se entendería con Estados Unidos y por eso le dice: “ya estoy todos los días en peligro de dar mi vida por mi país, y por mi deber —puesto que lo entiendo y tengo ánimos con que realizarlo— de impedir a tiempo con la independencia de Cuba que se extiendan por las Antillas los Estados Unidos y caigan, con esa fuerza más, sobre nuestras tierras de América. Cuanto hice hasta hoy, y haré, es para eso”.

Hostos, que le sobrevivió y pudo comprobar en vida la sentencia martiana, expresó en julio de 1898 a The New York Comercial: “Si mi país se somete al yugo americano, le diré adiós para siempre. La libertad de Puerto Rico y de otros países de habla española ha sido el ideal de mi vida; y, si mis patriotas cambiaran un yugo por otro, dedicaré mis energías a la misma causa republicana pero me quedaré siendo el expatriado que he sido durante treinta años”.

Por esta razón aún después de su muerte, el 11 de agosto de 1903, Eugenio María de Hostos sigue siendo un expatriado. A petición suya, sus restos yacen en la República Dominicana, país que lo acogió durante años y donde hizo grandes aportaciones como educador y sociólogo. Se dice que allí descansará hasta el día en que Puerto Rico sea un país libre.

Antes, en su novela, La Peregrinación de Bayoán, había dicho: “Entretanto que yo sueño con la fraternidad de los pueblos de la América española, pregunto por mi Patria y no la encuentro, porque no es Patria el lugar donde nacemos, si nos quitan el derecho de servirla, si entregan su felicidad a los que la desdeñan, si niegan la posesión de lo que es nuestro”.

Intelectual, educador, filósofo, sociólogo, escritor, periodista, estratega y dirigente político independentista, Eugenio María de Hostos dedicó su vida a sembrar la semilla de la libertad de las Antillas y Latinoamérica.

El General Máximo Gómez tras la muerte del insigne boricua expresó: “Hostos ha muerto llevando en su corazón la pena profunda por la suerte que le cupo a su Puerto Rico en la última batalla librada en América por la libertad e independencia de dos pueblos. No olvidemos nunca los dominicanos la memoria de nuestro mejor amigo, Eugenio María de Hostos”.

Hoy, cuando ese Puerto Rico cambió de yugo para seguir siendo una colonia, cuando la enajenación imperial promueve armas nucleares, gastando millones de millones de dólares en armamento, mientras el planeta se consume bajo el cambio climático, cuando es más necesario que nunca el equilibrio del planeta, este abrazo ético y humano de Martí y Hostos, nos sigue convocando.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Juan Carlos Aalrcon Arango dijo:

1

18 de marzo de 2016

08:40:24


en cierto comentario anterior, exprese, que era consolador que la nueva ola de escritores, periodistas pensaran y mas tarde escribieran de la forma que lo estan haciendo, desde mi humilde punto de vista, felicidades por este articulo, por recordar en estos tiempos, a quien debieramos pedirle la bendicion al despertarnos, Jose marti. muchas gracias, son tiempos de andar con el y no tanto Faceboock