ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Doctora Marilyn Fleites Rumbaut. Foto: Ismael Batista

Las  dermatofitosis, conocidas por la po­blación como tiñas y equivocadamente co­mo herpes, constituyen una infección superficial causada por hongos denominados der­matofitos, que afectan la piel del ser hu­ma­no y de los animales, indica la doctora Ma­rilyn Fleites Rumbaut, y aclara que el término tiña fue utilizado por los romanos para referirse a una larva de insecto (polilla de la ropa) que la consideraban la causa de la en­fermedad.

Nuestra entrevistada, especialista de Pri­mer Grado en Dermatología, se desempeña en el Hospital Pediátrico Docente Juan Ma­nuel Márquez, de Marianao. Es Pro­fesora Asistente e Investigadora Agregada, Máster en Genética Médica.

—Doctora, ¿es una o son muchas las es­pecies de hongos que pueden originar la tiña?

—Los dermatofitos conforman 39 especies relacionadas en tres géneros. Solo unas pocas especies son causantes de las dermatofitosis, el resto habitan en los suelos y tienen escasa tendencia a infectar a los seres humanos.

—¿Es frecuente en nuestro medio? ¿Pu­e­­de afectar a personas de cualquier edad y sexo?

—La morbilidad (frecuencia) mayor por afección dermatológica en Cuba son las en­fermedades producidas por hongos. Se considera que un 60 % de la población pa­de­ce de algunas de las enfermedades originadas por estos microorganismos debido a las con­diciones climatológicas de nuestro país, cálido y húmedo, que las favorecen. Afec­ta a todas las edades y sexos. En general son más frecuentes a partir de la adolescencia, excepto la tiña del cuero cabelludo que se pres­enta en los niños.

—¿Se conoce el periodo de incubación y de transmisibilidad de estos agentes?

—El periodo de incubación es de una a tres se­manas generalmente, aunque puede variar en dependencia del grado de infección y la res­puesta del huésped, favorecido por la susceptibilidad del paciente, si existen otras dermatosis y los factores ambientales.

—¿Qué vías emplean para la transmisión?

—Están en dependencia de donde habite la especie causante. Los hongos que viven en el suelo infectan esporádicamente a los seres humanos. Hay especies que anidan en los animales domésticos (gatos, perros, co­nejos) y son transmitidas al hombre por el contacto directo con animales infectados, o de forma indirecta a través del pelo de los ani­males. Otras especies se transmiten de per­sona a persona por contacto directo o a través de prendas de vestir, peines, calzados.

—¿Esta dolencia tiene “predilección” por afectar determinadas partes del cuerpo?

—Sí, tiene predilección por el cuero cabelludo, la piel lampiña (cara, tórax, miembros), la barba, bigote, la región inguinal, la púbica, las palmas y las plantas. Se nombra según la zona afectada. Por ejemplo, la tiña de la piel lampiña se denomina tiña corporis; la tiña de la región inguinal y pubiana tiña cruris; y en las plantas tiña pedis o “pie de atleta”. En personas obesas se presentan a nivel de los pliegues.

—¿Una infección previa por tiña posibilita que la persona adquiera inmunidad?

—La tiña no deja inmunidad. Las personas pueden padecer la enfermedad cuantas veces se expongan al contacto con el hongo.

—¿Cuáles son sus síntomas y signos fun­damentales?

— Se presentan lesiones enrojecidas con escamas en número de una o varias; en el cuerpo pueden ser redondas u ovaladas, con bordes sobreelevados y crecimiento centrífugo, adquieren forma de anillo y el centro se hace más claro. En el cuero cabelludo puede aparecer una o varias zonas sin pelo, redondeadas, con enrojecimiento y escamas. La tiña pedis se puede presentar por bur­bujas con líquido claro en su interior, que se rompen, dejando escamas secas en las plantas y también pueden afectarse los espacios interdigitales. Todas las formas de presentación se acompañan de “picazón” de variada intensidad.

—¿Cómo se establece el diagnóstico?

—Por las manifestaciones clínicas características observadas por el médico de asistencia y exámenes de laboratorio.

—¿Son eficaces los tratamientos?

—Sí. Se pueden indicar cremas antimicóticas aplicándolas sobre la piel afectada y alrededor de la lesión de dos o tres veces al día (en dependencia de la localización de cada pa­ciente) por un periodo de cuatro a seis semanas. So­lo se utilizan antimicóticos sistémicos por vía oral en los casos de tiña del cuero cabelludo y en uñas, asociado al tratamiento tó­pico o en casos más severos sin mejoría con el tratamiento tópico.

—En general, ¿cuál es el pronóstico de la enfermedad?

—Es favorable si se cumplen los pilares del tratamiento preventivo y terapéutico.

—¿Algún otro comentario?

—La tiña puede afectar la calidad de vida del paciente. Recomendamos asistir a su mé­dico de familia si presenta algunos de los signos o síntomas de esta enfermedad para su curación inmediata y evitar el contagio de otras personas.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

fran dijo:

1

14 de abril de 2015

08:37:33


En panama hay libertades,, hay que escuchar a todos

Roberto dijo:

2

14 de abril de 2015

12:29:51


Excelente dilucidacion de la Doctora Fleites. Siempre he sido fiel lector de este espacio, lo que no entiendo es como siendo una potencia en salud y con tantos y buenos doctores que contamos por que no hacer mas frecuente esta columna. Pues la medicina es muy amplia y hay muchos temas interesantes para dialogar. Felicitar al periodista por su excelente entrevista y su gran trabajo. Gracias

javier dijo:

3

14 de abril de 2015

15:19:28


Excelente consulta. Pero no era necesario una doctora tan bella. Dios la bendiga. Doctoras así curan el cuerpo y también el alma.

ilvia dijo:

4

15 de abril de 2015

08:11:14


Felicito a la doctora por su explicación tan buena que ha hecho, donde puedo localizarla para ir a su consulta, la felicito.

gisela dijo:

5

15 de abril de 2015

10:17:17


saludos