ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Doctora Sara María Artimbau Pereda. Foto: Jose M. Correa

¿Hipoacusia es sinónimo de sordera?, preguntamos a la doctora Sara María Ar­tim­bau Pereda, quien afirma: Hi­poa­cusia es la pérdida parcial de la audición en uno o ambos oídos. Estos pacientes pueden oír sonidos ambientales y existe beneficio con el uso de prótesis auditivas.

Por su parte, la sordera es la pérdida total de la audición, que no percibe sonidos del ambiente e impide la comunicación oral. No hay beneficio con el uso de prótesis au­ditivas.

La doctora Artimbau es especialista de primer grado en Otorrinolaringología (garganta, nariz y oídos), y se desempeña además como Audióloga en el Hospital Pe­diátrico Docente Juan Manuel Márquez de La Habana.

—¿La hipoacusia se manifiesta siempre desde el nacimiento?

—No. La hipoacusia puede ser hereditaria o adquirida en el transcurso de la vida después del nacimiento.

—¿Afecta uno o ambos oídos?

— Sí, puede afectar uno o ambos oídos. Las hipoacusias hereditarias son generalmente bilaterales.

—¿Este trastorno es frecuente en el mundo y también en Cuba?

—Sí, es una enfermedad común a todos los países, independientemente de su nivel de desarrollo económico. En Cuba la frecuencia de hipoacusias del recién nacido es de 1-3 por cada 1 000 nacidos vivos y las de causas adquiridas tienen un comportamiento similar al resto del mundo.

—¿Cuáles son las causas conocidas que pueden dar lugar a la deficiencia au­ditiva y, específicamente, a la sordera congénita?

—Un alto porcentaje de las sorderas con­génitas son hereditarias (genéticas) y otras adquiridas, entre las que se encuentran: en­fermedades de la madre durante el em­barazo como rubeola, citomegalovirus, sífilis, toxoplasmosis, sida.

Durante el nacimiento existen otras causas como hipoxia (falta de oxigenación), parto pretérmino y bajo peso al nacer, fundamentalmente. Después del nacimiento pueden presentarse por una otitis media aguda recurrente, o ser resultado de una enfermedad como la meningoencefalitis bacteriana, un traumatismo craneoencefálico, por exposición prolongada a ruidos nocivos al oído, o por medicamentos que lo afecten (ototóxicos), como la gentamicina, ami­kacina, entre otras causas.

—¿Cómo percatarse que un bebé o niños pequeños tienen pérdida auditiva? Y le subrayo: ¿De acuerdo con la edad hay signos y síntomas que posibiliten una voz de alerta a los padres?

—En la etapa de recién nacido existen señales que podemos observar como que el bebé no se despierta con ruidos intensos, no se tranquiliza con la voz de la madre y está demasiado tranquilo; después de los tres-cuatro  meses no es capaz de localizar la fuente sonora;  sucesivamente deja de vo­calizar a los seis meses y no continúa su desarrollo del lenguaje; no responde a su nombre ni obedece órdenes, se torna aislado y en ocasiones irritable. Si la hipoacusia se establece después de los tres años, se de­tiene el desarrollo del lenguaje o no es en­tendible; son distraídos y disminuyen el rendimiento en la escuela.

—¿Existen programas de pesquisaje en nuestro país para la detección de niños aquejados de falta de audición?

—Sí, antes de salir de la maternidad se les realiza a los recién nacidos de riesgo de padecer de hipoacusia una prueba sencilla, no dolorosa y muy fiable llamada Emisiones Otoacústicas. De acuerdo con el resultado el niño se remite a la consulta de Audiología del hospital de su área de salud para que se le realicen Potenciales Evocados Auditivos de Tallo Cerebral (PEATC) a los tres meses de edad pa­ra confirmar la hipoacusia.

—¿Existen tratamientos para mejorar o devolver la audición a estos pacientes? ¿Con qué éxito?

—Hay tratamientos médicos con muy buenos resultados solo para las hipoacusias debidas a la otitis media aguda recurrente y sus complicaciones. Asimismo tratamientos quirúrgicos para las otitis media crónicas, también con muy buenos resultados. En las hipoacusias llamadas neurosensoriales que se originan como consecuencia de meningoencefalitis, medicamentos, hi­poxia y las hereditarias, el tratamiento es el uso de prótesis digitales potentes, disponibles para todos los niños en Cuba. Si la respuesta no fuera la adecuada, es decir si no hay respuesta a los sonidos ni desarrollo del lenguaje, entonces existe otro recurso que es el implante coclear, un dispositivo electrónico que se coloca en el oído interno mediante cirugía. Después corresponde un periodo largo de rehabilitación para iniciar el proceso de la audición y el desarrollo del lenguaje.

—¿Alguna recomendación?

—Acudir a la consulta del médico de la familia ante cualquier signo de alarma de hipoacusia para que los niños sean estudiados, diagnosticados y tratados y así lograr una adecuada inserción familiar, escolar y social.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

maria de lourdes pulido dijo:

11

19 de julio de 2017

01:52:17


excelente articulo desde la republica bolivariana de venezuela

day dijo:

12

29 de junio de 2018

10:57:13


mi niño 3 años y padece una hipoacusia unilateral moderada, esta en un salon especial porque aun no ha desarrollado el lenguaje aunque con estimulacion de las maestras ha logrado responder por su nombre, ya juega y socializa con otros niños. no usa amplificador porque su pérdida no es significativa aunque debemos continuar su atención con el audiólogo.

PEREZ VALDES dijo:

13

30 de junio de 2018

13:13:05


Es de vital importacia que estas temáticas y otras se compartan, porque sirven de orientación a las madres más jóvenes. En otra medida se ilustran las bondades que brinda el Sistema de Salud para garantizar la calidad de vida de un recién nacido. Esa es la Revolución.