ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Doctora Reyna Portuondo Leyva. Foto: Mailín Guerrero Ocaña

El término coqueluche procede del francés “coqueluchon”, que se refiere a la caperuza con que solía guarecerse la cabeza de los enfermos para evitar el contagio y propagación de la enfermedad, dice la doctora Reyna Portuondo Leyva, especialista de se­gundo grado en Pediatría, Máster en Aten­ción Integral al Niño, quien labora en el servicio de Neumología del Hospital Pe­diá­trico de Centro Habana.

Y explica: el denominado síndrome co­que­luchoide, descrito por primera vez en 1964, es una de las enfermedades respiratorias ba­jas más comunes en la práctica pe­diá­trica, sobre todo en los últimos años. Su cuadro clínico, el conjunto de signos y síntomas, es parecido a la tosferina, pero con diferencias en la intensidad de los episodios de tos pa­roxística y, además, las causas que lo producen.

—¿Cuáles son esas causas?

—Este síndrome puede tener causas in­fecciosas y no infecciosas. En nuestro país, entre las causas más frecuentes, están las producidas por virus. Se destaca el virus sincitial respiratorio, adenovirus, rinovirus, influenza. Dentro de las causas bacterianas están el Micoplasma pneumoniae, Chla­my­dia trachomatis, Haemophilus influenzae, Moraxella catarrhalis. En menor frecuencia puede ser causada por hongos. En­tre las causas no infecciosas citaría el reflujo gastroesofágico, aspiración de cuerpos ex­traños, hiperreactividad bronquial y la fi­brosis quística.

—¿Y en cuanto a los factores de riesgo?

—Son varios: los niños con bajo peso al nacer, la prematuridad, no dar lactancia ma­terna, la exposición al humo del cigarro, desnutrición, malas condiciones socioeconómicas y culturales, hacinamiento y la contaminación ambiental.

—¿Es una enfermedad benigna o cursa con severidad?

—Es benigna, pero pueden existir com­pli­caciones como neumonías, atelectasias (colapso parcial de los pulmones), petequias (manchas) en la cara, cuello y parte superior del tórax, hemorragia conjuntival. En menor medida se presentan complicaciones neurológicas (convulsiones) y nutricionales por los vómitos repetidos y la poca ingestión de alimentos.

—¿Puede afectar a personas de cualquier edad?

—Sí, aunque su frecuencia es mayor en la edad pediátrica, principalmente en menores de seis meses.

—¿A través de qué vías se origina el contagio?

—El contagio es directo, por las secreciones respiratorias, con mayor frecuencia du­rante la fase o periodo catarral.

—¿Qué síntomas y signos fundamentales pueden dar una voz de alerta a la familia para acudir de inmediato al médico?

—La primera etapa de la enfermedad se caracteriza por secreción nasal, estornudos, obstrucción nasal y tos, sobre todo nocturna, que va aumentando en intensidad y frecuencia, y se presenta en forma de accesos, con estridor inspiratorio al final, es decir: un sonido agudo y chirriante conocido en lenguaje médico como “gallo inspiratorio”. Se  produce rubicundez en los episodios de crisis moderada y cianosis (coloración azul de la piel). Pueden presentarse vómitos precedidos de la tos y decaimiento, lo que afecta también el apetito del paciente en las crisis severas. La presencia de fiebre alta y dificultad respiratoria nos debe hacer pensar en una complicación broncopulmonar.

—¿El diagnóstico es clínico o se requieren exámenes de laboratorio para su confirmación?

—El diagnóstico se establece basándose en el cuadro clínico relatado o presenciado y su causa infecciosa o no por una  historia clínica completa, incluyendo datos epidemiológicos, así como los accesos de tos con la expulsión de secreción blanquecina por la boca, secreción nasal y disminución del apetito.

—¿Son efectivos los fármacos existentes para su tratamiento?

—Sí. Habitualmente el tratamiento es sintomático. Resulta necesario indicar medidas generales para evitar los factores desencadenantes de las crisis, pues no demandan la indicación de medicamentos. Es importante brindar orientación a los padres y ex­plicarles que no deben colocar a los niños bocarriba durante las crisis, en especial a los lactantes, cuando se desencadenen los ac­cesos de tos, pues puede aspirarse el contenido gástrico a las vías respiratorias.

—¿Y en cuanto a la existencia de vacunas preventivas?

—Hasta hoy no existen vacunas para el síndrome coqueluchoide. Lo esencial es iden­­tificar las causas que lo originan.

—¿Quedaría algún criterio por señalar?

—Resulta importante educar a la familia en el manejo del niño con crisis de tos, que pueden presentarse en cualquier momento del día y ser desencadenadas sin causa aparente o por el llanto, aire frío, ingestión de líquidos, comida o contacto con irritantes como el humo del cigarro. Lograr una comunicación adecuada, explicar bien las características de la tos, el tiempo de duración del síndrome, que abarca aproximadamente tres meses. La alimentación debe ser en pequeñas comidas, pero más frecuentes, para evitar los vómitos. No deben administrarse jarabes para la tos, ni salbutamol, esteroides, ni vaporizaciones, debido a que no han demostrado ser eficaces y en algunos pacientes pueden desencadenar la crisis.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Oscar Rosales dijo:

1

22 de diciembre de 2014

06:01:50


Profe. Saludos. Trabajo actualmente en brasil, aquí se denomina coqueluche a todo lo que da accesos de tos, cuando hablo de tosferina, no existe, no se registra esta patología. Existe una vacuna, imagino que para enfrentar y crear inmunidad contra los agentes causales fundamentales que son los virus.

Juan Antonio Gómez Rivero Respondió:


9 de septiembre de 2018

07:28:21

Buenos dias. Preguntar por la terminologia es importante para comprender cualquier tema, sin embargo como tienes acceso a internet puedes buscar vocabulario medico y facil. Te molestara mi opinion, pero hay otras preguntas que puedes hacer mas importantes, recuerda que todo lo que quereos saber la espuesta la tenemos, solo hay que reflexionar um poquito. Gracias Licdo. Juan Antonio

DMV dijo:

2

22 de diciembre de 2014

12:37:47


MUY IMPORTANTE EL ARTICULO, PERO MAS IMPORTANTE ES HACER MAS ASEQUIBLE Y ACCESIBLE A LA POBLACION EL LENGUAJE MEDICO , PARA QUE LOS PADRES Y FAMILIARES DE LOS PACIENTES ,( QUE POR SU CORTA EDAD NO PUEDEN DECIR CON PALABRAS LO QUE SE SIENTEN O LES AFECTA), PUEDAN ACTUAR CON CELERIDAD Y PRECAUCION ANTE UN CUADRO CLINICO DE ESTA ENFERMEDAD. POR OTRA PARTE LOS SINTOMAS , SIGNOS Y LAS CAUSAS QUE LO PROVOCAN SON LOS MISMOS DE OTRAS ENFERMEDADES BASTANTE COMUNES . SE PUDIERA SER MAS ESPECIFICO EN ESTO ?.

Graciela Milanca Rodriguez dijo:

3

22 de diciembre de 2014

13:15:50


Buena información, me gustaría si es posible saber que secuelas quedan para el futuro. Les agradece, una afectada en su niñez que estuvo muy grave.

Lianet Hdez dijo:

4

22 de diciembre de 2014

14:21:07


Agradezco a la Dra. Reyna sus comentarios lo que nos permite conocer más de esta enfermedad. Saludos, Lianet

Marama dijo:

5

22 de diciembre de 2014

14:54:14


Desde 100pre agradecimientos infinitos, por esta seccion, y sus protagonistas, profesionales de alta calificacion, hoy Felicidades por el dia del educador,q esto es parte de su cotidiano y continuo quehacer,gracias!