ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Profesor Ricardo Ángel González Menéndez. Foto: Yordanka Almaguer

El profesor Ricardo Ángel González Me­nén­dez afirma que el Trastorno de An­siedad Generalizada es una de las más frecuentes y benignas afecciones psiquiátricas, expresada por preocupaciones, emociones  y  síntomas corporales difusos, cuadro similar al habitual cuando las personas enfrentan (o huyen) ante un peligro notable, pero ese estado se manifiesta sin que exista dicho peligro, o ante vivencias cuyo significado no justifican la intensidad de la respuesta. En algunos países de la región se conoce como “susto”.

Nuestro entrevistado es Profesor Titular de Psiquiatría y se desempeña en el Hos­pital Psiquiátrico Eduardo Ordaz, Facultad Médica Enrique Cabrera. Es Académico de Mérito y presidente de la Comisión Na­cional de Ética Médica.

—¿Cuáles son las características fundamentales de este trastorno?

—Desasosiego, intranquilidad, temor  a  que  ocurra  algo desagradable o de estar a punto de “perder el control”, dolores de cabeza, sobresalto, tensión muscular, dificultades del sueño, palpitaciones, dolor en el pecho, respiración suspirosa, temblores finos, “tamborileo” con los dedos, movimientos de pies y muslos, sudoración, trastornos digestivos gástricos o intestinales y “salto en el estómago”, conjunto de síntomas que  generalmente los pacientes con una visión pesimista atribuyen  a “malas enfermedades corporales”.

—¿Es un problema de salud mental común? ¿Afecta a personas de cualquier sexo y edad e incluso a niños?

—Se reporta en todo el mundo con cifras que varían entre 3 y 8 % de la población, me­nos frecuente en medios rurales y sexo masculino. Se presenta en cualquier etapa de la vida, pero con  más frecuencia después de los 20 años. Debido al malestar que determina, este trastorno cumple con la frecuente apreciación clínica de que en psiquiatría hay una diferencia entre “sentirse mal” y tener una afección grave, pues mu­chas veces, en trastornos benignos como este, se presentan molestias psíquicas y físicas bastante desagradables.

—¿Se conoce la causa desencadenante, o, al menos qué hipótesis se plantean por los estudiosos del tema?

—Herencia, temperamento en personas llamadas popularmente “eléctricas”, tabaco, alcohol u otras drogas en embarazadas, problemas serios del parto, falta de amor, hogares inestables y violentos, padres adictos, consumo de drogas, fracasos, pérdidas familiares, promoción a grandes responsabilidades.

—¿Este trastorno suele estar asociado a otras enfermedades?

—Un bajo porcentaje de pacientes pueden presentar algunas fobias (temores exagerados) que tienden a desaparecer a veces, algún cuadro depresivo de buen pronóstico y en contadas ocasiones cuadros breves de ansiedad aguda.

—¿Cómo se establece el diagnóstico? ¿Se sustenta sobre todo en la clínica o requiere de otros procederes?

—Mediante el método clínico, con in­terrogatorio bien orientado buscando la descripción por el  paciente del comienzo, evolución y estado actual de sus manifestaciones, presencia de situaciones adversas importantes, consumo de tabaco, alcohol, así como de café en altas dosis, antecedentes de familiares con molestias similares y examen físico integral que explore tiroides, paratiroides, tensión arterial, arritmias cardíacas, aparato respiratorio y coloración de mucosas. Los estudios auxiliares son generalmente innecesarios.

—¿El Trastorno de Ansiedad Ge­ner­ali­zada es de desarrollo rápido o lento? ¿Con­duce en todos los casos a la cronicidad?

—Para diagnosticarlo se exigen al menos seis meses con más días “malos” que “buenos”, no siempre se prolonga pues puede curarse ya que en la ansiedad generalizada no hay órganos (como el corazón), aparatos (digestivo) o sistemas (como el circulatorio), llamados diana (o híper reactivos) que focalizan, intensifican y prolongan la evolución como ciertas úlceras digestivas.

—¿Qué tratamientos y con qué éxito se emplean?

—Si hay respiración muy acelerada, se aconseja respirar en una bolsa de papel. Otros casos responden muy bien a la psicoterapia de apoyo, ejercicios de relajación, acupuntura, trote, y recursos también efectivos, como los medicamentos disponibles. Es básico lograr un estilo de vida sano descrito en estos versos: “Vida sana y ordenada / no abusar de los remedios / buen humor entre los medios / de no alterarse por nada / La comida, moderada / ejercicio y distracción / no tener nunca aprehensión / de hábitos tóxicos, nada / Mucho trato / poco encierro / constante la ocupación / y sexo con protección”.

—¿Cuál considera que es el papel principal de la familia en su convivencia con estos pacientes?

—La interacción con el mundo, con su primer escalón, el hogar, tiene la trascendente misión instructiva y educativa que permitirá al niño cumplir la pauta martiana de “conocerás al mundo antes de darte a  él” y  en esa interacción profundamente amorosa está la fuente de las primeras palabras, los primeros afectos, principios, valores, autoestima y seguridad personal. Según sean positivas o negativas estas experiencias, un centro cerebral (la amígdala) dará sentido positivo o no a todas las vivencias futuras.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Angel dijo:

1

20 de octubre de 2014

08:21:21


Excelente artículo. Estoy de acuerdo que la vida ordenada y sana ayuda mucho. A este respecto a mi lo unico que me ayudo es el manual de Ibarra para controlar los nervios y desprogramar la mente, lo releo a diario cada vez que necesito una guia. Tambien me ha ayudado el ejercicio, casi me ha salvado la vida, y el ir al medico y ver que no tenia nada. Les deseo mucha suerte.

Maryele dijo:

2

20 de octubre de 2014

09:22:15


Muy interesante el artículo, me gustaría ver como pudiera conseguir el manual de ibarra, es primera vez que leo sobre el y me gustaría consultarlo. Gracias

dennys dijo:

3

20 de octubre de 2014

10:18:06


muy buen articulo , quisiera que publicaran algo respecto a la necesidad de tomar medicamentos por cualqier cosa , aun sabiendo que puede ser psicologico los sintomas . ¿ sera una enfermedad ? necesito saber .....

Lily dijo:

4

20 de octubre de 2014

11:24:50


Hola, me interesó mucho el artículo y me gustaría obterner y leer también el manual (Ibarra) del que hablan, si saben donde puedo conseguirlo me lo hacen saber, de antemano agradecida. Gracias

RM@ dijo:

5

21 de octubre de 2014

19:18:57


Hola profesor Ricardo Ángel quisiera obterner y leer también el manual (Ibarra) del que hablan. Así como me aclarara dos interrogantes: 1-Puede un paciente neurótico con TAG convertise en sicótico. 2-¿Como puede o que debe hacer un paciente dependiente del clonazepam para eliminar la adicción a este medicamento? Favor de contestar vía correo. Gracias