ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Doctora María de las Mercedes Morell Contreras. Foto: Anabel Díaz

Con una especie de trabalenguas —glomerulonefritis— se conoce en Medicina como una inflamación aguda renal que se localiza principalmente en el glomérulo, así llamados los diminutos ovillos de capilares situados en el riñón donde se filtra la sangre y se elabora la orina. Puede ser una dolencia primaria, aquella en que el riñón es el órgano inicial y básicamente lesionado, o secundaria cuando el proceso es sistémico, afectando a varios órganos, entre ellos al riñón y sobre todo al glomérulo.

En nuestro país la más frecuente en Pediatría es la glomerulonefritis difusa aguda posinfecciosa, indica la doctora María de las Mercedes Morell Contreras, especialista de primer grado en Pediatría y de segundo en Nefrología, Máster en Nutrición, Profesora, quien se desempeña en el Servicio de Nefrología del Hospital Pediátrico de Centro Habana, institución de Referencia Nacional en Nefrología Pediátrica.

Por ser esta afección la más común en Cuba, y también a nivel mundial en los países en vías de desarrollo, le dedicaremos esta Consulta Médica.

—¿Se conocen las causas de la aparición de la glomerulonefritis difusa aguda posinfecciosa, o al menos los factores de riesgo fundamentales?

—Es una enfermedad de causa inmunológica que se presenta en forma esporádica o epidémica. Se desarrolla después de procesos infecciosos de la garganta o piel producidos por microorganismos como bacterias (la más frecuente es el estreptococo beta hemolítico del grupo A). También virus, hongos o parásitos, que después de varias semanas desencadenan la formación de complejos antígenos-anticuerpos que producen inflamación renal. Predisponen a su incidencia las malas condiciones higiénicas y el hacinamiento, que favorecen el de-sarrollo de las epidemias.

—¿Es frecuente tanto en la niñez como en la adultez?

—Es más frecuente en escolares entre los 4 y los 15 años, aunque puede verse también en otros grupos de edades.

—¿Tiene algún componente genético o hereditario?

—No en el caso de la glomerulonefritis difusa aguda posinfecciosa, porque se trata de una enfermedad glomerular primaria adquirida, aunque puede tener cierta predisposición familiar pues la incidencia entre hermanos es de un 40 %.

—¿Aqueja por igual a ambos sexos y a todas las etnias?

—Es dos veces más frecuente en varones y afecta por igual a todas las etnias.

—¿Qué síntomas y signos principales suelen alertar de que estamos en presencia de esta enfermedad?

—El aumento de volumen de la cara y piernas (edemas), la presencia de orinas escasas y de color rojo o marrón, lo cual indica la presencia de sangre conocida por hematuria; el aumento de la tensión arterial por encima de los valores considerados como normales para la edad, sexo y talla en pacientes pediátricos. Además, pueden presentar dolor de cabeza, decaimiento, falta de aire y tos.

—¿Qué métodos y medios diagnósticos se requieren para establecer el diagnóstico de certeza?

—En primer lugar un exhaustivo interrogatorio médico para  precisar el antecedente de una infección previa en piel o en faringe, el examen físico que incluye una adecuada toma de la tensión arterial con equipos adecuados a la edad del paciente, y la realización de investigaciones del sedimento urinario en busca de sangre y, también, de proteínas en orina y el complemento en sangre, entre otros. Debo aclarar que la biopsia renal no se justifica en los casos típicos de la enfermedad.

—¿Tiene tratamiento específico?... ¿Con qué resultados?

—Se indica dieta baja en sal y el uso de diuréticos como la furosemida que aumenta la diuresis (excreción de la orina), lo que disminuye el edema y la hipertensión arterial, pues actúa a nivel de los glomérulos inflamados disminuyendo la retención de agua y sal, evitando complicaciones como la insuficiencia cardiaca congestiva. En general la respuesta al tratamiento es buena en la mayoría de los pacientes, si se tratan las manifestaciones clínicas a tiempo y de forma adecuada.

—En general, ¿cuál es el pronóstico de la enfermedad?

—El pronóstico es mejor en los niños que en los adultos. Se considera una enfermedad autolimitada que evoluciona en muy pocas ocasiones a la insuficiencia renal crónica, y son muy raros los segundos episodios pues el paciente desarrolla inmunidad a largo plazo.

—¿Es posible hablar de prevención?

—Por supuesto. Debemos velar por el cumplimiento de las medidas de higiene en el hogar y la escuela, tratar las infecciones estreptocócicas adecuadamente y evitar el hacinamiento. Ante cualquier signo o síntoma de afectación renal debemos acudir de inmediato al médico ya que es el único capacitado para tomar decisiones acertadas en cada caso.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

LIDIA ROSA. dijo:

1

1 de enero de 2015

17:31:51


Soy Enfermera Pediatra y mi Tesis de Grado se Titulo:Incidencias de Hipertension Arterial en pacientes con Glomerulonefritis Difusa Aguda,En el año 1983 ,ingresaban muchos niños con esta patologia,en el Hospital Hermanos Crdove de Manzanillo.