ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Gran parte de la sociedad colombiana apuesta a la paz. Foto: EFE

BOGOTÁ.—Resulta sencillo pen­sar en la paz como destino, como un puerto recóndito al que debe arribar  Colombia tras más de medio siglo de muertes, desapariciones y desplazamientos.

Pero la verdad es que la paz comienza mucho antes, justo en el momento en que se dan los primeros pasos en el largo camino de terminar la confrontación más antigua de nuestro continente.

El mundo conoció el 4 de septiembre del 2012 desde La Habana que el Gobierno de Juan Manuel San­tos y las guerrilleras Fuerzas Ar­madas Revolucionarias de Co­lom­bia-Ejército del Pueblo (FARC-EP) estaban dispuestas sentarse en una mesa de conversaciones.

El 19 de noviembre de ese mis­mo año se abrieron los diálogos en la capital cubana. Las conversaciones se prolongaron, con altas y bajas, durante cerca de cuatro años hasta alcanzar un histórico acuerdo que sienta las bases no solo para silenciar los fusiles, sino para resolver las causas primarias que llevaron a miles de hombres y mujeres a escoger el camino de las armas.

Aunque el pueblo colombiano nunca estuvo al margen, a partir de ahora se abre una etapa donde será el gran protagonista.

Los Llanos de Yari, al pie de los Andes, acogerán entre el próxi­mo 17 y 23 de septiembre la X Con­fe­rencia Nacional Guerrillera, don­de estarán representados todos los fren­­tes de las FARC-EP. El encuentro servirá para ratificar la unidad del grupo y su compromiso con la salida política al conflicto.

Se espera que la firma final del acuerdo entre el presidente Santos y el máximo líder de la guerrilla, Ti­moleón Jiménez, tenga lugar el día 26 de septiembre en Cartagena, a la orilla del Caribe.

Cerca de una semana después, el 2 de octubre, todo el pueblo colombiano tendrá la oportunidad de opinar en las urnas sobre lo que se discutió en La Habana, con la realización de un plebiscito.

Luego viene lo más difícil. Con­tinuar andando el camino de la paz, cerrando heridas y construyendo una nueva Colombia más justa y sin guerra.

Granma llevará a sus lectores una serie de reportajes, crónicas y entrevistas para acercarse de primera mano al momento histórico que vive esa nación sudamericana, don­de también se decide que Amé­rica Latina y el Caribe sea una verdadera Zona de Paz.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.