ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Banner
Edwin Díaz fue un coloso en el box para sellar el éxito puertorriqueño Foto: WBC

En un trepidante partido, propio de una semifinal de Clásico Mundial, Puerto Rico derrotó 4-3 a Holanda en 11 entradas y avanzó a la discusión del cetro en la cuarta edición de la lid beisbolera universal, cuyo segundo finalista saldrá del duelo Japón- Estados Unidos en la noche de este martes (9:00 p.m. hora de Cuba).

Quienes se dieron cita en el Dodger Stadium de Los Ángeles pudieron presenciar un duelo de altos vuelos, en el cual los holandeses salieron delante por jonrón de dos carreras de Wladimir Balentien (su cuarto del torneo), pero inmediatamente los boricuas empataron por otro vuelacercas de Carlos Correa.

Después tomaron la delantera por otro cuadrangular de T. J. Rivera, aunque para la mitad del desafío las acciones se igualaron de nuevo por un doble remolcador del máscara holandés Shawn Zarraga. Ya en ese momento estaba en marcha la lucha de relevistas entre los primeros apagafuegos de cada novena, Jair Jurrjens y Héctor Santiago, quienes lograron controlar las amenazas rivales.

Pero no solo ellos dieron la talla. Los derechos Tom Stuifbergen y Joseph Colón se encargaron de entregar el desafío plagado de tensiones a los cerradores por excelencia: Kenley Jansen y Edwin Díaz, los tiradores de confianza para la novena entrada de los Dodgers de Los Ángeles y Marineros de Seattle, respectivamente.

El holandés retiró el noveno con ocho pitcheos, de ellos siete strikes, prueba de su fortaleza. «Kenley hace el juego más corto para nosotros. Es uno de los mejores cerradores en el beisbol. No estaba listo al principio del torneo, pero ahora está más cerca de la temporada y ya está listo. No podríamos estar más contentos de tenerlo con nosotros», afirmó el mentor Hensley Muelens.

Por su parte, Díaz estuvo par de capítulos intransitable. En el décimo dio escón de ponches y en el inning 11, con dos corredores en circulación por la Regla Schiller, forzó a Curt Smith a batear para doble play con las bases llenas.

En el final de esa entrada, los boricuas también llenaron las almohadillas, con Correa en tercera y Kike Hernández en segunda tras el sacrificio de Yadier Molina y el boleto intencional a Javier Báez. Quedó la mesa servida para una línea de Eddie Rosario que se convirtió en fly de sacrificio con la cuarta y decisiva anotación de los puertorriqueños, que disputarán su segunda final consecutiva.

«Es la primera vez que estos jóvenes juegan juntos, pero se han visto y apoyado siempre. Se conocen. Se observan con sus equipos y están orgullosos el uno del otro. Cada vez aumentan más su confianza como equipo», afirmó el timonel Edwin Rodríguez, quien antes había advertido que la clave radicaba en ser agresivos, pero al mismo tiempo, selectivos con los lanzamientos.

La defensa boricua también dio un recital, con excelentes jugadas de Carlos Correa, T. J. Rivera, Reymond Fuentes y Javier Báez, quien realizó un gran tiro de relevo para poner out en la goma a Jonathan Schoop en el quinto episodio, cuando ya el duelo estaba igualado a tres carreras.

La defensa de Puerto Rico fue excepcional y salvó varias situaciones de peligro. Foto: WBC

Mención aparte en cuestiones defensivas para Yadier Molina, quien además de mostrar su extraordinaria calidad para enmarcar pitcheos y conducir a los serpentineros, estuvo siempre a la viva para sacar de circulación a par de corredores holandeses en la misma entrada inicial.

El out en segunda sobre Andrelton Simmons y el posterior en la inicial a Jurickson Profar, limitaron la producción ofensiva de los tulipanes, que pudo ser decisiva si el batazo de Balentien encontraba más hombres en los senderos.

Pese a la derrota, Holanda ha sido gran animador del Clásico, incluidos otra vez entre los cuatro grandes, ahora con una imagen mucho más sólida que en el 2013. «La palabra es experiencia. Estos chicos son cuatro años mayores, más experimentados, con mucho éxito en sus carreras en Grandes Ligas en los últimos años y eso dice mucho», explicó el mentor Muelens.

«Para nosotros, el béisbol en las islas ya ha crecido, ya está en la cima. Lo que ha sucedido en los Países Bajos es el despertar. La gente sabe que tenemos mejores jugadores de nuestro país al más alto nivel, y más y más niños desean jugar ahora en los Países Bajos», añadió el estratega, coach de bateo de los Gigantes de San Francisco, en declaraciones a ESPN.

En la noche de este martes, Estados Unidos buscará acceder a su primera final en la historia de los Clásicos, aunque para lograrlo deberá tumbar justo al conjunto de mejores resultados en las pasadas tres ediciones: Japón. Los nipones, únicos que siempre han alcanzado las semifinales, fueron campeones en 2006 y 2009, y terceros en el 2013.

Los norteños, comandados por el experimentado mentor Jim Leyland, dependerán de Tanner Roark, derecho de los Nacionales de Washington, mientras los asiáticos colocarán en la lomita al también diestro Tomoyuki Sugano, uno de los principales lanzadores del circuito profesional nipón con los Gigantes de Yomiuri.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Alexis Plaza dijo:

36

21 de marzo de 2017

18:22:44


Este a resultado uno de los mejores clasicos que se allan realizado ,lastima que Venezuela quedo eliminado,Suerte Puerto Rico.

Norberto Corengia dijo:

37

21 de marzo de 2017

19:04:37


Se poco de pelota,pero creo que fallaron los lanzadores

Oscar dijo:

38

21 de marzo de 2017

19:17:00


Claro que Japòn ha estado siempre en las semifinales,si juega en un grupo bièn fàcil.

Ramon Leon dijo:

39

21 de marzo de 2017

20:11:34


Miren la alegría que le dan puerto rico a su pueblo Por que nosotros no por los que pensaron que La serie de caribe era el Clásico y palestinisar la pelota Cubana con Martín y granma no lo creo engañar a nuestro legado

joseelguajiro dijo:

40

21 de marzo de 2017

20:17:27


Increible lo de Holanda, en 12 años lo que han logrado es estremadamente peculiar, Ser una potencia en el Beisbol mundial. Tres Islas con menos de 250, 000 personas con tanto talejnto en las Grandes. Pitchers tirando mas de 90 millas por doquier y sin campeonato nacional. Solo ciento de niños jugando todos los dias con mucho apoyo de su federacion. Me pregunto como no hay lanzadores en Cuba ke tiren asi con mas de 100 años de tradicion. Gracias a los lideres de nuestro beisbol las cosas estan como estan. Saludos desde este lado y ke ganen los boricuas.