ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Banner

En la madrugada del domingo, Estados Unidos se desquitó de República Dominicana y tumbó al campeón vigente del Clásico Mundial de Béisbol, cuya cuarta edición tendrá un nuevo monarca el próximo miércoles en el Dodger Stadium de Los Ángeles.

Agarrados del guante de Adam Jones −robando jonrones sobre las cercas−, del poder sobrehumano de Giancarlo Stanton (dio un jonrón de 403 pies que salió disparado a una velocidad de 117 millas) y del dominante estilo de Pat Neshek en la lomita, el plantel conducido por Jim Leyland estropeó los sueños dominicanos, que venían muy convencidos de poder revalidar la corona.

Sin embargo, su intimidante artillería no facturó en los momentos cruciales, en ocasiones frenada por la defensiva o el pitcheo norteño y en otras por su propia falta de oportunidad. Lo cierto es que Estados Unidos se creció y mostró una versión mucho más combativa que en las pasadas ediciones del Clásico.

Su próxima parada será el martes (9:00 p.m., hora de Cuba) contra Japón, el mejor equipo en la historia de estos certámenes, con par de títulos y un tercer escaño en el 2013. De cara a ese encuentro ya han anunciado como abridor al derecho Tanner Roark, y además se unirá al conjunto el cerrador Mark Melancon, hombre con 147 rescates en las últimas cuatro campañas de MLB.

De los nipones no hay noticias sobre su abridor, que pudiera ser Tomoyuki Sugano, el mismo que lanzó en el segundo duelo contra Cuba. Eso sí, llegarán con el poder intacto de Tetsuto Yamada, Yoshitomo Tsutsugoh y Sho Nakata, la defensa estelar de Ryosuke Kikuchi en la intermedia y el liderazgo de Nori Aoki.

Pero antes del partido entre estadounidenses y japoneses, se verán las caras Puerto Rico y Holanda, duelo de alta temperatura por los bríos de dos novenas con varios puntos en común.

Ambos presentan un cuadro excepcional, con jugadores rápidos, poderosos, de imponentes brazos y gran cobertura defensiva. Xander Bogaerts, Andrelton Simmons y Jonathan Schoop se miden a Carlos Correa, Francisco Lindor y Javier Báez, los europeos con el respaldo del experimentado Wladimir Balentien, y los boricuas bien cubiertos por la inteligencia y sangre fría de Yadier Molina y Carlos Beltrán.

Sin dudas, un choque de trenes para el cual los puertorriqueños anunciaron al lanzador derecho Jorge López, mientras los tulipanes todavía no habían decidido, aunque bien podrían inclinarse por los diestros Rick Van Den Hurk o Jair Jurrjens. Por cierto, «la naranja beisbolera» tendrá a su disposición al veloz tirador de Los Dodgers de Los Ángeles, Kenley Jansen, cerrador con 180 rescates en las últimas cinco campañas.

«Nuestra ofensiva está caliente en este momento, y no importa a quién enfrentamos. Seguiremos jugando duro, golpeando bien la bola, enfocados en completar el recorrido y ganar el torneo», dijo Balentien al Japan Times.

Por su parte, los boricuas, pese al invicto, no prestan mucha atención a los criterios que los colocan como favoritos. «Esperábamos tener buenos juegos y un buen torneo, aunque no este dominio. Pero, otra vez, ya dimos vuelta a la página. Sabemos que estamos 6-0, pero tenemos que ir a Los Ángeles y ganar dos partidos más. Así que cualquier cosa que hicimos en los seis juegos pasados, ahí está, en el pasado», sentenció el manager Edwin Rodríguez.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Albertico dijo:

16

20 de marzo de 2017

15:13:28


Son diversas las opiniones sobre la inclución de peloteros que abandonaron el país para buscar fortuna en otras ligas, entiendo al estado cubano que tengan reservas con aquellos atletas que en algún momento traicionaron o abandonaron al equipo. Lo que no entiendo porque Cuba no convocan a aquellos peloteros que no nacieron en Cuba o se los llevaron de niños, que no tienen nada que ver con políticas, traiciones o deserciones y como hijos, nietos de cubanos tienen todo el derecho de jugar por sus paices de origen, así como lo hicieron israelitas e italianos, ejemplos. Arenado, Arroyo, Gío Glez. Peña, Grandal, y muchos otros que quiéranlo o no por sus venas corre sangre cubana y manbisa.

Fernando Respondió:


22 de marzo de 2017

02:39:02

Esos peloteros que dejaron la selección nacional para irse a jugar en clubes extranjeros lo hicieron cuando Cuba no les daba la posibilidad legal de hacerlo, no tenían la posibilidad de jugar fuera de Cuba y luego representar a la isla, cosa que todos los demás jugadores del mundo tienen desde hace décadas.

el mulato dijo:

17

20 de marzo de 2017

16:33:37


amiga yesenia la pelota esclava como dices el la que nos esta ganando en este momento no es lo mismo antes del 59 que en el 2017 al final esos esclavos cobran millones dolares no digo que los que se fueron jueguen por cuba pero expresen bien al calificar a los peloteros que juegan en gandes ligas y ademas el deporte profesional se ha diseminado en el mundo incluso en juegos olimpicos voleibol ,atletismo,futbol ,baloncesto y no son esclavos viven de su trabajo que es el deporte en cuba no volvera la pelota esclava pero hay que cambiar la serie nacional que no tiene calidad ninguna ademas aqui se esta hablando de las semifinales en san diego no de ese tema

kikito dijo:

18

20 de marzo de 2017

16:50:18


de acuerdo con rosendo en un 50 % discrepo con usted y me disculpa mi atrevimiento en que la serie con 6 equipos debe hacerse desde un inicio olvidarse de primero 16 y luego 6 y hacer una serie desarrollo o sucursal de esos 6 equipos como en grandes ligas que tienen triple aaa etc y este equipo a su vez un juvenil y todas las categorias hacia abajo que ya sean de ese equipo o club etc ,entrenadores de aqui donde estan amigo no compares el futbol con el beisbol eso no tiene sentido somo un pueblo beisbolero lo futbolista y lo otro ningun ministerio aqui puede invertir en un club y despues como recupera su dinero cobrando a un peso la entrada eso es imposible amigo tenemos miedo decirlo pero los club deben se patrocinados por capital extranjero pero tambien enlos estadios llevan propagandas comerciales y muchas cosas mas amigo la gente cree que eso es facil ya entrarian cosas capitalistas y eso en nuestro sistema no funciona la gente cree que hacer un club es asi y ya ,que invertir capital es asi y ya ,se ponen propagandas en los estadios ,se cobra la señal televisiva para ver slo juegos ,se hacen comerciales en la television de por ejemplo un pelotero de induistriales tomando una pepsi cola en el supuesto caso que sea esta firma la que patrocine o sea en conclusion es complicado no es tan facil los peloteros son millonarios por muchos factores el dinero no cae del cielo y hacer una academia de besibol como dicen muchos eso cuesta millones simplemente hacer la serie nacional con mas calidad menos equipos y evitar los juegos diarios despues veremos lo otro hay que hacer con lo que tenemos por ahora lo demas hay que analizarlo bien

eduardo dijo:

19

20 de marzo de 2017

19:35:53


Un saludos ante todo Estoy de acuerdo con lo que plantio el compañero en cuanto a la calidad del equipo cuba que se cometieron muchos errores en mantener la misma alineacion que no respondieron en su momento estamos como en años anteriores cuando el cuba era cuba manteniendo a los peloteros que no rendian y despues era tarde cuando se hacian los cambios la pelota es la misma donde sea lo que hay que ser capaz de saberl jugar ya que kindelan hablo bien en sus entrevista que le realizaron por lo tanto no podemos permitir que vengan peloteros que por su indosigrancia se fueron del pais por plata y hora no se le de el chanse a los que verdaderamente aman a su patria jugando el beisbol cubano por lo tanto no estoy de acuerdo con lo que plantean lo que lo acompañaron este es mi criterio un saludo eduardo sanchez

Alfredo dijo:

20

20 de marzo de 2017

22:14:42


Vas a tener que mudarte,porque la gran mayoría del pueblo cubano està a favor de que jueguen sus compatriotas de las MLB,sin importar lo que opine una minoría cómo tù.