ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Banner
Tetsuto Yamada (23) conectó dos jonrones, el del octavo capítulo definitivo en la victoria nipona. Foto: Ricardo López Hevia

TOKIO.—Nos volvió a tomar del lado de acá el juego cuando Cuba está en plena madrugada, lo que no quiere decir que esté dormida. Mientras haya un buen partido de pelota, son muchos los que prefieren mantenerse en vela. Y así habrá ocurrido en las últimas horas.

Es por eso que del juego contra Holanda que ya vieron, ustedes saben más que yo, que al redactar estas líneas estaba prácticamente a ocho horas del primer lanzamiento de Lázaro Blanco. Tampoco puedo comentarles nada sobre la posibilidad de triple empate, por la misma razón, y porque estábamos aún más lejos del juego de las siete de la noche aquí entre Japón e Israel, seis de la mañana en La Habana, que definiría esa probabilidad.

De cualquier manera y al margen del resultado, comparto con ustedes algunas breves apreciaciones del paso de Cuba por el certamen.

Es cierto que nadie va a una competencia para perder o hacer un mal papel. Pero también es cierto que uno no puede arreglar en una justa como el Clásico Mundial los problemas que viene arrastrando o algunos para los cuales no tiene solución ahora.

Por ejemplo, medirse con resultado a lanzamientos de 97 y 98 millas no es cosa de ajustarse en uno o dos turnos al bate, se necesita un campeonato, una temporada, en la que se vea con frecuencia ese reto. Tampoco podría solucionarse que el pelotero actúe con efectividad bajo alta demanda, si antes no ha tenido muchas ocasiones similares. Esto puede alcanzarse en la medida en que las campañas cubanas sean competitivas, aunque sea en su versión élite con seis equipos.

Los problemas del control en los lanzadores o la selección del pitcheo para conectar, así como encontrar la solución a la ofensiva en una determinada situación de juego, por ejemplo con hombres en bases, pasan por el mismo tema de la calidad de nuestras series nacionales. Y de que el pelotero en formación tiene que jugar, incrementársele el número de veces al bate.

Durante siete entradas los dos equipos mantuvieron una cerrada batalla por anotar carreras. Foto: Ricardo López Hevia

A un lado lo que nos falta, creo que los peloteros que se presentaron aquí no fueron presa fácil para ningún conjunto (recuerden que no he visto el Cuba-Holanda de anoche), lo cual manda una señal. Tenemos mucha materia prima para aprovechar, tenemos lo más difícil, que es el pelotero. ¿Pero por qué entonces posiblemente no se produzca el avance a las semifinales?

Pues porque este equipo, como me dijo el colega y amigo de Prensa Latina, Yasiel Cansio, «puede parecer un día el peor de todos y en otro uno de los mejores», capaz de inverosímiles jugadas o de descomunales batazos. Y pasa por esos dos estados porque el jugador tiene calidad, pero le cuesta enfrentar a un adversario de nivel, justamente porque no hace una campaña exigente en el orden competitivo.

Creo que los peloteros en sentido general fueron subiendo con el torneo. No sé si coinciden conmigo, pero se les vio mejor ante los contrarios de más calidad (segunda fase) que frente a los del grupo preliminar. Opino, además, que en ningún momento se dieron por perdidos con rivales que los superan.

Yurisbel Gracial ha tenido un buen desempeño ofensivo. Foto: Ricardo López Hevia

Así, por arribita, faltó que produjeran los hombres de la delantera de la alineación: Roel Santos, Alexander Ayala y Frederich Cepeda. El bajo rendimiento de ellos hizo que, en no pocas ocasiones, Alfredo Despaigne tuviera que abrir entradas. Por ejemplo, de las cuatro ante Japón, en tres abrió el inning el hombre grande de la lid.

Creo que lo que más saltó a la vista fue el descontrol de los lanzadores, causante de un gran número de carreras de los adversarios. Ya sabemos que el equipo no era superior al resto de los competidores de esta segunda etapa, pero donde más diferencia hubo con los adversarios fue en el pitcheo. El de Cuba no fue dominante.

Con todos esos problemas todavía el último día de la justa, del que insisto ustedes saben todo y yo nada, la selección nacional llegaba con algunas posibilidades de continuar compitiendo. Es por eso, si por si acaso vieron perder a Holanda, que les dejo qué podría pasar.

Si eso ocurrió y Japón más tarde también fue vencedor de Israel, habría que echarle manos a las cuentas.

Se aplicaría la siguiente ecuación para eliminar a uno de los tres: número de carreras permitidas, dividido por entradas jugadas a la defensa, entre los tres involucrados. Si persiste el empate, se aplica la misma fórmula, pero tomando solo el número de carreras limpias permitidas.

El tercer resultado más desfavora­ble, es decir, el de más alto índice, que­daría fuera y los otros dos jugarían un partido el jueves para definir el acompañante de Japón. Si vio el juego, si está atento, pues recuerde que soñar no cuesta nada y si lo hace despierto menos todavía.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Antonio Rodríguez Rivera. dijo:

1

15 de marzo de 2017

09:25:53


No vi el juego, como usted, pero concuerdo ciento por ciento, porque temprano me referí a esos temas.Pienso que debe volver la selectiva, para poder elevar el techo de nuestro béisbol; para no creernos, engañosamente, que fulano es tremendo bateador ni sutano el mejor picher. !Urge la búsqueda de talento!

Rafael Nuñez dijo:

2

15 de marzo de 2017

17:16:30


La pelota, es como toda como toda competicion deportiva, una rivalidad donde se logran victorias y se sufren derrotas. Pero dicha competicion debe ser en igualdad de condiciones. Hay que ser objetivo, palabra logica y quiero utilizarla sin ninguna clase de matiz politico, y agregar que cuando esa objetividad es de hecho una verdad evidente, entonces los que no lo creen asi, tendrian que probar, con elementos basicos lo contrario. Todos los paises que participaron en el CM2017, y en los anteriores tambien, no solo participaron con atletas que residen en su pais, muchos de ellos incluso residen permanetemente en paises diferentes al que representaron y representan. Dos de los ejemplos mas fehacientes de lo que afirmo en el parrafo anterior, son Israel y Holanda, por cierto ambos derrotaron a nuestro equipo cubano. Digo nuestro equipo, porque aunque no vivo en Cuba, sigo siendo cubano y fanatico del equipo de esas cuatros letras que tanto amo, CUBA. Hay peloteros, cubanos por nacimiento y que aman a Cuba y que se sentirian orgullosos de representar a su pais, que residen en diferentes paises y que poseen una calidad indiscutible, calidad que la gran inmensa mayoria de ellos adquirio en Cuba, habilidades increibles que le enseñaron los tecnicos cubanos. Me pregunto porque ese grupo de peloteros cubanos que actualmente residen en otros paises, unidos a esos magnificos beibolistas que si residen en Cuba, no forman un equipo Cuba para estos clasicos. Hay que reconocer, que hace 20 años, esa union no se necesitaba, por tres razones, primero, las lides internacionales eran totalmente amateur, segundo, los peloteros cubanos no tenian rivales de clase que pudieran quitarle el sueño a los fanaticos, solo esperabamos por el choque contra el equipo de EEUU y algun que otro equipo asiatico. Recuerdo los topes preparatorios para formar el equipo Cuba, dos equipos, el Rojo y el Azul; señores no me dejen mentir, esos juegos eran mejores que mucho de losjuegos de este CM2017. Marquetti en uno, Muñoz en otro, Urquiola en uno y Anglada en otro, Puente en uno y Jova en otro, y asi sucesivamente, Javier Mendez y Victor Mesa, Pedro Jose y Osvaldo Oliva, Omar Linares, Padilla, Pacheco, Paret, Castro, Evelio Hernandez, Luis Giraldo Casanova etc etc etc. Si continuo nombrando peloteros cubanos de calidad suprema, no acabo hoy. Tercero, tengo que hablar con claridad y no quiero crear ninguna clase de polemica ni ofender ni herir susceptibilidades, creanme por favor, el tercero es que los peloteros cubanos no emigraban, Barbaro Garbey quizas, no estoy seguro si fue el primero pero si uno de los primeros, o quizas fue el lanzador Rene Arocha, pero no quiero hacer una lista que todos los fanaticos conocemos, solo quiero referirme puntualmente a la desventajas que tenemos actuales fente a los otros participantes de este CM2017. Quiero ratificar que los atletas que representaron a Cuba poseen una indiscutible calidad. Yo le voy a Cuba y le ire siempre, juegue quien juegue y juegue contra quien juegue. Gracias

Rogelio dijo:

3

16 de marzo de 2017

03:40:10


Totalmente de acuerdo con Rafael Nuñez, solo quiero agregar que mientras sigamos cometiendo los mismos herrores seguiremos siendo el hazmerreir de toda Cuba, algunos se afanaran por ser criticos y dias despues ya no se acuerdan, las medidas que se toman ( habitualmente por los mas "sabios" de este deporte desde hace años no dan resultados. Quizas se deban valorar otras cosas, colaterales o no que si afectan al "EQUIPO". Al parecer el combate del beisbol cubano se ha perdido y digo combate porque es asi, darlo todo desde el primer dia es la estrategia si queremos ganar. Si los otros equipos lo hacen por que nosotros no ????

Jesus Galvez dijo:

4

16 de marzo de 2017

18:02:38


Recuerdo los tiempos en que ganábamos casi muy fácil, pero le ganábamos a equipos amateur o estudiantes de diferentes universidades, eran buenos equipos pero nos engañábamos pensando que éramos la mejor pelota del mundo, recuerdo cuando decíamos con orgullo que la escuela Cubana de Basse ball y no nos dábamos cuenta que había otro nivel muy superior al nuestro que es el que ahora enfrentamos, para ganar en estas lides hay que jugar en ese nivel y estoy convencido de que los peloteros cubanos si podemos, tan es así que Despaine jugo a la altura de ese nivel es como cuando juegas ajedrez con un campeón , El siempre te ganara pero cada día se le hará mas difícil. Cuba siempre fue el macho en América Latina por encima de Rep. Dominicana, Venezuela, Puerto Rico y ganábamos con facilidad todas las series del Caribe. Hay que jugar a ese nivel es la mejor manera de recuperar el lugar que merecemos y que nos ha dado la historia, aun hay tiempo, siento mucha pena por los peloteros Cubanos Ellos mas que nosotros están sufriendo estas derrotas, mi respeto para el equipo de Cuba, seguiré confiando en Ustedes