ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Banner
Israel sorprendió a Sudcorea en el mismo arranque del Clásico. Foto: WBC

El IV Clásico Mundial de Béisbol trae equipos «trampa», novenas que han llegado sin mucho estruendo a la lid cumbre de las bolas y los strikes, pero que pueden sacarle un susto al más fuerte de los adversarios… y así lo pudimos constatar desde el mismo kilómetro cero del torneo.

En el pleito inaugural en el majestuoso Gocheok Skydome de Seúl, la novena de Israel desbancó 2-1 a los anfitriones sudcoreanos en un cerrado partido que se extendió a diez capítulos, y se definió por infield jit impulsor del torpedero Scott Burcham.

Contrario a lo que todos los pronósticos indicaban, los asiáticos no lograron imponer su poder ofensivo frente a los debutantes israelíes, cuyos serpentineros se plantaron consistentemente en la lomita, al punto de lograr diez ponches y dominar a los locales siete veces con corredores en posición anotadora.

Pero la ofensiva visitante insistió desde bien temprano y ya en el segundo capítulo tenían ventaja en la pizarra, un avance de lo que venía. Los discípulos del manager estadounidense Jerry Weinstein tomaron la delantera por boleto al cuarto madero Nate Freiman, doble del jardinero derecho Zach Boronstein y par de bases consecutivas a Ryan Lavarnway y Tyler Krieger.

El descontrol fue el principal enemigo del abridor sudcoreano

Won-Jun Chang en esa segunda entrada, y en sentido general el pitcheo asiático presentó inusuales problemas para ubicar sus lanzamientos en la zona y culminaron el desafío con nueve pasaportes gratis.

Esas dificultades, unidas a los ocho jits de Israel mantuvieron contra la pared a Sudcorea, que logró sobrevivir en el marcador gracias a la pobre oportunidad de los israelíes, que dejaron a 14 hombres en circulación y produjeron de 9-1 con corredores en posición anotadora.

Esa letanía ofensiva y las continuas oportunidades desaprovechadas para despegarse impulsaron a los sudcoreanos, que pusieron las tablas en la mitad del encuentro, cuando el relevista Jeremy Bleich permitió sencillo de Geonchang Seo que remolcó a Kyoung-min Hur, embasado por boleto de Zack Thornton.

A esas alturas ya no estaba en el box Jason Marquis, el abridor nacido en Nueva York con descendencia israelí, quien durante un tercio no permitió libertades. Veterano de 38 años, 14 campañas de experiencia en las Grandes Ligas estadounidenses y Todos Estrellas en el 2009, contuvo la artillería local y marcó el camino de su escuadra.

Tras su salida, solo el titubeo de Thornton puso en peligro la embestida israelí, que se concretó finalmente en el décimo episodio para sorpresa de los 15 000 aficionados que colmaron las tribunas del Gocheok. El octavo lanzador que utilizaron los sudcoreanos, Chang-Yong Lim, regaló boleto a Ike Davis con un out y soportó jit de Ryan Lavarnway que metió a Davis en tercera.

No obstante, puso la entrada a punto de mate con un flojo elevado de Tyler Krieger, pero tanto va el cántaro a la fuente hasta que se rompe. Los visitantes, que habían fallado siete veces con hombres en posición anotadora y dos outs, ahora lograron la ventaja con infield jit impulsor del torpedero Scott Burcham, quien tenía tres ponches en su cuenta.

Del cierre se encargó Josh Zeid, encargado de las tres últimas entradas, en las cuales aceptó solo un jit, ponchó a cuatro y regaló dos boletos.

Los próximos partidos del IV Clásico están pactados para la próxima madrugada cubana, en la cual nuestra selección debutará en el Tokyo Dome de Japón frente a los samuráis (5:00 a.m.). En Seúl, por su parte, continuarán las acciones del grupo A con el choque entre Israel y Taipei de China.

Israel sorprendió a Sudcorea en el mismo arranque del Clásico. Foto: WBC

Gocheok Skydome

C

H

E

ISR

010 000 000 1

2

8

0

KOR

000 010 000 0

1

7

0

G: Josh Zeid (1-0) P: Chang-Yong Lim (0-1)

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Cristina dijo:

6

6 de marzo de 2017

12:04:16


Son gente muy inteligente y tenaz. No me sorprenden! Felicidades!!!

Domingo. dijo:

7

6 de marzo de 2017

12:29:20


Lo dije y lo repito: Un juego lo gana cualquiera, aunque Israel no es tan "flojo"por su nómina. Confío en Cuba plenamente ante Japón aunque no es de mi agrado el no abrir con Blanco. El primer juego hay tratar siempre de ganarlo. No abrir con él es dar el juego por perdido.

NDC dijo:

8

6 de marzo de 2017

12:35:01


candelaaaaaaaaaaaaa

EL MONTE dijo:

9

6 de marzo de 2017

13:18:13


SI EL CLASICO COMIENZA ASI CON ESA SORPRESA QUE PODEMOS ESPERAR PARA EL NUESTRO EQUIPO JAJJA OJALA LEVANTAR LA CABEZA Y DEMOSTRAR QUE ES CUBA EL QUE ESTA EN EL TERRENO

duniesky dijo:

10

6 de marzo de 2017

13:47:45


Buenas tardes El clásico ya empezó e Israel se las aplicó a Korea, lo cual es sorpresa por el nombre de quien venció pero no por la nómina que lleva, el beisbol ha cambiado y la nómina de Israel está plagada de jugadores vinculados a la MLB donde el desarrollo es notable no solo por la liga en sí, sino porque agrupa a lo más selecto de cualquier rincón del mundo, pero bueno lo curioso está en que Israel que no tiene tradición en el beisbol cogió jugadores que ni tan siquiera residen en su territorio, pero que son descendientes de nacionales de ese país o están relacionados de alguna forma por estrechos vínculos religiosos o sencillamente tienen más de una ciudadanía… y sin tener abolengo en el beisbol le acaban de ganar a uno de los equipos más tradicionales y más fuertes de los últimos tiempos… o sea le pusieron interés al certamen primero para clasificar, después para llegar hasta ese certamen con un equipo que acaba de demostrar que no es un manjar ni mucho menos… o sí no pregúntenle a los Koreanos a los que se les acaba de complicar la vida… así de sencillo. Sin embargo me llaman la atención pequeños detalles que se mencionaron por Oscar Sánchez (cuya opinión profesional respeto mucho, aunque el no considere la mía) en su artículo ¨Cuba y el clásico mundial de beisbol¨ donde el define que en el reglamento del clásico mundial se define lo siguiente y cito textualmente ¨… en el epígrafe Elegibilidad del Jugador, en dos de los requisitos, exactamente el 2 y el 3, se expresa: «El jugador es un ciudadano del país o territorio del Equipo de la Federación, como lo demuestra un pasaporte». Y en el siguiente: «El jugador es actualmente residente legal permanente del país o territorio del Equipo de la Federación, como lo demuestra la Documentación satisfactoria para el World Baseball Classic.inc (WBCI) y la Confederación Mundial de Softbol y Béisbol (WBSC)»¨ y aunque después el refiere que existen otros requerimientos como ¨… el de haber nacido en el país de la selección de la Federación participante en el CM 2017… ¨ me siguen quedando dudas sobre la forma en la que Israel logró conformar esta selección (que tiene creo que un solo jugador de Israel) y que ha demostrado ser contendiente, no para ganar el clásico (eso lo veo bien difícil)… pero si para enviar un mensaje y asustar a quién sea, dentro y fuera de su grupo… siempre nos han enseñado a todos que cuando se pregunta es señal irrevocable de que se piensa… por tanto yo pregunto en nombre de los que no lo quieren hacer ¿Si Israel que no es nadie en este mundo del béisbol pudo hacer un equipo así, porqué nosotros que tenemos un millón de veces más tradición que ellos no lo pudimos hacer? ¿El reglamento se atiene para nosotros, pero para ellos y otras naciones no? ¿Quién tiene la culpa? ¿El bloqueo? ¿O nuestra propia incapacidad para buscar soluciones viables en bien de los aficionados al beisbol? Por favor caminen las calles y obtendrán todas las respuestas de los seres anónimos que pululan las mismas, ellos los pueden ayudar a encontrar la solución al problema, a la crisis de nuestro beisbol, que radica en no saber nunca por donde comenzar…