ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Banner
Israel sorprendió a Sudcorea en el mismo arranque del Clásico. Foto: WBC

El IV Clásico Mundial de Béisbol trae equipos «trampa», novenas que han llegado sin mucho estruendo a la lid cumbre de las bolas y los strikes, pero que pueden sacarle un susto al más fuerte de los adversarios… y así lo pudimos constatar desde el mismo kilómetro cero del torneo.

En el pleito inaugural en el majestuoso Gocheok Skydome de Seúl, la novena de Israel desbancó 2-1 a los anfitriones sudcoreanos en un cerrado partido que se extendió a diez capítulos, y se definió por infield jit impulsor del torpedero Scott Burcham.

Contrario a lo que todos los pronósticos indicaban, los asiáticos no lograron imponer su poder ofensivo frente a los debutantes israelíes, cuyos serpentineros se plantaron consistentemente en la lomita, al punto de lograr diez ponches y dominar a los locales siete veces con corredores en posición anotadora.

Pero la ofensiva visitante insistió desde bien temprano y ya en el segundo capítulo tenían ventaja en la pizarra, un avance de lo que venía. Los discípulos del manager estadounidense Jerry Weinstein tomaron la delantera por boleto al cuarto madero Nate Freiman, doble del jardinero derecho Zach Boronstein y par de bases consecutivas a Ryan Lavarnway y Tyler Krieger.

El descontrol fue el principal enemigo del abridor sudcoreano

Won-Jun Chang en esa segunda entrada, y en sentido general el pitcheo asiático presentó inusuales problemas para ubicar sus lanzamientos en la zona y culminaron el desafío con nueve pasaportes gratis.

Esas dificultades, unidas a los ocho jits de Israel mantuvieron contra la pared a Sudcorea, que logró sobrevivir en el marcador gracias a la pobre oportunidad de los israelíes, que dejaron a 14 hombres en circulación y produjeron de 9-1 con corredores en posición anotadora.

Esa letanía ofensiva y las continuas oportunidades desaprovechadas para despegarse impulsaron a los sudcoreanos, que pusieron las tablas en la mitad del encuentro, cuando el relevista Jeremy Bleich permitió sencillo de Geonchang Seo que remolcó a Kyoung-min Hur, embasado por boleto de Zack Thornton.

A esas alturas ya no estaba en el box Jason Marquis, el abridor nacido en Nueva York con descendencia israelí, quien durante un tercio no permitió libertades. Veterano de 38 años, 14 campañas de experiencia en las Grandes Ligas estadounidenses y Todos Estrellas en el 2009, contuvo la artillería local y marcó el camino de su escuadra.

Tras su salida, solo el titubeo de Thornton puso en peligro la embestida israelí, que se concretó finalmente en el décimo episodio para sorpresa de los 15 000 aficionados que colmaron las tribunas del Gocheok. El octavo lanzador que utilizaron los sudcoreanos, Chang-Yong Lim, regaló boleto a Ike Davis con un out y soportó jit de Ryan Lavarnway que metió a Davis en tercera.

No obstante, puso la entrada a punto de mate con un flojo elevado de Tyler Krieger, pero tanto va el cántaro a la fuente hasta que se rompe. Los visitantes, que habían fallado siete veces con hombres en posición anotadora y dos outs, ahora lograron la ventaja con infield jit impulsor del torpedero Scott Burcham, quien tenía tres ponches en su cuenta.

Del cierre se encargó Josh Zeid, encargado de las tres últimas entradas, en las cuales aceptó solo un jit, ponchó a cuatro y regaló dos boletos.

Los próximos partidos del IV Clásico están pactados para la próxima madrugada cubana, en la cual nuestra selección debutará en el Tokyo Dome de Japón frente a los samuráis (5:00 a.m.). En Seúl, por su parte, continuarán las acciones del grupo A con el choque entre Israel y Taipei de China.

Israel sorprendió a Sudcorea en el mismo arranque del Clásico. Foto: WBC

Gocheok Skydome

C

H

E

ISR

010 000 000 1

2

8

0

KOR

000 010 000 0

1

7

0

G: Josh Zeid (1-0) P: Chang-Yong Lim (0-1)

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

emilio dijo:

1

6 de marzo de 2017

10:57:37


Si Israel pudo porque Cuba no

Jorge Respondió:


6 de marzo de 2017

16:59:52

Con el mayor respeto , pero no se dice que este "modesto" equipo de Israel es una selección de jugadores norteamericanos de origen judío. ¿O es que ustedes pensaban que se iba a hacer un milagro y de pronto Israel le gana al poderoso Sudcorea?

Erick Daniel Landestoy Mendoza dijo:

2

6 de marzo de 2017

11:22:33


Con esta gran sorpresa se demuestra la teoría de que no hay equipos débiles sino equipos pequeños que se crecen en los momentos grandes , esto demuestra que debe vencer el mejor del mundo donde Cuba debe tener un puesto entre los grandes

willians dijo:

3

6 de marzo de 2017

11:31:04


resultado que no deja de sorprender, pero tampoco decide el grupo, lo enreda mas eso si, no creo que Korea pierda ni con Holanda, ni con Taipéi, pero los ganadores de hoy si se meten en la salsa porque ahora pudieran ganar uno de los dos que le quedan y colarse, hay que esperar.

Robert Sanchez dijo:

4

6 de marzo de 2017

11:42:30


Ojo...casi todos los "israelitas" son jugadores de la MLB...

C@rly Respondió:


7 de marzo de 2017

20:18:31

no son de la MLB son de las ligas menores y casi todos americanos con trascendencia israelita

Dulce dijo:

5

6 de marzo de 2017

11:43:30


Señores este equipo se Israel solo tiene el nombre todos esos jugadores la mayoría son americanos descendientes de israelíes y juegan en triple a y Marquis es pitcher de grandes ligas igual que Italia y Holanda que tienen jugadores de grandes ligas y triple a hasta Alemania y Letonia tienen un jugador en grandes ligas así que aquí no hay equipos pequeños por lo que hasta China hay que jugarle