ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Caracterizada por la belleza de sus paisajes, la Reserva de la Biosfera Sierra del Rosario fue la primera de Cuba en recibir esa condición en 1985. Foto: Julio Larramendi

Zona de asentamiento de colonos franceses inmigrantes que entre los años finales del siglo XVIII y comienzos del XIX fundaron allí decenas de haciendas cafetaleras devenidas entre las más prósperas del país, la Reserva de la Biosfera Sierra del Rosario resultó la primera de las seis proclamadas con esa condición en Cuba, por parte de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco).

Situada en la parte más oriental de la Cordillera de Guaniguanico, ocupa un área de alrededor de 25 000 hectáreas localizadas dentro de la actual provincia de Artemisa y recibió tal reconocimiento el 15 de febrero de 1985, en virtud de su valioso patrimonio natural.

Vale apuntar que en el mundo existen en la actualidad más de 600 sitios con la categoría de Reserva de la Biosfera en aproximadamente 120 naciones, cuyos propósitos principales consisten en promover la conservación de la biodiversidad y los paisajes, el desarrollo humano y económico, ecológico y culturalmente sostenible, la investigación, la educación ambiental y la activa participación de las comunidades locales en la gestión y manejo del área donde habitan.

Dentro de las atracciones del lugar resaltan extensas formaciones de bosques Siempreverdes, en los cuales figuran árboles de hasta 40 metros de altura y una abundante presencia de majagua, caoba, pinos, teca y otras especies.

Un número apreciable de ellas fueron plantadas básicamente cuando en 1968 se promovió un plan especial de desarrollo integral de la región, que comprendió, además, el inicio de la construcción de la comunidad Las Terrazas.

La flora de la Reserva de la Biosfera Sierra del Rosario contiene un total de 889 organismos vegetales, agrupados en 608 plantas superiores entre árboles, arbustos y herbáceas, y 281 plantas inferiores, referidas básicamente a hongos, musgos y líquenes.

Igualmente, sobresalen las reservas naturales Las Peladas y El Mulo, y la reserva ecológica El Salón, que con 565 metros de altura constituye la más alta elevación del sitio, así como el Salto de Agua de Soroa, uno de los más elevados de nuestro archipiélago, con 22 metros.

El promedio anual de lluvia ronda los 2 000 milímetros, mientras la temperatura media es de 24,4 grados Celsius. Al igual que ocurre en el resto del país, enero y febrero son los meses más fríos del año, en tanto los mayores volúmenes de precipitaciones suelen registrarse en junio.

Como indican los datos ofrecidos por la Agencia de Medio Ambiente del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (Citma), hasta el 2015 la Reserva atesoraba 119 de las 366 especies de aves registradas para Cuba, de ellas 13 endémicas. También hay reportadas 33 de reptiles (27 endémicos), 20 de peces, 16 de anfibios y 13 de mamíferos, relación que contempla varios tipos de jutía.

Asimismo, en la región pueden avistarse disímiles aves migratorias y abundantes poblaciones del Tocororo que, junto a la de numerosas especies de moluscos, insectos y otros grupos de vertebrados, ratifican la riqueza de la biodiversidad local.

De acuerdo con las evaluaciones hechas por especialistas y técnicos de la estación ecológica radicada allí, cuyo propósito principal es el monitoreo permanente de todo el ecosistema en su conjunto, la Reserva muestra un buen estado de conservación.

Más allá de la belleza del paisaje y la meritoria labor desplegada durante más de 30 años por el personal involucrado en la protección y conservación del patrimonio natural, el lugar ha sido escenario de una amplia gama de proyectos investigativos, muchos emprendidos mediante la colaboración de diferentes instituciones científicas cubanas y foráneas, entre ellas el Instituto de Ecología y Sistemática y el Jardín Botánico Nacional.


Buena parte de sus resultados posibilitaron mantener actualizado el inventario de la flora y la fauna, establecer  bancos de semilla locales, conservar la agrodiversidad de la zona y propiciar el rescate y conservación de los recursos fitogenéticos para contribuir a la seguridad alimentaria del país.

Propiciaron, de igual modo, implementar un programa de turismo ecológico, evaluar el impacto de ciclones tropicales sobre la diversidad biológica y ejecutar acciones dirigidas a mejorar la prevención y control de especies exóticas invasoras.

Llama la atención la impartición de programas de educación ambiental en las escuelas de la zona, y el diseño y aplicación de un sistema de información geográfica de suma utilidad en el manejo de la Reserva.

Si bien el sitio es hoy un referente nacional en el cuidado de la naturaleza, tarea apoyada por la mayoría de sus pobladores, todavía existen problemas que lastran tan loable empeño, como son la tala ilícita de árboles, la caza furtiva y la incidencia de incendios forestales.

Más datos

-Cuba dispone de otras cinco Reservas de la Biosfera proclamadas por la Unesco. Ellas son Península de Guanahacabibes, Baconao, Cuchillas del Toa,  Ciénaga de Zapata y Buenavista.

-Las tres primeras obtuvieron esa categoría en 1987, y las dos últimas en el 2000.

-El núcleo principal de la Reserva de la Biosfera Cuchillas del Toa es el Parque Nacional Alejandro de Humboldt. Considerada una de las zonas de  mejor equilibrio ecológico, endemismo,  conservación y biodiversidad del país, este lugar fue declarado en el 2001 Sitio de Patrimonio Mundial Natural por la Unesco.

-Con una superficie de aproximadamente 628 000 hectáreas, la Reserva de la Biosfera Ciénaga de Zapata es la más grande del archipiélago cubano   y constituye un reservorio natural de enorme valor reconocido internacionalmente.

-La Reserva de la Biosfera Buena Vista se localiza en el centro norte de Cuba y comprende territorios de las provincias de Villa Clara, Sancti Spíritus y Ciego de Ávila, incluyendo un sector de la cayería Sabana- Camagüey.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Eros dijo:

1

17 de noviembre de 2018

16:13:48


Muy justo el reconocimiento público a la labor desplegada por todos los trabajadores vinculados con la reserva de la biosfera y a los pobladores de la Comunidad Las Terrazas

Lazaro dijo:

2

18 de noviembre de 2018

22:00:13


Una muestra de que si se puede trabajar en el cuidado de la naturaleza cuando existe el capital humano calificado y la voluntad política de las autoridades