ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Recientemente se reiniciaron las labores constructivas del futuro Centro de Biodiversidad Marina, que acogerá diferentes colecciones científicas. Foto: Silvia Diéguez

Desde su apertura al público el 23 de enero de 1960, el Acuario Nacional devino en uno de los sitios marcados en la preferencia de varias generaciones de cubanos, que lo convirtieron en punto focal de los paseos familiares hasta la actualidad.
En el transcurso de estos 57 años más de 30 millones de visitantes recorrieron sus instalaciones y pudieron acercarse al fascinante mundo del mar mediante la observación de numerosas especies y el disfrute de atractivos espectáculos, entre ellos los protagonizados por delfines y la simpática foca Silvia (realmente era un león marino), sin duda el animal más carismático de los mostrados en el lugar en cualquier época.  
Más allá de su visible misión de exhibir organismos marinos vivos, promover y elevar el conocimiento y la cultura de la población acerca del necesario desarrollo sostenible de nuestras zonas costeras y mares, incluido el cuidado, conservación y uso racional de los recursos marinos, el Acuario se define hoy igualmente como una entidad especializada en la investigación científica.
Para cumplir con los objetivos enunciados, cuenta con un colectivo conformado por 258 trabajadores (131 son mujeres), donde figuran 17 investigadores categorizados y profesionales en Biología marina, Oceanología, Medicina veterinaria, práctica de buceo, además de técnicos en diferentes disciplinas.
 
RECUENTO NECESARIO
Siguiendo lo expresado públicamente en más de una ocasión por Fidel de que junto con su misión educativa y recreativa, el Acuario debía ser también ante todo un centro científico, a partir de mediados de la década de los 90 del pasado siglo la entidad emprendió un conjunto de estudios encaminados a concretar dicho propósito.
Los resultados condujeron al registro de alrededor de 40 especies nuevas para aguas cubanas y la ciencia, el sostenido incremento del número de especies en las colecciones, la determinación de áreas de blanqueamiento de corales y la introducción de nuevas técnicas de manejo y atención de mamíferos marinos, bajo condiciones controladas.
Otros aportes de interés radican en haber ampliado el conocimiento referido a la abundancia de ejemplares del delfín Tursiops truncatus en los mares de nuestro archipiélago, que incluye el monitoreo sistemático de los parámetros clínico veterinarios, y lograr la reproducción en cautiverio y exhibición de especies amenazadas. Tal es el caso del popularmente conocido Caballito de Mar.
Según indicó a Granma la Máster en Ciencias María de los Ángeles Serrano Jerez, directora del Acuario Nacional, la institución acomete en la actualidad tres proyectos investigativos primordiales. Ellos son Dinámica de arrecifes de corales sometidos a diferentes grados de severidad ambiental, Ecología de las especies invasoras marinas en Cuba: Pez León y Mejillón Verde, y Estudio y caracterización de las poblaciones de delfines Tursiops truncatus en su medio natural.
«Recientemente presentamos un proyecto de restauración de arrecifes de coral a la Comunidad de Estados del Caribe, que ya fue aprobado y está en fase de coordinación. Asimismo trazamos un conjunto de investigaciones referidas al rescate de corales con el Acuario de la Florida, que pronto empezará a ejecutarse», aseveró.
«Toda labor científica del centro responde a los postulados contenidos en la Estrategia Ambiental Nacional, en particular los referidos a la protección de los ecosistemas marinos y el empleo sostenible de su rica biodiversidad. Hoy exhibe un total de 350 especies y 2 500 ejemplares».
Igualmente atesora desde el 2004 la colección de corales pétreos cubanos, considerada una de las más grandes y significativas de la región del Caribe por su alto grado de conservación y elevada cantidad de muestras.
Vale mencionar que algunos de sus especialistas participaron en la recién concluida expedición científica conjunta Cuba-Estados Unidos, que a bordo del buque de investigación Walton Smith, de la Universidad Atlántica de Florida, recorrió 1 430 millas náuticas a lo largo de la costa norte y sur de nuestro país.
Merecedor del Premio Nacional de Medio Ambiente en el 2002, el centro mantiene dentro de sus prioridades la de acoger diferentes programas de educación ambiental que faciliten poner el conocimiento marino al alcance de cualquier persona que participe en ellos.
No menos relevante es que junto con la atención sistemática brindada a estudiantes de escuelas primarias y secundarias a través de visitas programadas, el Acuario organiza cada año las ya habituales jornadas científicas infantiles y los talleres de verano, eventos caracterizados por la afluencia de niños y adolescentes.
Tan meritoria labor científica y educativa contrasta con el marcado deterioro de no pocas de sus áreas de exhibiciones como las peceras circulares, estanques y otras instalaciones, provocadas por el paso de los años sin recibir mantenimiento y los efectos de varios eventos meteorológicos extremos.
Incluso algunas de las inversiones previstas en el programa de ampliación y remodelación de la entidad, aprobado a principios del primer decenio del presente siglo, estuvieron paralizadas durante mucho tiempo por causas no siempre fundamentadas en problemas objetivos.
Para beneplácito de sus trabajadores y el numeroso público que lo visita diariamente, hace unos meses se reiniciaron las faenas constructivas en obras que contemplan el futuro Centro de Biodiversidad Marina y el nuevo restaurante de autoservicio, con capacidad para 400 personas sentadas, aseveró María de los Ángeles.  
Concluirlas con la calidad debida, sin chapucerías y en el plazo establecido no solo mejorará las condiciones generales del Acuario, será también un homenaje a la memoria del líder histórico de la Revolución, su promotor más entusiasta y visionario defensor de la protección del medio ambiente en Cuba y el mundo.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Rocio dijo:

1

8 de julio de 2017

13:33:46


Me alegra mucho saber que al fin vuelven a ponerse en marcha algunas de las obras constructivas del Acuario, un emblemático sitio para varias generaciones de cubanos, como bien dice el artículo. Cada vez que inba con mis hijos en los últimos tiempos me daba suma tristeza ver el estado de deterioro de varias instalaciones, ojalá recupere sus días de mayor esplendor. Con el artículo de Granma me enteré de la notable labor científica que desarrolla el Acuario, eso si que lo lo conocía

Mario dijo:

2

9 de julio de 2017

07:50:06


El Acuario merece mostrar una imagen superior, acorde con sus magníficos resultados científicos y de educación ambiental, me gustó mucho el artículo

Rey dijo:

3

10 de julio de 2017

13:25:36


Ojalá que no demoremos mucho en ver el Acuario bien lindo, pintado y reconstruido, mis padres me llevaban mucho cuando era niño, esperemos que todo se termine en tiempo y con calidad

catmar dijo:

4

2 de agosto de 2017

17:10:23


Acuario Nacional de Cuba… DECEPCIONANTE Y LAMENTABLE, no entiendo nada despues de leer este artículo... Estoy muy preocupada entonces por la nefasta experiencia vivida hoy 28 de julio, en el Acuario Nacional. Sentí vergüenza ajena ante 2 amigos brasileños invitados por mi, que deseaban ver un tiburón. Primero decir que el precio de entrada cobrado a mis amigos fue de 10 cuc cada uno y yo como nacional pagué 10 CUP, y según me explicaron en información, el precio es por entrar al acuario y disfrutar de sus instalaciones y los espectáculos del dia. De entrada nos informaron que por rotura de la bomba de agua… (primera cosa inentendible para mi en un acuario donde lo principal es justamente el agua…) no había espectáculo de delfines, solo había el de los lobos marinos a las 4 pm. Parece que los delfines tienen fatalismo geográfico con la bomba que funcionaba… Esto nos lo explicaron en información ya dentro de la instalación y después de haber abonado la entrada, no antes. En la puerta se lee en el programa todo lo habitual y en ninguna parte decía que no habría ese dia, y tampoco había rebaja en la entrada ante la NO OFERTA de lo que decía la tablilla que estábamos pagando. Eso si, 3 personas chequean tu tickets al comprarlo, al entrar en la puerta y después en información, y lo registran en un modelo… Empezamos a caminar por el acuario en busca de las peceras habituales que yo recordaba que existen del viejo acuario, y al llegar a donde estaban las grandes tortugas, encontramos un espectáculo lamentable y deprimente, donde alrededor de 10 o 12 tortugas de diferentes tamaños, intentaban mantenerse húmedas bajo un sol fuertísimo en un residuo de agua en el fondo del estanque. Una de ellas, estaba trabada entre 2 piedras y debido a las protestas airadas de los visitantes una de las trabajadoras que estaban allí al parecer cuidando el orden, salió en busca de algún cuidador o biólogo, que finalmente entro y la sacó del atolladero entre las piedras. Cuando preguntamos por que aquellos pobres animales estaban secos sin agua apenas, la respuesta fue que la bomba estaba rota. Senti pena por aquellas criaturas que se notaban estresadas y se apiñaban en el residuo de agua turbia que tenían. Decidimos acercarnos a la foca que estaba enfrente y tiene un cristal para verla nadar y estaba tan turbia el agua que apenas se veía. Caminamos por los pasillos de las peceras, y al margen de que había unos poquísimos peces, algunas tortugas, 1 estrella de mar, y algunos erizos y langostas, los cristales estaban tan sucios y la iluminación tan deficiente en las peceras que apenas podía apreciarse lo que había. Tiburon? solo pudimos ver un tiburón gata pequeño, que (sofocado por el calor seguramente) ni se movia. Un pequeñito cocodrilo en una de las peceras y ya. Siendo ya casi la hora del espectáculo de lobos de mar, nos dirigimos a la locación, que a diferencia del resto del acuario, que estaba sucio, despintado y deprimente, estaba pintado y bonito, pero….llenísimo, por lo cual solo quedaba espacio para sentarse al sol. Siendo un sol tan fuerte, uno espera con el fin de al menos ver algo, pero este espectáculo no está adaptado para ese público que no cabe en la sombra por lo cual se hizo irresistible quedarse hasta el final. Sumemos que el restaurante cuyo principal atractivo es que puedes ver los estanques, estaba cerrado porque no había agua!!! Quiere decir…que es lo que pagamos realmente? Que servicio recibimos por 10 cuc si no hay delfines, no hay peces casi, todo esta sucio, feo, despintado, el espectáculo es tan extenso en explicaciones que son buenas, y de interés pero en ese horario y con público al sol, deberían concentrarlo en las actuaciones del lobo marino, o hacer 2 tandas seguidas para que las personas no sufran el sol y puedan disfrutarlo, y no permitir ese abarrotamiento, con personas al sol y de pie…en fin… Mis amigos y yo decidimos irnos a mitad del espectáculo porque no era humanamente soportable aquello y no existía alternativa. Al salir uno de ellos fue a información todavía preocupado con el estado de las tortugas, y la respuesta fue que ya iban a mover la bomba y que esos animales se sabe que aguantan ese tiempo sin agua…¿realmente lo saben? Y es parte de la cultura ante estas situaciones mostrar al público un espectáculo que transmite indolencia, desidia y desentendimiento del asunto? Sinceramente, sentí vergüenza ajena…estuve rato tratando de dar una explicación a mis amigos, pero sinceramente no tenia lógica alguna, que ese fuera el Acuario Nacional de Cuba, y estuviera en esas condiciones tan deplorables, y cobraran ese dinero por entrar… me quedé sin palabras… Leer este articulo me hace dudar de que estamos hablando del mismo Acuario Nacional...se refieren al de 62?

Liliana Garcis dijo:

5

20 de agosto de 2017

12:13:15


Esta crueldad ya no es necesaria. Ellos sufren al estar separados de su habitat natural. Hay otros recursos disponibles para educar. Por favor consideren transformarlo en una biblioteca interactiva y un buen programa de excursiones y giras en aquellas instancias que sean razonables. Esto no es consistente con el espiritu del hermoso proceso revolucionario de Cuba y tampoco se trata de una tontada romanticona. Hay abundantes estudios sobre el sistema nervioso y las emociones de ls animales no humanos. Con todo respeto.