ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Foto: Anabel Díaz

La convicción fidelista de que el futuro de Cuba tiene que ser, necesariamente, un futuro de hombres de ciencia, condujo la celebración, ayer, del acto por el Día de la Ciencia Cubana, en la sede del Ministerio de las Fuerzas Armadas Revolucionarias.

Coronel Jesús Reyes Ríos, jefe del Departamento de Ciencia y Tecnología de las FAR. Foto: Anabel Díaz

Desde los primeros años de la Revolución, la dirección política del país tuvo claridad en que, para desarrollar la economía y llevar a cabo proyectos de beneficio popular, era ineludible desarrollar fuertes capacidades para la defensa de la nación, manifestó el coronel Jesús Reyes Ríos, jefe del Departamento de Ciencia y Tecnología de las FAR.

En encuentro presidido por el general de cuerpo de ejército Álvaro López Miera, viceministro primero de las far y jefe del Estado Mayor General, y por Elba Rosa Pérez Montoya, ministra de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente, el coronel Reyes Ríos destacó igualmente «la compatibilización de los programas y proyectos de científicos que se ejecutan en la Isla con los intereses de la defensa».

Estos aportes —dijo— no son visibles solo en el desarrollo y modernización del material bélico, sino también en las contribuciones que hacen, al país, la Unión de Construcciones Militares, la Unión Agropecuaria Militar y el Grupo Empresarial Geocuba, entre otras entidades.

Durante la jornada, asimismo, fue entregada la Orden Carlos J. Finlay, máxima distinción que otorga el Consejo de Estado en el ámbito científico, al Centro Nacional de Toxicología.

Asimismo, fueron condecorados el capitán de fragata Luis Antonio Balaguer Labrada, del Centro de Investigación y Desarrollo Naval de la Unión de Industria Militar; y los trabajadores civiles Madeline Blanco de Armas, del Centro de Investigaciones Científicas de la Defensa Civil; Lázaro Fonseca Valdivia, del Instituto Técnico Militar José Martí; y Eduardo Álvarez Acevedo, del Hospital Militar Central Carlos J. Finlay.

También fueron reconocidos los 16 mejores resultados de ciencia e innovación tecnológica del 2016 con mayor impacto para la defensa, y estimulada la mejor defensa de doctorado de ese año, a la capitán de fragata Mayelín Parada Sánchez, de la Academia de las FAR General Máximo Gómez.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Miguel Angel dijo:

1

14 de enero de 2017

14:25:19


La labor científica q desarrollan las FAR "es impresionante", me consta, actividad q se lleva a cabo en muchas instituciones docentes y científicas, en la industria militar, en las decenas de hospitales militares q se encuentran prestando servicios a lo largo y ancho de nuestro archipiélago, no solo a los militares y sus familiares, sino a gran parte de la población civil del territorio, como se plantea en el trabajo del periodista Jank Curbelo, no solo en el campo sagrado de la defensa nacional (sin defensa no hay Revolución, no hay Patria), sino en la contribución a diferentes ramas de la economía y servicios del país. La FAR son también un bastión en el cumplimiento estricto de la concepción del Comandante en Jefe, cuando aseveró q el futuro de Cuba debía ser de hombres de ciencia.