ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
El trabajo de la doctora Maritza Ballester Pérez fue fundamental para el desarrollo de un método propio para el pronóstico del comportamiento de la actividad ciclónica en la cuenca del Atlántico tropical. Foto: Aldo Mederos

Quiso el destino que Maritza Ballester Pé­rez naciera en el capitalino poblado de Ca­sablanca el 2 de febrero de 1951, muy cerca de la loma donde radicaba el Observatorio Na­cional, devenido 14 años después en Instituto de Meteorología.

Luego de terminar el preuniversitario, en septiembre de 1968 matricula la Licenciatura en Matemática en la Universidad de La Habana, sin estar convencida de su preferencia hacia esa difícil carrera.

No pasaron cuatro meses cuando en enero de 1969 supo de una convocatoria para estudiar Meteorología. Como contó en una entrevista publicada en esta misma página hace más de un lustro, sin pensarlo dos veces, se presentó y fue aceptada.

Ya en febrero figuraba en la relación de alumnos inscritos en el segundo curso de nivel superior de esa especialidad, impartido en la otrora Escuela de Meteorología creada por el doctor Mario Rodríguez Ramírez, graduándose en 1972.

INVESTIGADORA DE TALLA INTERNACIONAL

Incorporada en octubre de 1973 al entonces departamento de Meteorología Sinóptica (Pro­nós­ticos), Maritza Ballester forma parte de un equipo de investigación donde comienza su re­levante labor científica de más de 40 años.

Al principio estudia las características de los llamados «sures» en Cuba, luego integra el gru­po de especialistas dedicado a la meteorología sa­­­telital, dentro del cual empieza a incursionar en la génesis y trayectoria de los ciclones tropicales.

En 1980 inicia su trabajo en el Laboratorio Conjunto Cubano Soviético para el estudio de la Meteorología Tropical y los Huracanes, institución que desempeñó un papel esencial en el de­sarrollo del país en este campo, al posibilitar la adquisición de computadoras, estaciones de sondeo aerológico, radares del tipo MRL-5 y otros equipos.

Participa en dos importantes temas de investigación referidos a métodos de pronóstico de trayectoria, y dinámica y energética de los huracanes. Sin apartarse de esa labor, cada vez que surgía la amenaza de algún ciclón tropical se incorporaba de inmediato al área de Pronós­ticos, para apoyar el trabajo operativo en el seguimiento de su ruta y evolución.

Cuando en septiembre de 1986  llega al país el primer avión meteorológico soviético, con el objetivo de realizar experimentos de lluvia provocada y hacer vuelos de reconocimiento a los huracanes que se movieran en el entorno del archipiélago cubano, Maritza aparece entre los especialistas alistados para participar.

Logra viajar a la periferia de la tormenta tropical Floyd en octubre de 1987, experiencia que calificó de inolvidablemente desagradable por haberse movido bastante la nave aérea. Pese al mal rato hizo las mediciones previstas.

Desde finales de esa propia década de los ochenta trabaja en la consolidación de las bases científicas que permitieron desarrollar posteriormente un método propio para el pronóstico de la actividad ciclónica en la cuenca del Atlántico tropical, junto a sus colegas la doctora Cecilia González y el doctor Ramón Pérez Suárez.

Este se da a conocer con carácter experimental por primera vez en 1995, ubicando al Insti­tuto de Meteorología entre las pocas instituciones a nivel mundial en emitir con antelación tal tipo de predicción sobre el probable comportamiento de la temporada ciclónica. Al año si­guiente el pronóstico estacional em­pieza a di­fundirse de manera oficial.

De acuerdo con lo expresado a Granma por ambos científicos, las valoraciones de la Doctora en Ciencias Meteorológicas e Inves­tigadora Ti­tular Maritza Ballester fueron claves en los mo­mentos de calcular la hora aproximada y probable punto de entrada de cada huracán que impactó al país en los últimos tres decenios, así como precisar las zonas expuestas a los efectos de las lluvias, vientos e inundaciones costeras.

Vicepresidenta de la Sociedad Meteo­rológica de Cuba durante varios mandatos, el prestigio profesional de Maritza trascendió las fronteras nacionales al representar a Cuba en numerosos eventos celebrados en el exterior. Fue, además, profesora de decenas de jóvenes meteorológos, y tutora y consultora de un alto número de especialistas que se formaron bajo su guía.

Hacedora de una sobresaliente trayectoria en el conocimiento de la meteorología tropical, y en particular de los huracanes, la doctora Ballester falleció en fecha reciente a la edad de 65 años. Para sus compañeros de trabajo deja una impronta de modestia, disciplina, rigor, consagración y aportes científicos, que la colocan sin lugar a dudas entre las personalidades de la meteorología cubana de todos los tiempos.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Angel Sarmiento Scull dijo:

1

29 de octubre de 2016

02:40:51


La conoci personalmente por ser colega de trabajo de mi hermana en el mismo equipo, me acabo de enterar ahora al leer su desaparicion fisica ya q padecia de meses un problema; mucha verdad lo q dice el periodista, mi consagrada a su trabajo y gran companera. QED.

ROBERTO C DA COSTA dijo:

2

29 de octubre de 2016

10:21:51


Dedicou-se apaixonadamente, porque a Meteorologia fascina, ao entendimento dos fenômenos meteorológicos mais especificamente os que afetam o Caribe e Cuba, as tormentas tropicais e os furacões. A meteorologia cubana alcançou um nível notável e deve a Dra. Maritza Ballester a confiança que o povo cubano tem nas previsões, preservando vidas.... Dra. Maritza dedicou-se a ciência meteorológica, ao seu povo, ao seu pais e a revolução. Dra. Maritza parabéns, seu exemplo esta sendo seguido. Aqui do Brasil rendo minha singela homenagem. A sua luta não foi em vão.

raynald de la nuez montes de oca dijo:

3

29 de octubre de 2016

11:48:40


Me ahorra me enteró de esta noticia me dia tanta tristeza gue hasta mis ojos lagrimaron se nos murio mary se nos murio armandito lima ojitos yo la verdad gue los guiero a todos ya gue esa fue la especialidad gue siempre me gusto estudiar pero bueno estudié otra especialidad en mi pais cuba muy humanitaria lic enfermeria desde miami florida Raynald

Armando dijo:

4

29 de octubre de 2016

13:24:15


Me conmovi'o leer el art'iculo

Armando dijo:

5

29 de octubre de 2016

13:27:14


Me conmovió mucho leer el artículo sobre nuestra inolvidable colega Maritza Ballester, gracias a Orfilio Peláez por publicar esa reseña que resume la obra científica de una de nuestras científicas más sobresalientes en la meteorología