ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Dr. Carlos Manuel Alvarez Valcarcel / Foto: Batista, Ismael

El destacado científico Carlos Álvarez Valcárcel, Doctor en Ciencias Biológicas, consta de una larga trayectoria docente y además forma parte de la comisión nacional de la carrera de Bioquímica y Biología Molecular. A ello se suma un largo recorrido investigativo que lo hicieron acreedor, recientemente, de algunos de los premios por la obra científica y docente entregados en el Aula Magna de la Universidad de La Habana, sede donde labora hace ya 38 años.

—El galardón por el trabajo científico y el premio Universidad de La Habana junto a otros doctores, figuran entre algunos de sus reconocimientos. ¿Qué significa para un investigador tales distinciones?

—Las investigaciones en estos momentos en las ciencias naturales y biológicas, no resultan solamente de la actividad de un individuo, sino del trabajo de un colectivo. En el caso nuestro es del laboratorio de Toxinas y Liposomas.

"Una de las actividades importantes del año es que nosotros estamos coordinando una Red Iberoamericana en la que participan algunos países como Cuba, Brasil, Venezuela y Costa Rica apoyados por el programa CYTED que es el órgano de ciencia y tecnología para el desarrollo. Esta red, coordinada por nosotros comenzó a funcionar en el año 2012, donde sobresalen logros en término de colaboración con instituciones y líneas de investigación que antes no estaban conectadas, ya que la red ha promovido la colaboración de estos grupos.

"El premio es un corte en el trabajo de un investigador, trabajamos para que nuestra labor tenga un impacto social, académico, pero es muy gratificante obtener el reconocimiento de esta casa de altos estudios, en la cual ya llevo trabajando 38 años.

"Uno de los proyectos investigativos premiados es sobre una anémona marina que abunda en nuestras costas. Se trata de un organismo muy peculiar que pensamos tenga disímiles aplicaciones debido a las características de las proteínas producidas por este ser vivo. Es digno de resaltar que son citolíticas, es decir, capaces de destruir células. Trabajamos en la dirección de hacer construcciones biotecnológicas que puedan emplearse en el tratamiento de enfermedades como el cáncer.

"Esto lo hacemos en colaboración con el centro de Inmunología Molecular, además están respaldadas por la colaboración internacional, sobre todo, por el Instituto de Química y Física de la Universidad de Sao Paulo, Brasil".

El doctor Álvarez Valcárcel reconoció a personas como la profesora María de los Ángeles Chávez, además de las doctoras María E. Lanio, Fabiola Pazos y Uris Ros, también los doctores Eduardo Lissi (de la Universidad de Santiago de Chile) y Shirley Schreier (de la Universidad de Sao Paulo, Brasil) y, por supuesto a los estudiantes del laboratorio de Toxinas y Liposomas del Centro de Estudio de Proteínas por su entrega a esta investigación.

—¿Algún proyecto o trabajo investigativo para este 2014?

—Nosotros tenemos algunos proyectos, por ejemplo estamos trabajando con una anémona del pacífico costarricense, es un proyecto doctoral que estamos tutorando, además de otro relacionado con las toxinas del pez león que forma parte de una tesis de maestría.

"Pero creo que el mayor volumen de trabajo está relacionado con la línea de los péptidos, su mecanismo molecular de acción y cómo la membrana influye en la actividad de esta proteína".

¿Qué avances y dificultades presenta hoy la ciencia cubana y dentro de esta la universitaria?

—La ciencia cubana está en un lugar privilegiado en América Latina. Cuando vamos a otros países, vemos que hay polos de mucho desarrollo, sin embargo, la ciencia se queda dentro de la propia ciencia, en el mundo académico. Nosotros tenemos una ventaja extraordinaria pues nuestras investigaciones, aunque sean con un perfil académico, podemos accionar en conjunto con el Centro de Inmunología Molecular. Pero eso no significa que todo esté bien, yo diría que el problema principal, más allá del material, es el de recursos humanos. No basta con formar a los jóvenes, queremos que ellos permanezcan con nosotros.

—¿Cómo ve usted el futuro de nuestra ciencia en manos de las nuevas generaciones?

—En el caso de la bioquímica, la biotecnología, la biología molecular tenemos jóvenes con muchísimo talento, excepcionalmente buenos, dedicados, productivos, que superan a sus profesores, lo cual nos enorgullece tremendamente. Se trata de que el país, la ciencia, la universidad, busquen la forma para que estos jóvenes permanezcan con nosotros y desarrollen la ciencia que merece Cuba, y que por supuesto, merecemos todos.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.