ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA

El pasado 2 de enero del 2018, mi hija Layrielis Caridad Portuondo Soriano viajó desde La Habana hasta Guáimaro en el ómnibus 1688 que cubre esta ruta con base en la ciudad de Las Tunas.

La misma colocó en el portaequipaje un portafolios con una laptop, cargadores del celular y de la computadora, un libro de Medicina Legal y otros objetos personales en la parte correspondiente al asiento número cinco, donde viajaba.

Al llegar a Guáimaro recogió el equipaje del guardamaletas y olvidó el portafolios. Cuarenta minutos después se dio cuenta de la pérdida e inmediatamente nos dirigimos a la terminal de Guáimaro y la compañera de turno llamó a la terminal de Las Tunas explicando lo sucedido.

La empleada que la atendió se dirigió hacia el ómnibus y el portafolios no estaba en el lugar señalado.

Decepcionados regresamos a la casa comentando lo sucedido y resignados a encarar las consecuencias de la pérdida, conscientes de que el equipaje que va arriba en el ómnibus es responsabilidad del usuario.

Pero el miércoles 3 alrededor de las 6:00 p.m. resurgió la esperanza, al recibir mi hija en su celular una llamada de un número desconocido que resultó ser del chofer del ómnibus, nombrado Roberto Machado González, quien le preguntó si era ella la pasajera del asiento número cinco.

Realizada la confirmación y declarados los artículos existentes en el portafolios, este buen hombre le comunicó que cuando llegaron a la base realizó una nueva inspección en el ómnibus y encontró el portafolios en el piso.

Al otro día temprano en la mañana, con la matriz del boleto del asiento número cinco obtuvo el nombre de mi hija y, ayudado por un amigo informático, sacó de la base de datos de Etecsa el teléfono de esta y así estableció la comunicación con nosotros, pactando la entrega para el viernes 5 a las 8:30 a.m. en la terminal de ómnibus de Guáimaro, acción que fue ejecutada como se había previsto.

Gracias a este hombre generoso mi hija recuperó los objetos perdidos que son básicos para sus estudios del quinto año de la carrera de Medicina. Esto es una muestra de que aún los valores humanos están presentes en hombres como Roberto Machado González.

 

Pedro M. Portuondo Rivero Flores,
51 e/ Benito Morrell y Magin Díaz,
Guáimaro, Camagüey.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

monyam dijo:

1

2 de marzo de 2018

10:05:56


NO TODO ESTÁ PERDIDO!!!!!

Jorge Mieres dijo:

2

2 de marzo de 2018

11:28:31


Cuando se publica una deficiencia estos espacios se llenan de comentarios críticos de los lectores, no lo veo mal, ya que es parte de la función de esta Sección. Pero, lo que me motivó a escribir aquí es que me asombré de que no hubiera comentarios sobre esta buena acción. De hecho, hoy se publican 2 ejemplos positivos. Es cierto que la honestidad ni la solidaridad debieran asombrarnos, deben ser parte del ser humano, pero tampoco es para pasarles por arriba como si no tuvieran importancia. Felicidades a los 2 choferes y en el otro caso también, al personal médico y los pasajeros. Son cubanos de a pie que esos días demostraron lo mejor que llevan dentro.

ARIAN Respondió:


5 de marzo de 2018

08:50:04

Tiene toda la razón amigo JM, nos hemos convertido en críticos de todo lo que nos parece mal pero nos falta iniciativa a la hora de exaltar acciones como estas, que en la vida real ocurren a diario, lo que los ojos de los que ven "los vasos medio vacíos" solo ven lo que les conviene, -ojo, esto no quiere decir que no seamos críticos-.

Reinier dijo:

3

2 de marzo de 2018

14:57:01


Agradecer igualmente a este chofer, hombre de bien, forjado en esta revolución, criado con los principios y cumpliendo así con el legado dejado por nuestro Comandante en Jefe Fidel Castro, destacar que como este chofer hay muchas personas y gestos como estos todavía tenemos el privilegio de verlos a diario, quiere decir que nuestra sociedad aun tiene esperanzas, gracias a este chofer por tan generosa acción.

ELIO RAMÓN ESCALONA CASAS dijo:

4

2 de marzo de 2018

19:52:55


Ese chofer, es un ejemplo de horades y altruismo. Yo se lo importante que son para un estudiante sus cosas para su estudio. Damos importancia a todo, pero ese libro era de vital importancia. Eso solo ocurre en nuestra sociedad. Felicidades Roberto Machado, eres un ejemplo para todos.

Miriam Ruiz García dijo:

5

4 de marzo de 2018

09:14:04


FELICITACIONES, así en mayúscula a este COMPAÑERO también en mayúscula, en estos tiempos en que algunos han perdido ese principio de solidaridad, y sólo piensan en el dinero y en acumular objetos, cómo reconforta ver que existen personas honestas, dignas representantes de todo lo bueno y humano que ha sembrado nuestra REVOLUCIÓN en las mentes y los corazones de los cubanos que aún teniendo carencias económicas no han vendido su alma al diablo.