ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA

Una vez más me dirijo a ustedes con el fin de exponerle una preocupación que tengo y sé que es la de muchos conciudadanos. ¿Cuál es? La del pollo, y no precisamente el del arroz con pollo, sino el de distribución.

Conozco plenamente los esfuerzos y lo que tiene que destinar el Estado para mantener la tan necesaria canasta básica de alimentación para casi 12 millones de cubanos. Súmese a eso, todo lo destinado a la salud; dígase instituciones o dietas médicas, círculos infantiles y escuelas, entre otras instituciones.

Creo que los organismos o ministerios competentes deben acabar de resolver la situación que se ha venido convirtiendo en un problema inexplicable y que a mi modo de ver se ha ido dejando sin resolver: el pollo faltante cada mes.

Para todos es bien conocido los temas que se escuchan en las unidades de expendio de este vital producto: «Si el carnicero roba, si le echa agua, si los camioneros, si el frigorífico, que en el tema del faltante también se están haciendo muchos millonarios».

Sé que el pollo que importamos posee un alto contenido de agua dependiendo de plantas, países de donde lo importamos, etc., que sobrepasa, a mi juicio, lo que se debe admitir.

Si unimos a esto todo lo que pueda pegarse desde que se descarga en el puerto hasta que llega al consumidor, es hora de tomar y darle solución, pues está bien claro que la población no puede seguir afectándose y estar cada mes entre la carnicería, la zona y la vigilancia constante de cuando entró el faltante, el cual no debe existir.

Solo señalarle que cuando visité la Zona de Comercio de Santo Suárez para plantear lo de mi faltante de pollo de septiembre y allí se me dio una explicación muy puntual por el Jefe de dicha zona y las compañeras de que laboran en la misma, observé que muchos consumidores acudían por las misma razón.

Me recomendaron ir a ver a la comercial del municipio, pero estoy segura de que su explicación versaría en lo mismo que ya conozco y por tiempo de trabajo decidí no ir y sí acudir a ustedes para que dentro de las disímiles opiniones y quejas que les llegan, publiquen y hagan llegar a los organismos que deben responder y solucionar esta grave situación.

Sinceramente no imagino cuántos miles de toneladas de pollo existen hoy como faltante y cuántos estamos esperando porque se acabe de solucionar esta situación.

 

Aleida Guzmán Londres
Libertad No. 272 bajos, Santos Suárez, 10 de Octubre, La Habana.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Lina García dijo:

1

23 de febrero de 2018

08:21:59


Estoy completamente de acuerdo con lo expresado por Aleida, algo parecido me ocurrió hace unos meses, llamé a la Direc.Provincial de Comercio y para asombro mío me dicen que estaban esperando una carta de la Direc.Provincial de Economía y Planificación para que autorizara ese faltante, me pregunto, qué tiene que ver esa entidad con la población cuando ellos solamente atienden a entidades, como ha sucedido que es tanto el faltante que tiene la empresa de comercio en el municipio con proveedores que no puede dar respuesta al pueblo y es ahí donde al final el pueblo es el que carga con las irresponsabilidades de otros que son los que deben preservar los bienes del Estado.

andre dijo:

2

23 de febrero de 2018

18:35:27


En la provincia de sancti spiritus pasa lo mismo, si no compras el pollo el dia que viene al otro te anotan y nunca viene, el año pasado perdi como 5 cuotas yo compro en la tienda EL MUNDO, en otras como la del reparto 26 de julio, la pierdes al otro dia igual pero paradogicamente venden pollo a 20 pesos la libra liberado,, esto hace años que es asi, quejarce es esteril

Miriam Ruiz García dijo:

3

25 de febrero de 2018

09:19:48


Y a todo lo anterior hay que agregarle que ya no son 72 horas para comprar el pollo porque aunque llegue a la hora de cerrar y no se empiece a despachar hasta el día siguiente, los carniceros comienzan a contar el tiempo desde ese momento por lo que ya a las 48 horas lo quitan de tablilla lo que favorece a que muchos consumidores no lo puedan comprar y sea vendido por la izquierda como se le llama ahora al desvío de recursos, engordando más los ya obesos bolsillos de los encargados de entregarnos en bodegas y carnicerías los alimentos por los que se invierten cuantiosos recursos por parte de nuestro Estado.

arkale dijo:

4

27 de febrero de 2018

12:55:16


muy de acuerdo con su planteamiento

Aliazna dijo:

5

2 de marzo de 2018

12:15:07


En el municipio Arroyo Naranjo concretamente en Mantilla que es donde vivo pasa lo mismo, una que trabaja tiene que a partir del dia 22 de cada mes ir todos los dias a la carniceria a ver si vino el pollo para cogerlo el mismo dia que entra de lo contrario no alcanzas y sin contar que este mes hoy dia 2/3/2018 fue que entro el de febrero.