ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA

El 8 de enero del 2018, el oncólogo Luis Alcina me miró fijamente a los ojos y aseveró: «María Esther, felicidades, usted está curada».

Un torrente de lágrimas no impidió que le agradeciera con besos y abrazos, también a una joven asistente, residente de la especialidad y, luego a mis hijos y nuera, quienes me acompañaron a conocer el resultado de la consulta, colofón de un largo e intenso proceso de recuperación.

Casi dos meses antes, el 23 de noviembre del 2017, otro joven galeno, el cirujano William López, oriundo de Las Tunas, me dedicó tres horas y 17 minutos a una intervención quirúrgica, que él mismo catalogó como perfecta. «Desde ahora –dijo– usted será mi paciente permanente. Así que se me va a cuidar», agregó con todo el amor del mundo.

De esta manera, cerrábamos un capítulo de angustias, tras detectarse un tumor en el colon derecho durante una prueba ambulatoria practicada en el hospital Saturnino Lora, de Santiago de Cuba. Como consecuencia de aquella lamentable noticia, pude palpar el invaluable cariño y la profesionalidad que brinda todo el personal del Instituto Nacional de Oncología y Radiobiología de La Habana, encabezado por el doctor Luis Curbelo.

Añado a ello el sentimiento de solidaridad que le imprimen y luego une para siempre a los pacientes allí internados, quienes tanto respaldo ofrecen a los recién llegados.

El Oncológico de La Habana bien podría llamarse el Oncológico de La esperanza, una voluntad de entrega que no se pierde, incluso ante los casos más complicados, de desenlaces infelices.

Quiso la casualidad que el 8 de enero, 59 años después de aquella mañana gloriosa cuando entró a La Habana la Caravana de la Libertad, yo recibiera la inmensa alegría de nacer nuevamente, ahora gracias a los médicos formados por la obra de Fidel Castro Ruz.

María Esther Martínez Martínez,
202 No. 27313,
Entre 273 y 277,
Reparto Panamericano, Mazorra
Municipio de Rancho Boyeros, La Habana

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

capitalinadeapie dijo:

1

16 de febrero de 2018

09:08:16


Linda carta. Mucha salud, María Esther. felicidades y éxitos al personal medico. “El sol quema con la misma luz con que calienta. El sol tiene manchas, los desagradecidos no hablan más que de las manchas. Los agradecidos hablan de la luz”. José Martí. Gracias y buenos días