ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA

Analizado el escrito dirigido por la ciudadana Dianeyis Yoandra Mendoza Riverón a este medio de prensa, publicada en fecha 20 de octubre del pasado año, relativa a la inserción incorrecta sobre nota de divorcio en el sistema informatizado del Registro del Estado Civil de Campechuela, extinguiendo en consecuencia el asiento matrimonial digital de la requirente con Osdel Torres López, se arribó a las siguientes conclusiones:

Primera: Tal como se expone en la misiva, la nota de divorcio apareció en el asiento digital del matrimonio por error en la captación de datos de la Registradora Civil en ese tiempo, funcionaria que en la actualidad no se encuentra en ejercicio de la profesión. La nota de divorcio corresponde al folio siguiente, consignada también en su asiento digital. No obstante, se aclara que ambos folios en formato papel, tanto el original como el duplicado se encuentran correctamente, es decir, que no tienen ninguna alteración, enmienda o tachadura que vulnere su legitimidad.

Segunda: Que la compañera Yoandra fue atendida por los especialistas del Departamento Provincial de Registros del Estado Civil en Granma, donde se le ofreció la explicación acertada, amparados en la legislación vigente, adoptándose la decisión de no expedir certificaciones por esta vía, hasta tanto no fuera subsanado en el sistema automatizado, facultad que no corresponde a los funcionarios adscriptos a las Direcciones Provinciales de Justicia, sino que es necesario la conformación del expediente correspondiente, el que se eleva al Ministerio de Justicia, procedimiento que al momento de la publicación del escrito se encontraba en vías de tramitación, culminándose en estos momentos el proceso de eliminación de dicha nota consignada incorrectamente.

Tercera: No obstante, a la promovente se le ofreció una solución para el logro de su pretensión que era en definitiva, obtener una certificación de su matrimonio, el que evidentemente nunca fue disuelto, por tanto tal como lo establece la Resolución 249 del primero de diciembre del 2015, dictada por la Ministra de Justicia, «Reglamento de la Ley del Registro del Estado Civil» en su artículo 148 que establece que «Las certificaciones se extienden de forma literal o en extracto y pueden expedirse de forma manual, mecánica o automatizada». Se procedió a expedir dicho documento en el término establecido, utilizando el modelo oficial aprobado al efecto, lo que fue reconocido por Dianeyis Yoandra.

Cuarta: Se aclara además, que fueron analizadas las causas y condiciones que conllevaron a la ocurrencia del error antes mencionado, adoptándose las medidas organizativas correspondientes que garantizan la detección a tiempo de las incidencias que puedan ocurrir dentro de la actividad, en aras de evaluar rápidamente las soluciones idóneas a las mismas. Asimismo, fue analizado este caso con todos los Registradores de la provincia, especialmente con los trabajadores de la unidad registral de Campechuela.

Quinta: En tal sentido se consideran desacertados los términos empleados por el autor para titular el escrito, pues en modo alguno la burocracia ha sido un mecanismo de respuesta utilizado por esta institución para analizar y responder la solicitud de la ciudadana, reiterando que su proceso nunca fue paralizado ni eternizado por el error real que presenta la aplicación informática, debido a que como quedó expuesto en la presente, en el tráfico jurídico circula en la actualidad una certificación completamente legítima, aunque reconocemos que es imprescindible adoptar soluciones tecnológicas que permitan poder erradicar situaciones como esta que se presenten en el futuro, siendo una premisa del Ministerio de Justicia, que trabaja en aras de lograr la digitalización de los asientos registrales y perfeccionar los sistemas informáticos. Por último, se le comunicó a la compañera Yoandra Mendoza las soluciones aplicadas, se expidió por el sistema automatizado la correspondiente certificación de matrimonio, ofreciéndole disculpas por las molestias ocasionadas, quien mostró su conformidad con el trabajo desarrollado manifestando además, su inconformidad con el título otorgado al escrito.
Atentamente,


Rosa Mercedes Cedeño Téllez
Directora
Dirección Provincial de Justicia

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

oRESTES OVIEDO dijo:

1

5 de enero de 2018

15:35:59


Es asombroso como el Registro Civil justifica todos los problemas a la automatización de los libros, parece que en esa entidad LA APLICACIóN DE LA TECNOLOGIA DE PUNTA CONSTITUYE UN DESORDEN DEL TRABAJO, proque la computadora no se equivoca ella almacena la información de la persona que la usa, por tanto las justificación de los errores con la automatización es una muestra de la LA DEFICIENTE VERIFICACIóN de los datos Si a causa de los FRECUENTES ERRORES es la AUTOMATIZACIóN, no continuen con la tarea. De esa manera le ahorra los disgustos que ocasiona realizar un tramite en la institución a los ciudadanos de a pié Oviedo

carlos(CAAG) dijo:

2

11 de enero de 2018

09:47:17


Buneos días a todos. A mi consideración lo más terrible, no solo en este caso, sino en otros parecidos, es como de fácil un funcionario se equivoca, y después el usuario tiene que esperar eternamente, por la solución, ya que los trámites BUROCRATICOS de la empresa, organismo, institución, y/o ministerio, nipermiten que se rectifiquen los errores de forma ágil. Entonces, considero que el punto Cinco de la respuesta está mal, y está correcto el título: ¨La burocracia la «divorció» y le dice que eso no es «nada»¨

carlos(CAAG) dijo:

3

11 de enero de 2018

14:11:11


Buenos días a todos. A mi consideración lo más terrible, no solo en este caso, sino en otros parecidos, es como de fácil un funcionario se equivoca, y después el usuario tiene que esperar eternamente, por la solución, ya que los trámites BUROCRATICOS de la empresa, organismo, institución, y/o ministerio, no permiten que se rectifiquen los errores de forma ágil. Entonces, considero que el punto Cinco de la respuesta está mal, y está correcto el título: ¨La burocracia la «divorció» y le dice que eso no es «nada»¨

Renier dijo:

4

12 de febrero de 2018

13:56:21


Mis conclusiones: 1. Seamos realistas, resulta ABSOLUTAMENTE IMPOSIBLE, así, con mayúsculas, tratar de pasar la millonaria información de miles de registros manuscritos a computadoras sin cometer errores. Si alguien me dice que esto se hizo o se puede hacer sin errores, le digo que es mentira. Son INEVITABLES los errores en esta operación y este no va a ser el único, pueden estar seguros. No obstante… 2. En la SEGUNDA CONCLUSIÓN, la Directora Provincial de Justicia expresa que a Yolanda se le ofreció la explicación acertada, amparados en la legislación vigente, adoptándose la decisión de no expedir certificaciones POR ESTA VIA, hasta tanto no fuera subsanado en el sistema automatizado… pero, y he aquí a mi juicio el GRAN ERROR, no se le dio en ese momento una solución alternativa. No se le expidió la certificación NI POR ESA VÍA, NI POR NINGUNA OTRA. La legislación vigente, prevé, como señala la Directora de Justicia en la conclusión tercera, una solución. Evita la Directora aquí señalar oportuna y críticamente esta deficiencia y es su lugar RESALTA, con la evidente intención de proteger a sus subordinados, el amparo que ofrece a su personal la legislación vigente. ¿El amparo a qué? ¿A no darle solución a un problema que pudo ser resuelto? No creo. 3. No me gustan las respuestas que intentan, solapadamente, desvirtuar la realidad y eviten la autocrítica cuando está más que justificada. La PROMOVENTE tropieza con este problema, según refiere y nunca se le desmiente, en 2015 (2 años antes de escribir a esta sección) En Septiembre de 2016 la registradora provincial le dice que tiene que hacer un expediente y enviarlo a La Habana para subsanar el error sin que hasta la fecha (Octubre 2017) obtuviera alguna respuesta o se le diera alguna solución alternativa a su problema. ¿Cómo es posible entonces que, después de todo ese tiempo de gestiones infructuosas y malos ratos, en la TERCERA CONCLUSIÓN de la Dirección Provincial de Justicia se exprese que, Se procedió a expedir dicho documento en el TÉRMINO ESTABLECIDO?… tratando de crear la ILUSIÓN de agilidad en la solución a un problema que, contrariamente, fue dilatadísimo en el tiempo sin justificación alguna. Parece burla esto. 4. Al igual que la Directora Provincial de Justicia, aunque por razones diferentes, considero desacertados los términos empleados por el autor para titular el escrito. No fue la BUROCRACIA la causante de este mal. La burocracia, como se vio después, tenía previsto como resolver el problema. El mal estuvo en los funcionarios encargados de aplicarla. Saludos a todos.