ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA

En la publicación el consumidor, Luis Antonio Cerviño Lorie, vecino de calle 494 A, entre 5ta. y 7ma., Guanabo, La Habana del Este, denunciaba que llevó a sus hijos al parque de diversiones La Isla del Coco, pues el menor cumplía años y hace un año la habían pasado muy bien, agregando que lo que ocurrió allí fue indignante para todos.

Al respecto informó Sergio Suárez González, director de la Empresa Provincial de Recreación y Turismo de La Habana, que una vez conocidos los hechos a través del medio de prensa procedieron a visitar al recurrente para esclarecer y ampliar los hechos denunciados, manifestándonos que escribió a la prensa para que se tuvieran en cuenta esas irregularidades y se trabajara en erradicarlas, en el mismo acto refirió que fue maltratado por dos trabajadores de la instalación, en el ejercicio de sus funciones, la cajera recaudadora y el técnico de seguridad y protección, quienes ante los requerimientos de él y el resto de los allí presentes no brindaron ninguna información al respecto, además de no informar a la administración de los sucesos ocurridos para poder dar respuesta al hecho.

Explicó que realmente la instalación se encontraba presentando servicios con solo cuatro equipos, al estar ejecutando reparación y mantenimiento de los mismos, con el objetivo de crear las condiciones para la apertura del verano, lo que era imposible acometer con ellos funcionando, acción recomendada por los compañeros de Inoxidable Varona, existiendo varios dictámenes del Centro de aplicación tecnológica y desarrollo nuclear (Ceaden), donde recomiendan la utilización moderada de los equipos en uso.

Posteriormente se efectuó un análisis en el consejo de dirección de la empresa, con la participación de los directivos de la entidad en cuestión, determinando que al recurrente le asistía la razón,
considerando que las violaciones cometidas fueron de carácter grave y transgredían los derechos de los consumidores; de lo que se derivó la aplicación de tres medidas disciplinarias consistentes en democión temporal por seis meses al director de la instalación, separación definitiva de la entidad a la cajera recaudadora y al técnico de seguridad y protección.

Argumentó que se suspendió la relación contractual con el trabajador por cuenta propia que brindaba el servicio de alquiler de ponys, atendiendo que aun cuando es un servicio demandado por los clientes, los precios no estaban acorde con las normativas establecidas por nuestra empresa, además, que estaban afectando la estructura ornamental de la instalación y sus áreas verdes.

 

Teresa Mora Marichal,
Directora Dirección de la Unión de Empresas de Comercio y Gastronomía, La Habana

 

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

niu dijo:

6

30 de diciembre de 2017

10:38:04


Tengo una compañera que llevó a su nieta el miércoles a ese parque y se tuvo que ir después de largas horas esperando porque no llegaba el SIUM (muy buena la medida por razones de seguridad ) ¿pero que pasó con la ambulancia? nadie le pudo responder¿ todos los trabajadores cobraron sus salarios aunque no funcionaran los aparatos?

Juan dijo:

7

31 de diciembre de 2017

07:12:57


Segun leo las medidas aplicadas, y porque demosion del cargo temporalmente al Jefe superior, el no estaba al tanto de lo que estaba pasando, que poco control entonces tiene de la instalacion, hay un viejo refran que dice muerto el perro se acabo la rabia, pues creo que la rabia y el perro hay que ponerle fin ¿no creen?

liodermis melanio osorio hidalgo dijo:

8

3 de enero de 2018

08:08:48


Una vez conocidos los hechos a traves del medio de prensa,palabras del Director Provincial de Recreacion y Turismo de la Habana.Sera que esta seccion tendra que dedicarse de por vida a denunciar las cosas malas que se hacen en nuestro pais,para que funsionarios las conozcan,realmente da verguenza y pena que un funsionario de esa envergadura tenga que enterarse por un organo de prensa de los problemas de su Empresa.Los problemas no pueden esperar a solucionarse cuando Granma los denuncie,esa es una estrategia muy mala.Como diria nuestro invicto Comandante en Jefe La Revolucion no la va a destruir nadie de afuera,eso esta probado,La Revolucion si un dia se destruyera va a aser por la ineptitud,la apatia y la ineficiencia de nosotros mismo.

Jorge Luis Sgambelluri dijo:

9

3 de enero de 2018

13:37:13


Sergio, Ud. hace algunas reflexiones válidas, pero a mi juicio, confunde lo pedagogico con el paternalismo, reclamando menos severidad en la respuesta disciplinaria para los trabajadores responsables por el maltrato causado, como si el daño social que provocan tales conductas no fuera uno más a la larga lista de irrespeto a los derechos de todos los que a diario, en ese u otro lugar, soportamos los cubanos, lo que siendo sabido es suficiente para aplicar rigurosas medidas, incluso, al Director de la instalación debieron demoverlo definitivamente y no solo temporalmente, por ser el máximo responsable de lo acontecido, pues a él le pagan como jefe para estar al tanto de la actividad que dirige y para que prevea. Hay sectores como el turismo, en el que por mucho menos expulsan al trabajador, pero es dificil que se produzca la expulsión, porque ese trabajador cuida su trabajo y hace lo que tiene y lo que no le pagan tambien para que no ocurra nigún incidente que disguste al cliente o afecte al servicio, para asi mantener su buen trabajo; lo mismo aplica para el trabajador contratado por cuenta propista, y si bien estos están motivados por beneficios economicos que otros no reciben, esta no puede ser excusa para no cumplir con su trabajo debidamente, porque si todos los que no percibimos tales importantes ingresos actuaramos como los que fueron sancionados laboralmente en este caso, imperaria el caos en la sociedad. No se si debe cambiarse el mecanismo de fucionamiento de la actividad en cuestión, para que quizas genere mejores incentivos para aquellos que en ella laboren lo hagan con eficiencia y eficacia, pero si se que en estos tiempos se impone rigor, o sea, el que no sepa, no pueda o no quiera, dar el servicio como es debido, se tiene que ir, porque la gente esta cansada de los malos servicios, de ir a un lugar en busca de esparcimiento y en lugar de ello, encontrar disgustos y terminar empleando su tiempo en denunciar lo mal hecho. Ya bastante paternalistas y pedagogicas son nuestras leyes laborales, para encima ser titubeante al aplicarlas, sobre todo cuando la falta cometida afecta el merecido bienestar del pueblo, que somos todos, maxime cunado el maltrato en los servicios no es excepcional, sino cotidiano, inclusive en lugares que cobran caro, servicios o productos que expenden

sachiel dijo:

10

3 de enero de 2018

17:10:53


Y aunque no se diga, todos los sancionados tienen derecho a reclamar, y si ganan las apelaciones ¿qué?