ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA

Hace pocos días visitando con mi familia el Zoológico de 26, en Nuevo Vedado; al pasar por el área de los cocodrilos percibo que uno de los ejemplares de la especie Crocodylusacutus (conocido también como cocodrilo americano o caimán de espejuelos) se encontraba tomando un baño de sol fuera del agua, y rodeando su cuerpo se apreciaban varias latas de cerveza, refrescos, una botella de ron y papeles.

Basuras que fueron arrojadas por las mismas personas que acuden para disfrutar de uno de los lugares más interesantes y concurridos de la ciudad, en vez de ser depositados en los cestos o contenedores para estos fines, que ahí se encuentran bien distribuidos y a la vista de todos.

Las consecuencias a corto plazo por esas acciones, que denotan descuido y falta de conciencia son variadas: afectación estética del entorno natural, el esfuerzo extra que deben realizar los trabajadores del centro en mantener la limpieza de cada área, el daño orgánico que le podemos causar a las especies de animales ahí presentes, las que pueden confundir muchas de esas basuras, con fuentes de alimentos e ingerirlas, pudiendo llegar a enfermarse o hasta morir, ya sea por cuadros tóxicos, infecciosos, obstructivos, lesiones cortantes, etc. También hay animales que pueden incluso quedar atrapados por estos desechos.

Problemática similar ocurre diariamente a nivel global, cuando el hombre vierte al mar y tierra desechos líquidos y sólidos que actúan como contaminantes, sin darnos cuenta que esto lleva al deterioro y desequilibrio del medio ambiente, donde la biodiversidad existente podrá ser afectada, desde el nivel molecular hasta los más complejos ecosistemas.

El cambio climático y el calentamiento global influyen en la pérdida y peligro de extinción de numerosas especies en muchas regiones del mundo, pero las conductas inadecuadas del hombre acrecientan estas amenazas.

Estamos en emergencia planetaria, y tenemos que tomar las medidas preventivas necesarias a fin de preservar la diversidad biológica para las futuras generaciones, si queremos vivir en armonía y se mantenga la existencia de todos los seres que habitan nuestro hermoso planeta azul. Esto resulta algo gratificante, altruista y nos hace mejores seres humanos.

¡Cuidemos el medio ambiente!, sin olvidar que toda noble acción será incompleta, si antes no la hacemos dentro de nosotros mismos, con cambios en nuestras conciencias, fomentadas a través del núcleo familiar y por nuestros educadores, desde las edades tempranas de la vida.


Andrés Antonio Brunet Mikuskiewicz
5ta. F esquina 94. Playa La Habana

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Nelson Mitjand dijo:

1

3 de diciembre de 2017

00:58:14


Evidente realidad la expresada.Es necesario ponerle coto a tal insensibilidad y falta de educación y respeto al derecho de la humanidad. ES IMPRESCINDIBLE TOMAR FUERTES MEDIDAS CON LOS VIOLADORES, NO DOLO LLAMADOS DE ATENCION , TAMBIEN SANCIOMES CON LO QUE MAS LES DUELE, EL BOLSILLO, POR LA VIA DE FUERTES MULTAS MONETARIAS .