ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA

Soy natural de Niquero, provincia Granma, me desempeño como cuenta- propista desde el año 2012 en la función de Productor Vendedor de Útiles del Hogar; pago en tiempo mis impuestos todos los meses y llevo a cabo la actividad en el portal de mi casa, el cual está debidamente delimitado, tratándose de una construcción que tiene más de 100 años de construida y que según las usanzas de esa fecha se le hacían portales de tres metros de ancho por nueve de largo, con barandas de madera y que tiene su documentación en regla.

Hace unos días los funcionarios de Planificación Física y del Poder Popular en el Municipio se dirigieron a mi casa para informarme que debía entrar para la sala a ejercer mi actividad, por ser una supuesta área patrimonial protegida, la cual sin embargo no tiene ningún tipo de protección, pues tras el paso del ciclón Dennis por el Municipio en el año 2005 me llevó el techo, que era de tejas francesas y fue sustituido por fibrocemento, las paredes laterales y del fondo fueron destruidas y sustituidas por otras de mampostería, sin que nadie se preocupara por el patrimonio, del cual ya no queda absolutamente nada, pues en este municipio la mayoría de las casas de esos tiempos fueron destruidas y en su lugar construidas otras de nueva tipología.

Hace unos dos años atrás intentaron hacer lo mismo, yo escribí a esta sección y recibí pronta respuesta, a los extremos de que el propio presidente del Consejo de la Administración en la provincia se personó en mi casa y dejó claro que yo podía ejercer mi actividad en este sitio, pues aparte de que del patrimonio ya no queda nada, en este sitio (mi casa), desde hace más de 80 años se expendían variados artículos por mis antecesores que siempre fueron los propietarios, de modo que esto forma parte de la actividad comercial de esta calle y lo único que se me exigió fue que corriera mi puesto de venta 50 centímetros hacia dentro, partiendo de las barandas laterales exteriores para que las personas interesadas en comprar, penetraran al portal y no obstruyeran el paso de los peatones por la acera, lo cual cumplí a cabalidad. Sin embargo, cada vez que hacen una reunión de los llamados «encargados del patrimonio» del municipio siempre alegan algún tema relacionado con mi casa, como si en verdad les interesara. A lo largo de toda esta calle hay más cuentapropista y muchos comercios estatales, a los cuales no molestan, ni les dicen nada, por lo que es evidente que el problema es conmigo y mi actividad.

 

César Abelardo Remón Chávez.
Céspedes No. 67, entre Juan Bruno Zayas y Agramonte.
Niquero, Granma

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.